Trabajadores contentos. Empleados felices ¿Cómo consegurilo?

¿Se puede ser feliz yendo a trabajar? Las estadísticas dicen que solo un pequeño porcentaje empleados son felices en el trabajo. Esto ha hecho que las empresas se esfuercen y trabajen para que sus empleados sean felices… al menos un poco más.

Los empleados son una de las fuerzas más importantes de una empresa, de su rendimiento se apoya los resultados finales de cualquier compañía. Cuidarlos, protegerlos y hacer que se sientan felices repercute en cualquier acción que desarrollen.

RELACIONADOS:

¿No están felices tus empleados? ¿Qué les falta? En el artículo de hoy vamos a exponer las claves para que la felicidad llegue a tu empresa ¡Toma nota!

¿Existe la felicidad en el trabajo?

Aunque parezca un concepto muy poco tangible realmente es todo lo contrario. Desde hace un tiempo la felicidad de los trabajadores se ha convertido en un activo más a medir, cuantificar y reforzar.

Pero, ¿qué es exactamente la felicidad en el trabajo? Probablemente la respuesta a esta pregunta  variará en función de cada persona, pero lo que sí parece claro es que se podría definir como una mezcla de placer, éxito y aspiración.

Desde los años 90, el instituto Great Place to Work desarrolla una metodología y diferentes estudios para establecer una clasificación de las mejores empresas para trabajar. Sus investigaciones se basan en los datos ofrecidos por millones de trabajadores a lo largo de 50 países, representando alrededor de unas 6000 empresas de todos los sectores y tamaños. 

Estos estudios arrojan datos muy reveladores como por ejemplo que las empresas que aparecen en esa clasificación como las mejores en las que trabajar rinden el doble que el resto de las empresas del mercado.

Las empresa más innovadoras en esta materia lo tienen claro y es en el seno de estas organizaciones donde nace la figura del “Chief happiness officer”, cuya responsabilidad no es otra (y no es poca) que velar por la felicidad de los trabajadores.

Las tareas de este perfil de reciente creación pasan por vigilar que ciertos aspectos como la escucha continua, la flexibilidad, el respeto por los valores personales, la tolerancia o la transparencia se cumplan.

trabajadores contentos

La felicidad en el trabajo contribuye a una mejor comunicación, los empleados están menos estresados y, por lo tanto, son más productivos. Un trabajador feliz se ausenta menos que aquel que no lo es, es más leal y hasta un 50% más creativo. ¿Quién no querría un trabajador así en su equipo?

Por lo tanto la felicidad se convierte, por méritos propios, en una habilidad más de los trabajadores,  capaz de ser una ventaja competitiva de gran valor.

Por lo tanto, existe la felicidad en el trabajo y más vale cuidarla y mantenerla por el bien y mejor rendimiento de la empresa.

¿Cómo identificar la falta de felicidad de los empleados?

Obviamente para ofrecer felicidad es necesario calcular el ratio de  esta en los empleados. De manera generaliza, las empresas creen saber que sus empleados son felices o por lo  menos la mayor parte ¡Esto es una realidad equivocada!

Identificar la “no” felicidad es tan sencillo como reconocer lo siguientes patrones en el comportamiento y acciones de los empleados:

No socializan

De acuerdo, no es necesario ser el mejor amigo de todos tus compañeros de oficina. Sin embargo, pasamos muchas horas en nuestro puesto de trabajo y lo lógico es construir relaciones de mayor afinidad con algunos compañeros. 

Los empleados que están sumidos en un estado de infelicidad laboral tienden a no socializar, a no tener amigos y a considerar al resto del equipo como amenazas más que como colaboradores. Si es así, debes cultivar y fortalecer una cultura corporativa que favorezca la amistad y los vínculos afectivos. La atmósfera laboral gozará de un aire más relajado y, como sabes, el bienestar laboral favorece mucho la productividad.

Hacen lo mínimo

Esta es una de las señales más evidentes. La desmotivación es un síntoma inequívoco de que algo va mal. Las personas que no son felices en su trabajo no hacen el esfuerzo de hacer nada más allá de lo mínimo exigible. Probablemente necesitan algún revulsivo como el reconocimiento, incentivos o un mayor desarrollo profesional. Necesitan motivación.

No hay feedback

Si tus empleados no acuden a ti para darte su feedback y contarte algunas de sus opiniones respecto a los proyectos o el trabajo que desarrollan, probablemente es porque se sienten desanimados para hacerlo. Piensan que no vale para nada y que nada va a cambiar. Esta sensación aumenta su infelicidad.

Impuntualidad y ausencias

La falta de puntualidad y el absentismo te cuestan dinero. Haz del lugar de trabajo un sitio en el que la gente se sienta realmente bien y al que quiera ir. Una vez más el reconocimiento y los incentivos son herramientas que te ayudarán a conseguirlo.

Están buscando otro trabajo

Un índice alto de rotación de empleados daña seriamente tu negocio. No es bueno estar constantemente contratando nuevas personas a las que formar y preparar para que dejen tu empresa en menos de un año. Debes buscar fórmulas de retención de empleados. Revisar los salarios y ofrecer beneficios sociales pueden ayudarte a evitar la fuga de empleados.

Estos patrones clásicos de falta de felicidad y compromiso en el puesto de trabajo. Si el porcentaje detectado es muy amplio, llega el momento de tomarse en serio la felicidad de tus empleados.

empleados felices

Pero ¿Qué hace feliz a un trabajador?

No es ningún secreto, los empleados felices son mejores trabajadores y, al final, esto se traduce en mejores resultados empresariales.

Experimentar sensaciones positivas en el entorno laboral conduce a un incremento en la creatividad, resiliencia, optimismo, motivación y, en definitiva, a un aumento en el nivel de compromiso de los empleados.

A corto plazo, la respuesta fácil es un buen salario y estabilidad. Pero a medio y largo plazo estos dos conceptos claves para todo trabajador se vuelven poco fiables en el dibujo de la felicidad del empleado.

Según diversas teorías, los puntos básicos que marca con trazo fuerte la felicidad de un trabajador se basa en las siguientes cuestiones:

Logros

Los logros hacen que los empleados ganen confianza y esta, a su vez, los motiva para desarrollar nuevas habilidades, aprender cosas nuevas, alcanzar nuevos objetivos. 

Es necesario que los trabajadores conozcan sus objetivos y sepan en qué medida su trabajo contribuye a conseguir en desarrollo de la empresa. Cuando una persona encuentra un sentido a su trabajo, cuando se fija un objetivo, no solo es más feliz sino que mejora su productividad

Reconocimiento

El reconocimiento es más que una palmadita en la espalda. El reconocimiento de los logros no solo es un gran estímulo sino que, además, refuerza el esfuerzo que se ha realizado. A todos nos gusta escuchar que somos valiosos para el equipo y que estamos cumpliendo las expectativas, ¿o no?

Entendimiento del trabajo

Los empleados necesitan conocer, entender y tener una visión global del proyecto en el que trabajan, así como el papel que juegan en él. Esto le da sentido a sus tareas y responsabilidades diarias. Entender qué tienen que hacer y por qué, así como obtener feedback de los responsables, es determinante a la hora de mantener a los empleados motivados.

Desarrollo y crecimiento

Otro de los pilares de la motivación es la oportunidad de desarrollarse profesionalmente y crecer dentro de la compañía. Tener oportunidades de aprender y reciclarse para evolucionar como profesional y poder promocionar dentro de la empresa. 

La mayoría de las personas quieren tener una visión completa del futuro de la organización y cómo encajan en ella. ¿Hacia dónde va la empresa? ¿Qué papel tiene cada trabajador en este camino? ¿Cuál es la visión y la misión de la compañía? 

Es trabajo de los líderes ser capaces de responder estas respuestas y saber transmitir a los diferentes equipos de trabajo la dirección que lleva la empresa y cómo encajan en este camino

Responsabilidad

Dar un mayor nivel de responsabilidad a los trabajadores se traduce en mayor iniciativa, energía, persistencia e incremento de productividad.

Conseguir todos estos factores requiere de una estrategia compleja y de trabajo continuo para cada área de la empresa.

Es necesario combinarlo con otros recursos como los beneficios sociales: por ejemplo, el Cheque Regalo, es una excelente forma de premiar el esfuerzo de los empleados. Con un  Cheque Guardería ayudarás a que los empleados puedan conciliar la vida profesional y familiar. Y por supuesto no podemos dejar escapar la oportunidad de premiar la productividad.

Los líderes o jefes de departamento han de virar  y poner  a prueba sus “Soft Skills” para poder administrar de manera eficaz la felicidad de sus empleados. No todos son iguales, y es necesario tener la información necesaria para poder detectar las posibles faltas de felicidad.

La felicidad también depende del empleado

Llegados este punto,  sabemos que la empresa tienen una gran porcentaje de responsabilidad en la felicidad de sus trabajadores. Además de poseer las herramientas y recursos necesarios para generar la felicidad.

Pero la felicidad  no  solo depende de una parte, el trabajador también ha de poner de su parte para poder lograr este ansiado sentimiento.

Los empleados con una actitud basada en las siguientes habilidades tienen una mayor predisposición a ser felices en el trabajo:

-Ser asertivo: expresarse con confianza pero sin ansia de ganar cada conversación.

-Ser empático: saber ponerse en la piel de los otros para conocer sus sentimientos y apreciarlos.

-Centrarse en la solución: basta de quejas, lo verdaderamente importante es buscar la solución a los problemas.

-Humildad: ser realista y poder así reconocer los puntos fuertes pero también los débiles.

-Ser independiente: en todo aquello que sea permitido, dejarse llevar por los pensamientos y acciones.

-Ser amable: es imposible conseguir ser feliz siendo antipático jornada tras jornada.

-Ser comunicativo: fomentar conversaciones trascendentales para conseguir cierta cercanía emocional.

-Ser optimista: mantener una actitud positiva incluso cuando la situación sea problemática. Da tranquilidad.

-Ser resiliente: aprender a soportar los eventos adversos y las emociones fuertes. Cada experiencia aporta conocimiento.

-Ser prudente: a veces hay que contar hasta 10 y pensar muy bien las consecuencias de nuestras acciones de ahí que sea bueno regular las emociones.

-Intentar divertirse. Si queremos que el trabajo sea una fuente de felicidad y no una tortura, hay que ir con la mentalidad de pasarlo bien. Por supuesto, tenemos responsabilidades y objetivos que cumplir, pero eso no está reñido con echarse unas risas, compartir momentos de diversión juntos e irnos a comer o de fin de semana. ¡El ocio también es importante!

No es necesario cumplir con todas pero la combinación de una buena parte de ellas, estimula la felicidad en el trabajo.

Como se puede ver, la felicidad en el trabajo no requiere de grandes esfuerzos sino de medidas fáciles de llevar a cabo que, a cambio, tendrán un impacto muy positivo en el desempeño de la empresa.

¿Por qué es tan importan la felicidad de los empleados?

La felicidad no solo impacta toda nuestra vida personal, sino que también tiene implicaciones significativas para los negocios. Se ha encontrado, por ejemplo, que las personas felices son más productivas

La felicidad también puede aumentar la creatividad, y las personas felices tienden a permanecer en sus trabajos más tiempo que las personas infelices. En resumen, la felicidad merece ser parte de la agenda de cualquier negocio.

post blog bienestar

Los factores más importantes que ponderan  los empleados felices son los siguientes:

  • Lealtad a la compañía. Promover un entorno laboral positivo generará un ambiente entre tus empleados que se trasladará a tus clientes. Los clientes prefieren trabajar con compañías en las que los empleados muestran una actitud positiva hacia el servicio o producto que están vendiendo.
  • Retención de talento. El talento es el valor más deseado y, en un mercado cada vez más competitivo, las organizaciones se esfuerzan no solo en atraerlo, sino en mantenerlo. Manteniendo a tus empleados felices, conseguirás retenerlos.
  • Objetivos. Si tienes un equipo talentoso y feliz, las ideas innovadoras brotarán. En los ambientes positivos las ideas rezuman. Sin embargo, si tus empleados están desmotivados o se sienten infravalorados, la creatividad y la motivación brillan por su ausencia, impactando directamente en la capacidad de alcanzar objetivos y, por lo tanto, en los beneficios de la compañía.

La felicidad de los empleados se ha convertido en un activo más en el que invertir, pues incide directamente en el rendimiento final de una empresa a medio y largo plazo ¿Son tus empleados felices?

Contáctanos!

 


Comparte este artículo