Ratio de Solvencia. Qué es y cómo calcularlo

La gestión de una empresa está íntimamente ligada a su poder financiero y económico. Una buena salud económica permite tener las cosas más claras y acometer inversiones y proyectos de futuro.

Contáctanos!

El análisis financiero de una empresa es vital para saber de una forma real  el músculo económico de la compañía, y sobre todo la diferencia entre lo que se tiene y las deudas contraídas.

Activos y pasivos juegan un papel fundamental en la economía y contabilidad de una empresa. Conocer su valor y lo que representan facilita el verdadero dibujo económico de una empresa.

RELACIONADOS:

Para ello se utilizan diferentes indicadores que permiten calcular determinadas medidas, uno de los más importantes es el Ratio de Solvencia.

¿Te suena pero no sabes qué significa? Sigue leyendo y te dejaremos muy claro todo sobre el Ratio de Solvencia.

Qué es el ratio de solvencia

El ratio de solvencia es una métrica de rendimiento financiero que ayuda a examinar la salud financiera de una empresa. En particular, permite determinar si la empresa puede cumplir con sus obligaciones financieras a largo plazo.

Para un mayor entendimiento del concepto, podemos definir la solvencia como la capacidad de una empresa para cumplir con sus compromisos financieros a largo plazo, es decir su capacidad  para pagar sus pasivos, como la deuda y los intereses de ésta. 

El ratio de solvencia  comprueba que las empresas están  preparadas para  asumir sus deudas y que éstas no supongan un obstáculo para inversiones o proyectos futuros.

Esta métrica es muy útil para inversores potenciales, proveedores y cualquier otra entidad que desee hacer negocios con una empresa en particular.

Muy importante no confundir con el Ratio de Liquidez, los dos indicadores medirán la capacidad de una manera de hacer frente a  sus deudas, pero en el caso del Ratio de liquidez este mide la capacidad a corto plazo.

Tipos de ratios de solvencia

Como sucede con otro tipo de métricas o indicadores financieros, no solo existe un modelo. Es posible encontrar diferentes tipos de ratios de solvencia:

Ratio de endeudamiento

Indicador que mide cuánta deuda  usa la empresa para financiar sus activos.

Ratio de endeudamiento: Pasivo Total/Patrimonio Neto

Ratio de endeudamiento a largo plazo

Este indicador ofrece un valor que representa la deuda a largo plazo en relación con los recursos propios que tiene la empresa.

Ratio de endeudamiento a largo plazo: Pasivo no Corriente/Patrimonio Neto

Ratio de Deuda

Un tipo de ratio muy interesante por toda la información que nos da. Mide el nivel de deuda que tiene la empresa en relación con sus activos totales, qué actividades están financiada por deudas.

Ratio de Deuda: Pasivo Total/Activo Total

 

Cómo calcularlo

Una vez que ya se va entendiendo lo que significa la solvencia y el indicador del Ratio de Solvencia, veremos cómo calcular su valor.

Su fórmula es la siguiente:

Ratio de solvencia = (Activo no corriente + Activo corriente) / (Pasivo no corriente + Pasivo corriente)

El concepto de “corriente” hace referencia a todo aquello ajustado a un año, en cambio no corriente implica escenarios a periodos superiores a un año.

Interpretación del cálculo de solvencia

Los valores que ofrece este ratio son lo que se tienen que interpretar para poder valorar el contexto real de la empresa.

Así pues podemos hablar de lo siguiente:

El resultado ideal del ratio sería igual a 1,5, es decir, la fórmula del ratio de solvencia nos debería un valor cercano a éste.

Con valores  menores a 1,5, nos indicará que la empresa no posee la solvencia necesaria para hacer frente a sus pagos a corto plazo, pero esto no quiere decir que estemos ante una situación crítica o inestable. También entran en juego el tipo de empresa y el modo de gestión de la misma. Sí es un primer indicador que muestra  una situación a tener en cuenta y analizar.

Con valores mayores a 1,5,  indicará que la empresa posee un porcentaje alto de activos corrientes, los cuales pueden perder valor con el paso del tiempo o no están siendo invertidos de la mejor manera posible.

Todos estos valores deben de interpretarse teniendo en cuenta las condiciones y características especiales de cada negocio, los cuales por estrategias específicas de inversión, etc… pueden dar valores que si bien responden a lo comentado anteriormente son parte conocida de la empresa.

De todos modos, conocer y manejar estos ratios para la gestión financiera de una empresa, son  un recurso necesario para poder tener una visión clara y real del estado financiero de una compañía, facilitando  las futuras tomas de decisiones sin comprometer la situación de la empresa.

Contáctanos!

 


Comparte este artículo