Teletrabajar en el extranjero: ¿se puede hacer?

En el proceso de transformación digital de muchas empresas, el teletrabajo era quizá, uno de los últimos pasos a implantar. Como ya hemos dicho, la pandemia ha acelerado todos los procesos y la gran mayoría de organizaciones que han podido se han ajustado al modelo de trabajo en remoto para seguir con su actividad.

En esta situación, hay personas que no solo trabajan de manera remota, sino que lo hacen a miles de kilómetros de las oficinas de sus empresas. Son trabajos en su mayoría con un alto nivel de digitalización y que no requieren, para nada, una presencia física.

Como en todo trabajo existen reuniones se seguimiento internas o con clientes, proveedores, asesores... Pero todo se realiza a través de plataformas digitales. Puede haber muchos y diferentes motivos por los cuales una persona tenga que trabajar de forma remota desde otro país al de la sede de su empresa.

Normalmente los casos de teletrabajo entre empresa y empleado en diferentes países se dan cuando la persona quiere estar con su familia y la empresa le ofrece la posibilidad de trabajar desde casa. También es muy común que se combinen periodos de tiempo más o menos largos entre esta situación de teletrabajo lejana y una presencialidad en el país de la empresa. Así, hay muchas personas que están tres meses o medio año en un formato laboral y alternan con el otro.

Había casos de este tipo antes de la pandemia, pero, evidentemente, los sucesos de este año 2020 en relación con el COVID-19 ha potenciado que se den muchos más casos por todo el mundo. El confinamiento ha puesto de manifiesto que las empresas pueden tener a personas trabajando de forma remota sin problema alguno, pues siguen siendo productivas y efectivas en sus labores.

Pero la pregunta es: ¿da igual que esté a 30 km de la oficina que a 3.000? Bueno, en principio si no hay necesidad de ir presencialmente a la oficina daría igual, pero vamos a ver algunas de las implicaciones para tener en cuenta.

Trabajando de forma remota desde otro país

Implicaciones legales

Sobra decir que existe una diferencia entre trabajar a 40km que a 1000kms de la oficina. Si estás pensando en contratar, o eres un empleado que quiere realizar su actividad desde el extranjero, primero debes saber:

Legalmente, elartículo 13 del Estatuto de los Trabajadores, establece que tendrá la consideración de trabajo a distancia aquel en que la prestación de la actividad laboral se realice de manera preponderante en el domicilio del trabajador o en el lugar libremente elegido por este”, de modo alternativo a su desarrollo presencial en el centro de trabajo de la empresa.

  • Informar a la empresa: La empresa tiene la obligación de conocer desde dónde están trabajando sus empleados, tanto si es fuera de la residencia habitual, como en otro país. Debes presentar por escrito desde dónde vas a trabajar.
  • Salud y seguridad: el lugar de trabajo de los empleados ha de ser seguro, sin importar dónde esté. Es responsabilidad de la empresa brindar a los trabajadores un entorno laboral seguro y adecuado a sus labores. Esto sí que es complicado cuanto más lejos esté la oficina. Difícil, pero no imposible. Las empresas deben tener en cuenta todo esto y prestar atención a la salud y seguridad de todos sus trabajadores.
     
  • Impuestos desde el extranjero: los temas fiscales e impositivos también pueden ser un elemento clave para decidir contratar a una persona de forma remota desde otro país o que el trabajador decida cambiar su Residencia Fiscal. Te recomendamos tener en cuenta dónde tributará el sueldo del empleado: en el país en el que teletrabaja, en el de la empresa, o en los dos.
    Las empresas, y también, obviamente, el trabajador, debe analizar los impuestos y los aspectos financieros y ver si es viable o no dar el paso. En caso de prestar servicios dentro de la UE, la legislación a aplicar será la española.

En el caso de los beneficios sociales, es complejo ofrecer según qué beneficios a los empleados, ya que algunos de ellos son solo de aplicación en el territorio 

  • Aspectos del día a día: los
     elementos cotidianos también hay que tenerlos en cuenta. El equipamiento informático del trabajador tendrá que ser enviado al país de residencia de la persona. El acceso a internet también es fundamental: ha de hacerse en un entorno seguro y con una conexión rápida para que su trabajo no se afectado. Por no hablar de los horarios, es posible que exista un trabajador remoto en otro continente, con diferente zona horaria y cuadrar horarios para reuniones sea complejo.
  • Impulsar el talento durante el TeletrabajoHay que adaptar los métodos de reconocimiento a nuevos espacios donde cada trabajador está en un punto diferente.

 

Desde Up Spain creemos que la búsqueda de talento no debe frenarla el país del candidato.El nuevo escenario mundial y el avance en tecnología hará que sea aún más fácil poder encontrar talento de forma global.

BANNER TELETRABAJO

Comparte este artículo