Inbound Recruiting: ¿Qué es y cómo implementarlo?

En la actualidad, abrazar los procesos de innovación y las nuevas tendencias para desarrollar estrategias de negocio específicas, es uno de los grandes valores para obtener un mayor rendimiento y éxito.

Si te dedicas a reclutar personal, sabrás que es un proceso en el que, de alguna manera, ambas partes tienen que conquistarse. No solo el candidato debe mostrar su mejor versión, la empresa también tiene que desplegar todos sus encantos para atraer al verdadero talento, a su trabajador ideal, a ese empleado que toda compañía querría en sus filas. Y es ahí donde entra en juego el Inbound Recruiting, algo así como “reclutamiento de atracción”.

RELACIONADOS:

post-inbound-recruiting-como-implementarlo-entu-empresa-min

¿Qué es el Inbound Recruiting?

El Inbound Recruiting es una metodología de reclutamiento que aplica a los procesos de selección las estrategias del Inbound Marketing.

¿Y qué es el Inbound Marketing? Una estrategia de marketing que combina diferentes herramientas digitales para atraer clientes. Marketing de atracción, de seducción. Las marcas dejan de salir a vender de manera invasiva para empezar a seducir a su cliente ideal (buyer persona).

Una de las grandes características del Inbound Recruiting es que combina acciones propias de Marketing con estrategias oportunas de reclutamiento, mostrando un escenario muy interesante, atractivo y diferente para los candidatos.

¿Y qué tiene que ver el marketing con un proceso de selección? Mucho. Ya te hemos hablado de la importancia de tu Employer Branding, de generar una marca también de cara a tus candidatos, de resultar atractivo para que el mejor talento quiera trabajar en tu compañía y en ninguna otra. Y es ahí donde el Inbound Recruting te va a ayudar.

El principal objetivo del Inbound Recruiting es intentar atraer el interés de los candidatos de mayor talento y potencial, tanto si están buscando empleo o incluso cuando aún no han comenzado a pensar en encontrar un empleo.

De este modo se crea una relación de confianza entre los candidatos y las empresas mucho antes de hacer contacto directo entre ambas partes. 

Antes de nada, debes conocer tu empresa, su cultura corporativa y, sobre todo, quién es su candidato ideal. De la misma manera que una marca debe conocer al máximo quién es su comprador, tú deberás conocer a la perfección al candidato que quieres atraer porque va a encajar a la perfección con la vacante que ofreces y con la misión, visión y valores de la empresa. Debes centrar tu estrategia de reclutamiento en el candidato.

A través de una estrategia de Inbound Recruiting el candidato lo es todo, se debe conocer detalladamente el tipo de candidato que se desea.

Para ello, antes de comenzar un proceso de Inbound Recruiting es muy recomendable definir el denominado: Candidate Persona.

¿Qué es el Candidate Persona?

Candidate Persona es la representación ficticia e imaginaria del candidato ideal de una empresa. La definición adecuada, realista y precisa del Candidate Persona maximiza el éxito de las estrategias de reclutamiento.

Poseer este perfil posibilita la atracción de las personas adecuadas para la empresa y para el específico rol laboral solicitado.

Una vez establecido el Candidate Persona no solo será una guía a seguir, además es un recurso a mostrar y dar un valor diferente en las estrategias de contratación.

Bien, ahora que sabes quién es tu candidato ideal, lo que tienes que hacer es atraerlo, convencerlo y enamorarlo. Todos tus movimientos a partir de ahora tienen que estar enfocados hacia tu candidato ideal.

Principales fases del Inbound Recruiting

Dentro de todo proceso de Inbound Recruiting es posible destacar 4 fases bien diferenciadas y que definen muy bien esta nueva tendencia de reclutamiento:

1. Atraer

La fase de atracción, como su propio nombre indica, está vinculada al desarrollo de acciones y estrategias para llamar la atención a los futuros candidatos.

Se trata de una etapa en el que se ha de demostrar un mayor ímpetu en la imagen de marca de la empresa y en todas sus facetas. El candidato debe saber la historia, virtudes y ventajas de trabajar en la empresa que va a contratar, en definitiva, mostrar la cultura empresarial con la mayor transparencia y atractivo posible

Las redes sociales se sitúan como uno de los principales instrumentos para potenciar  el mensaje en esta etapa. Siempre utilizando técnicas “no invasivas” que de forma sutil atraigan al candidato potencial hacia el lugar que deseamos.

2. Convertir

Esta fase describe el paso del interesado a posible candidato potencial. Esté “interesado” desarrolla una acción que le posibilita conocer más en profundidad a la empresa y, especialmente, su apartado de Recursos Humanos.

Una vez que estos candidatos se mueven en esta fase, cobra una importancia mayúscula la cuidada elaboración de las ofertas de empleo así como la inclusión de formularios de inscripción claros, atractivos y sencillos.

La facilidad y la inmediatez son cualidades básicas en los nuevos procesos de reclutamiento. No se debe olvidar la optimización para plataformas móviles de todo este tipo de procesos de contratación.

3. Contratar

En la contratación es importante mostrar una comunicación directa y personal con los candidatos, tanto con aquellos que van superando etapas en dicho proceso como en aquellos que no lo logran.

La transmisión de feedback por ambas partes se convierte en fundamental para potenciar la imagen  de marca. Recordemos que en el Inbound Recruiting, parte de su metodología, se basa en mostrar un proceso de reclutamiento atractivo y agradable dejando un “recuerdo” positivo a los candidatos.

El paso final de la fase contratación es la elección de aquel  o aquellos candidatos mejores que cumplan, no solo con el perfil profesional solicitado, sino además tengan una especial conexión con la cultura empresarial.

4. Enamorar

Se trata de una segunda fase de atracción sobre el candidato ya contratado. La experiencia debe seguir siendo lo más agradable posible, presentando todas las características de la empresa, tanto técnicas como funcionales además de ser un gran momento para poner en práctica la filosofía y cultura empresarial.

Este paso es muy importante, pues conseguir que trabajadores y candidatos hablen bien de la empresa es un punto a favor para comenzar con cierta ventaja en los sucesivos procesos de reclutamiento.

Aquí te dejamos el embudo de conversión del Inbound Recruiting:que-es-Inbound-recruitingFuente

En cada fase, el Inbound Recruiting pone a tu servicio una serie de herramientas que te ayudarán a que el candidato pase a la fase siguiente. Por ejemplo, el Employer Branding, las redes sociales o las páginas de empleo te ayudarán a atraer a visitantes hacia tu web, pero para que esos visitantes se conviertan en candidatos y los candidatos en empleados, tendrás que llevar a cabo diferentes acciones que te ayuden a llevarlos de una fase a otra.

En el Inbound Recruiting, el candidato es el centro de todo. Las empresas ya no pueden esperar a que llegue el candidato ideal, es necesario salir a buscar el talento y atraerlo. Un nuevo escenario que se presenta como la gran tendencia de futuro en el área de los Recursos Humanos.  

Es necesario construir un Candidate Persona para crear a tu candidato ideal un contenido de alta relevancia y enderezarlo con tus expectativas o necesidades. Es una técnica en la que cada vez más empresas están implantando y trabajando con ellas. Si quieres saber más acerca de técnicas de reclutamiento, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Y tú, ¿seduces a tus empleados ideales o te limitas a esperar a que lleguen?

Contáctanos!


Comparte este artículo