El té: una interesante alternativa al café

Debido principalmente a sus propiedades estimulantes, el café está estrechamente ligado al entorno laboral. Si sufres de ansiedad, insomnio o simplemente te apetece variar, el té aparece como una estupenda alternativa que estimula las funciones cognitivas, el rendimiento intelectual y mejora el estado de ánimo.

Con independencia de su variedad u origen, el auténtico té se prepara con las hojas de un arbusto de hoja perenne descubierto en China hace aproximadamente 5.000 años. Este arbusto, que recibe el nombre de Camellia sinensis, es una parte importante de la economía de muchos países.

Tipos de té y sus beneficios  

El té es un gran aliado de la salud cuyo efecto antioxidante previene el envejecimiento. Además, entre otras cosas, mejora el sistema inmunológico, contribuye a disminuir los niveles de colesterol y tiene propias digestivas y diuréticas. El más fuerte tiene la mitad de cafeína que el propio café.

Incorporándolo a tu rutina diaria te ayudará a reducir el poco deseable estrés.

Por lo general, los mejores tés son aquellos de hoja suelta y de una misma plantación.

¿Sabías que existen más de 200 tipos?

Empezando por los más populares nos encontramos el té negro, el más procesado de todos. Su color, sabor y aroma son inconfundibles. Puedes encontrarlo combinado con otros sabores tan apetecibles como coco o caramelo. Al ser el más fuerte, es ideal para el desayuno y la merienda (salvo que sufras de insomnio).

A diferencia del negro, el té verde no sufre oxidación durante su procesado puesto que las hojas se recogen frescas y se calientan a fin de eliminar las enzimas que las causan. Es el favorito de los deportistas y de quienes se preocupan por su salud ya que es el que más propiedades antioxidantes tiene.

A caballo entre el verde y el negro, el Oolong o té azul se elabora con grandes hojas que se dejan secar para cocerse después en una cazuela, obteniendo su característico color. Según su oxidación y secado, el aroma puede resultar muy variable (afrutado, floral, tostado o especiado). Por su color, su sabor suave y sus propiedades digestivas merece que kaboompics_Woman-drinking-hot-tea-in-her-home-office-1-820x500se le dé una oportunidad.

El té rojo conocido como Pu-erh se caracteriza por su fuerte aroma, a menudo combinado con anís o frutas como arándanos y ciruelas. Proviene de té verde fermentado en barricas, lo que le proporciona su característico color. Activa el metabolismo, mejora la digestión, ayuda a depurar combatiendo la retención de líquidos y disminuye la tensión arterial ayudando a prevenir enfermedades cardiovasculares.

El té blanco es junto con el verde el que más propiedades atesora. Tiene un sabor sutil y elegante y poca cafeína. Para poder apreciarlo al máximo, mejor tómalo sólo.

Por su parte, el rooibos en realidad no es un té, sino que se obtiene del arbusto sudafricano de quien recibe el nombre. Esta infusión está especialmente indicada para quienes no quieren tomar cafeína. Aunque tienen propiedades totalmente distintas, es habitual que se le confunda con el té rojo. Ideal para mitigar los trastornos intestinales, combate la retención de líquidos y previene algunas enfermedades.

Tanto el té verde como el té negro suelen aromatizarse con otros ingredientes, como cítricos, flores o especias. Es el caso del conocido Earl Grey (té negro con bergamota), y el Chai (especiado con canela, cardamomo, jengibre, clavo, nuez moscada y vainilla).

El té matcha ha cobrado protagonismo ganando adeptos poco a poco. Su peculiaridad radica en que se muele la hoja entera del té verde hasta obtener un polvo fino y de verde intenso (en japonés matcha significa té molido). Es habitual encontrarlo como ingrediente en helados, bizcochos o trufas. Si quieres tomarlo de la manera tradicional japonesa, sólo tienes que añadir una cucharada en una taza y añadir agua muy caliente. Esta mezcla se bate con un utensilio llamado chasen (similar a una brocha de afeitar pero con cerdas de bambú).

Aunque beneficiosos para el organismo, algunos tés tienen contraindicaciones en caso de embarazo, lactancia o enfermedades concretas enfermedades. Si es tu caso, no dudes en consultar con tu médico.

Cómo preparar té

Si hiciéramos una encuesta sobre cómo preparar el té, la mayoría contestaría ‘hervir agua’ como requisito principal. Y lo cierto es que no es así.

La temperatura del agua y el tiempo de infusión son dos variables condicionadas por el tipo de té y que influyen en el resultado final. Como habrás comprobado en alguna ocasión, si excede el tiempo de reposo sabrá demasiado amargo. Los fabricantes de té suelen especificar el modo de preparación a fin de que disfrutes de una grata experiencia.

Las famosas bolsitas de té fueron inventadas en Estados Unidos a principios del siglo XIX. De cara a consumirlo en la oficina, este es el formato más cómodo y limpio ya que tan sólo necesitas agua caliente.

Como opción más natural siempre puedes comprarlo a granel. Para ello necesitarás un pequeño colador aparte o una taza con infusor.

¿Té solo o acompañado?

El limón y la leche son los acompañamientos más tradicionales de esta bebida. Aunque todo depende de los gustos personales, dicen los entendidos que sólo el té negro y el Rooibos admiten ambas opciones. El té verde suele preferirse con limón, mientras que el blanco, el azul y el rojo lo hacen sin ningún acompañamiento.

Sea la estación que sea, puedes tomarlo frío o caliente; solo o endulzarlo con azúcar u otro edulcorante. Cuando salgas a comer en verano, pídelo con hielo y menta: te mantendrás hidratado y fresco por igual.

Si no te gusta el té pero también buscas una alternativa al café, la encontrarás en infusiones elaboradas con hierbas, frutas y especias.

Además de la cultura oriental e inglesa (el famoso té de las 5) últimamente relacionamos todo el ritual que conlleva esta bebida al famoso hygge danés, esa deseable y acogedora sensación de bienestar que valora las cosas sencillas.

Sin tener en cuenta el agua, el té es la bebida más consumida en todo el planeta. Se ha extendido tanto su consumo que la mayoría de cafeterías cuentan con una surtida carta de tés, lo que te facilitará el descubrimiento de nuevos y agradables sabores.


Comparte este artículo