¿Cómo motivar a los empleados?

La motivación laboral es una de las mayores preocupaciones para quienes gestionan el capital humano de una empresa. Retener el talento dentro de la compañía se ha convertido en parte de la estrategia empresarial por lo que, conocer las claves, técnicas y acciones para motivar a los empleados es fundamental para el buen desarrollo de la empresa.

Relacionados:

A lo largo del artículo hacemos una recopilación de los detalles más importantes relacionados con la motivación de los empleados. ¡No te lo pierdas!

¿Por qué motivar a los empleados?

Sin duda hay que motivar a los empleados, pero… ¿por qué?, ¿cuál es el mayor beneficio que aportan?

Los empleados que están motivados son capaces de rendir mucho más porque se siente mejor y felices en su puesto de trabajo, por tanto, las tareas las desempeñan con mayor eficacia.

Normalmente,  los trabajadores que se sienten valorados y motivados son capaces de tener nuevas ideas y transmitirlas a sus superiores, por ello las grandes empresas se esfuerzan en mantener motivados a sus empleados.

empleados motivados

Claves para motivar a los trabajadores

Pueden haber muchas formas de motivar a un empleado, y mcuhas veces va a depender del tipo de trabajador y de persona. Pero, sin duda, algunas de las claves para la motivación de los trabajadores son:

  • Flexibilidad: las compañías han de adaptarse a los cambios. Esto implica necesariamente volverse más flexibles, asumir nuevos modelos de trabajo y facilitar la conciliación de los profesionales.
  • Formación: ante la reactivación del mercado, la formación y la mejora de las aptitudes de los profesionales es algo imprescindible. Para las compañías apostar por la revisión de procedimientos y actualización de los conocimientos de su plantilla es una inversión de futuro: incrementa su autoestima, su progreso y sus ganas de formarse. 
  • Premiar a los empleados: El esfuerzo debe ser recompensado. Es necesario transmitir agradecimiento y buenos deseos a los empleados cuando se consiguen nuevos logros profesionales. No se trata de un premio monetario si no algo tangible con lo que el empleado se sienta valorado y reconocido.
  • Crecimiento y posibilidad de promoción: el crecimiento de la empresa es directamente proporcional al crecimiento de sus empleados. Impulsar el desarrollo profesional de la plantilla se traduce en brindarles nuevas responsabilidades, asignarles proyectos ilusionantes, y pensar en planes de desarrollo.

 

Técnicas y consejos para motivar a los empleados

A continuación, te mostramos las técnicas más relevantes para fomentar la motivación laboral:

Aconsejar

Cuando queremos dar un consejo de forma clara debe ser siempre de forma constructiva. Es evidente que un único consejo no es capaz de lograr modificar la motivación de una persona. Sin embargo, no hemos de menospreciar el impacto que puede tener sobre un empleado un consejo dado de la forma adecuada en el mejor momento.

Para aumentar su efectividad el consejo debe tener las siguientes condiciones:

  • Identificar el problema de forma específica o el objetivo final.
  • Explicar por qué y/o para qué el cambio es importante.
  • Recomendar un cambio específico.

Cualquier consejo es de gran ayuda si la empresa ofrece estrategias alternativas para cambiar, y que le ayuden a realizar el cambio requerido.

Incentiva a que muestren su opinión

Es importante que estés al tanto de lo que piensan y lo que pasa en todo momento con  ellos. Es recomendable mantener reuniones semanales con cada empleado. De esta forma ganarás confianza y el empleado se sentirá cómodo contigo. Hay que tratar de construir un espacio de confianza con él que ayudes a solucionar situaciones de problemas laborales provocadas por la desmotivación, estrés, etc. Trata de hacerles ver que sus ideas son importantes para ti, que sus opiniones nunca son erróneas y que no tienen que sentirse infravalorados, al revés, gracias a ellos la empresa tiene éxito. La sensación de pertenencia es clave en la motivación laboral.

No hay mayor desmotivación que ser ignorado. Si tus empleados sienten que sus opiniones no sirven para nada dentro de la empresa, lo normal es que no se sientan que forman parte de ella.

Da valor a lo que puedan sugerir los empleados sobre los servicios y/o productos que ofrece la empresa, esta visión es muy valiosa.

Expectativas de futuro

Vigila que cada empleado desempeñe el puesto que más se ajusta a sus habilidades y competencias profesionales. Se ha comprobado que una persona que no está capacitada para realizar las actividades de cierto puesto, pronto se va a desmotivar. Esto puede deberse a que se sienta aburrida porque está sobrecualificada y sus capacidades superan lo que se pide, también puede ser por inseguridad y estrés debido a la falta de preparación para cumplir con los requisitos del puesto.

Cuando existen posibilidades de ascender laboralmente dentro de la empresa, el trabajador se esforzará al máximo y será mucho más productivo que si se siente congelado y estancado. Un buen líder es aquel que está allí para ayudar a sus empleados a alcanzar sus metas, incluso si eso significa que algún día podrían abandonar la empresa. Algunas formas para fomentar que pueda ascender laboralmente es ofreciéndole las herramientas posibles para que pueda hacerlo, es decir pagando cursos, permitiendo que asistan a talleres en horario laboral, organizando conferencias, seminarios, etc.

Políticas flexibles

Se ha comprobado que el trabajo flexible contribuye a una mayor productividad, y a que se reduzcan costes por absentismo o rotación. Las políticas flexibles generan empleados felices y comprometidos. Ayuda mucho conocer personalmente a tus empleados y su situación personal. Este acercamiento te permitirá tener información valiosa para motivar a tu equipo de trabajo, brindándoles flexibilidad donde más lo aprecian y adaptarla a sus necesidades personales, ya sea en:

  • Horario de trabajo
  • Días de descanso
  • Actividades externas: entradas a teatro, cine, etc.
  • Jornada reducida
  • Concursos internos que incluyan la convivencia con empleados y familia

Ofrece el mejor espacio de trabajo 

Debes interesarte en mejorar de forma continua las instalaciones físicas del lugar de trabajo para que tus empleados se sientan cómodos realizando sus tareas. Aquí debes tener en cuenta desde los ordenadores, libretas, bolígrafos, iluminación, aire acondicionado, salas de reuniones, zonas comunes para descansar, comedor, etc. En definitiva, el espacio de trabajo debe contar con todo lo necesario para que cada día ir a trabajar sea satisfactorio y motivador.

Autonomía

Una técnica motivacional muy útil es dotar de autonomía y responsabilidad a los empleados. Aquellos trabajadores que tienen control sobre la gestión diaria de sus tareas y tienen capacidad para trabajar de forma autónoma están más motivados que los que están sometidos a órdenes y restricciones. Hay que dejar querer tener el control de todo, noes necesario que te informen sobre cada tarea que realizan durante el día. Lo más seguro es que si eres de esta forma se sientan agobiados y huyan de ti. Para darles autonomía debes indicarles las tareas y dejar que lo hagan confiando en sus cualidades.

empleados-productivos

Acciones para aumentar la motivación de los empleados

Cuando hablamos de este tema, seguro que a más de uno se le viene a la cabeza la idea de la subida de salario como principal motivación para trabajar más “contento”. Pero aunque no hay que negar lo evidente, el dinero es importante y todos trabajamos por él, no es la única manera de motivar a un trabajador. Si es cierto que cuando hay una subida de sueldo, se entiende que es una recompensa al trabajo bien hecho y esto nos hace sentir bien. Lo peligrosos llega cuando viendo que los aumentos se repiten se comienzan a percibir como un algo frecuente, un derecho que hemos ganado y que cuando no los quitan, crea malestar porque nos pertenecía.

De ahí, que haya que combinar otras formas de motivación.

Llevar a cabo estas acciones permitirá que tus empleados trabajen más motivados y, por tanto, aumenten su rendimiento en beneficio del negocio:

  1. Reconocer el buen trabajo. Saber reconocer el trabajo bien hecho es uno de los motores fundamentales para que los empleados se motiven. Más allá de las retribuciones económicas, poner en valor el esfuerzo que han dedicado una persona o un equipo a conseguir un hito es una acción muy favorable para el buen desarrollo del personal.
  2. Escuchar. Poner atención a lo que el resto del equipo, empleados o superiores dicen es una excelente práctica que no siempre llevamos a cabo. La escucha activa y la inteligencia emocional permiten entender mejor a las personas que trabajan con nosotros, comprender los motivos por los que han tomado una u otra decisión y, además, les haremos sentir más valorados.
  3. Incentivar el trabajo en equipo. Trabajar con un equipo motivado es una fuente de energía y motivación para sus integrantes. Hay que saber transmitir valores orientados al esfuerzo colectivo y trabajar las relaciones entre las personas integrantes del equipo para que todos aprendan que remar a la vez y sumar esfuerzos es mucho más productivo que trabajar de manera independiente.
  4. Ofrecer beneficios sociales. Estas prestaciones que algunas empresas ofrecen, al margen del salario, son una gran fuente de motivación para los empleados. Sentir que la empresa se preocupa de su calidad de vida genera una sensación de compromiso hacia la empresa muy beneficiosa para ambas partes. Estas prestaciones pueden ser ayudas relacionadas con las comidas como el cheque restaurante, a la movilidad como el cheque restaurante o al cuidado de los más pequeños con el cheque guardería.

Hábitos que ayudan a la motivación

Cuando llegue la noche, invierte 20 minutos en realizar estas tareas:

  1. Aprender de lo acontecido a lo largo del día. Es importante que pienses en todo lo que ha pasado y analices los acontecimientos del día. ¿Qué ha ido bien? ¿Qué es lo que ha fallado? ¿En qué área podrías mejorar? ¿Cómo lo harías? De esta manera podrás evitar realizar los mismos errores cada día. El análisis y el aprendizaje constante te permitirán evolucionar más rápido. Identifica tres cosas que hayas aprendido en el día y que pueden ayudarte a mejorar.
  2. Visualiza tus objetivos. Si no estás intensamente implicado con tus objetivos, es fácil que te apartes y pierdas la perspectiva. Antes de dormir, visualiza todos tus objetivos, todo aquello para lo que estás trabajando.
  3. Relaja tu mente. A veces la vida es caótica y puede conducirte en diferentes direcciones. Relajar la mente es un elemento clave en tu camino hacia la consecución de tus objetivos y la mejora de tu productividad. La meditación te ayudará a rebajar tu nivel de estrés, prevenir el síndrome burnout y evitar el insomnio, entre otras muchas cosas.
  4. Aliméntate bien. La alimentación es el pilar de lo que somos. Es vital que tu dieta sea saludable y equilibrada porque así contribuirás a mejorar tu descanso, tu estado físico y tus funciones cerebrales.

Como ves, son acciones muy fáciles de llevar a cabo que te prepararán para mejorar tu descanso y afrontar el nuevo día con mucha más energía, mejorando tu motivación y tu productividad.

 

Cómo mantener la motivación de los trabajadores

Motivar a los empleados puede ser un proceso relativamente fácil, pero, lo que realmente es un reto para el empresario, es conseguir mantenerlos motivados a lo largo de los años. Algunos de los consejos para conseguirlo son:

 

Conocer las principales fuentes de motivación

Existen diversas teorías en torno a qué es lo que más puede motivar a un equipo, sin embargo, la mayoría de investigadores están de acuerdo en que las principales fuentes de motivación son:

  • Los retos laborales
  • Lograr algo que merece la pena
  • Aprender cosas nuevas
  • El desarrollo personal
  • La autonomía

 

Fijar objetivos

La mayoría de las personas nos motivamos cuando conocemos los objetivos (siempre y cuando estos sean razonables). Nos gusta medirnos y saber si somos capaces de lograrlos. Es algo inherente al ser humano, nos gusta ver quién corre más rápido, puntúa más o trabaja mejor. Así que, una buena idea puede ser fijar unos objetivos claros, alcanzables y medibles. Tienen que ser unos objetivos realistas, la idea es que el equipo salga de su zona de confort para lograrlos y los resultados sean positivos tanto para las personas como para la propia organización.

Si los objetivos son tan ambiciosos que se vuelven inalcanzables y poco realistas, estarás consiguiendo el efecto contrario y la desmotivación se apoderará de todo el equipo.


Tomar perspectiva

Ayudar a tu equipo a contextualizar y entender por qué haces las cosas o tomas determinadas situaciones puede ser una gran manera de motivarlo. Si conocen tu manera de trabajar, los riesgos de malos entendidos o fallos de comunicación se reducirán notablemente.

Poner en común con ellos tus decisiones y tus ideas hará que entiendan mejor el proceso, se sientan parte de él y estén más motivados.

 

En Up SPAIN queremos ayudarte a que tengas conocimiento sobre las dinámicas de motivación laboral necesarias para que puedas motivar a tus empleados. Si necesitas más información acerca de este tema, no dudes en echarle un vistazo a nuestra web.

Contáctanos!


Comparte este artículo