Conflictos laborales. Cómo gestionarlos y solucionarlos

Los conflictos laborales son algo natural, escenarios que ponen a prueba muchas de las cualidades que están dentro de la llamada inteligencia emocional. Dichos conflictos deben solucionarse o sino pueden convertirse en un problema a largo plazo.

Más aún teniendo en cuenta que pasamos una gran parte de nuestra vida en el entorno laboral, formando parte importante de nuestra convivencia.

Los conflictos laborales en la empresas pueden repercutir en la organización, productividad y rendimiento de ésta. Por eso es importante tratarlos y saber  llevarlos por el buen camino.

RELACIONADOS:

Vemos un poco sobre los conflictos laborales y la importancia de saber cómo lidiar para minimizar las posibles consecuencias que pueden llevar consigo ¡Vamos allá!

Qué es un conflicto laboral

Por regla general un conflicto laboral suele definirse como una disputa entre dos partes que están incluidas dentro de un entorno laboral.

Esto es una definición más bien generalista, pues los conflictos laborales pueden ser de muy distinta naturaleza y entre diferentes actores.

En un primer término podemos definir una serie de cualidades que determinan los conflictos laborales:

  • Son comunes e inevitables. La aparición de un conflicto laboral no debe medirse como algo malo en sí. Es respuesta a ciertas situaciones que pueden ayudar a mejorar el entorno. Por tanto son acciones muy comunes y que nos pueden evitar porque pueden suceder en cualquier momento.
  • Beneficiosos. Tan beneficiosos como necesarios. Como comentábamos en el apartado anterior su aparición suele  ser una oportunidad de solucionar y mejorar las condiciones del trabajo.
  • Peligrosos. Los conflictos laborales pueden llegar a ser peligrosos y perjudiciales en el caso de no saber gestionarlos y atajarlos del mejor modo posible. De hecho la respuesta ante los conflictos determinará la clase de liderazgo del área de empresa y compañía en general.

conflictos laborales en empresas

Tipos de conflictos laborales

Dentro de una empresa se hace frente a numerosos tipos de situaciones que pueden generar conflictos laborales.

Vamos a enumerar una serie de conflictos para conocer un poco más sobre la naturaleza de los mismos ¡Toma nota!

Según las partes interesadas

En un conflicto entran dos partes en disputa, esta situación se puede detallar más en las siguientes categorías:

  • Intrapersonales. Derivan del tono personal de las mismas, del propio trabajador.
  • Interpersonales. Problemas entre compañeros de trabajo, relaciones entre trabajador/trabajador o trabajador/empresa.
  • Grupales. Aquellas que están vinculadas a problemas dentro del grupo tanto en el mismo departamento como entre distintos departamentos.
  • Organizativos. Surgen desavenencias entre distintas empresas (acuerdos de colaboración, etc…).
  • Colectivos. Problemas que afectan a un gran número de trabajadores en desacuerdo con alguna medida tomada por la empresa.

A través de estas categorías ya puedes hacerte una idea del tipo de conflictos que pueden generar en una compañía. Pero también es un dato a tener en cuenta las posibles causas que pueden originar los conflictos laborales ¡Hablemos de ello!

Posibles causas de conflictos laborales

Realmente es muy difícil mostrar todas las causas posibles que puede dar lugar a conflictos laborales en la empresa. Nos parece mucho más útil, hacer una relación de aquellas causas más comunes que suceden de forma natural en las actuales empresas, incluso que puede estar sufriendo en tu compañía.

Falta de confianza

La pérdida o mínima confianza entre actores que deban trabajar juntos es una de las causas más comunes del comienzo de cualquier conflicto laboral. Actuar a la defensiva y sin  empatía es el principal obstáculo

Mala comunicación

Una deficiente comunicación solo puede traer problemas. Puede darse el caso de existir una nula comunicación tanto vertical como horizontal; o es posible que la comunicación siempre siga una misma dirección, produciendo molestias y conflictos.

Intereses opuestos

Suele suceder en las esferas directivas de una empresa, los intereses contrarios y opuestos generan muchos conflictos y se resiente la toma de decisiones final.

Discriminación laboral

Diferente trato o derechos para persona de distinto sexo, raza, etc… son una de las causas más comunes y que más rápido es necesario erradicar.

Organizativos y funcionales

Todas aquellas decisiones que se hacen y afectan a la empresa en su funcionalidad y organización y no han sido previamente consultadas para aquellas personas que les afectan.

Como puedes ver las causas pueden ser de muy distinta naturaleza y su resolución debe de llevarse en la misma sintonía, por eso a veces se hace tan difícil llegar a una óptima solución de los mismos.

Consecuencias para la empresa

Llegados a este punto, ya tienes una idea sobre lo qué son los conflictos laborales. Su aparición puede parecer negativa pero son la oportunidad de mejorar las cosas.

Por ello sus soluciones son la parte de más impacto y repercusión, pues es la que va  a dejar las futuras consecuencias.

Un conflicto laboral mal gestionado aporta sensaciones muy negativas: la solución final puede ser errónea por dejarse llevar por factores emocionales. Puede generar interrupciones en la productividad y rendimiento y originar puntos de ruptura en la metodología de trabajo.

La idea clave no son los conflictos sino la resolución de los mismos.

¿Cómo resolver los conflictos laborales?

Los conflictos laborales no pueden solucionarse de un modo improvisado o sin un plan de “contingencia” preparado.

En primer lugar hay que tener en cuenta dos cuestiones básicas, para comenzar con buen pie:

  • Adelantarse al conflicto. Esto evitará que el problema se haga mucho más grande.
  • Plan de actuación. Tener  un plan de contingencia para abordar y solucionar el conflicto

Técnicas de resolución 

Así pues vamos a enumerar unos pasos sencillos sobre cómo podría ser una resolutiva técnica para dar respuesta a un conflicto laboral:

  • Detección del conflicto en su origen para minimizar las consecuencias.
  • Identifica a las partes que forman parte de este conflicto.
  • Estudiar y analizar la situación que produce dicho conflicto, teniendo en cuenta a las partes y sus posiciones.
  • Define el objetivo a conseguir como parte de la solución del conflicto.
  • Reúnete con las partes y genera un ambiente agradable y positivo para poner el conflicto sobre la mesa y buscar la mejor solución posible.
  • Debate abierto, mostrando las opciones de cada parte y buscando siempre una respuesta que pueda generar acuerdo entre las partes.

Para llegar a este plan guiado es necesario trabajar en diferentes técnicas como son las de:

  • Arbitraje.
  • Mediación
  • Negociación
  • Indagación
  • Facilitación.

La opacidad de liderazgo de los responsables, es un factor clave en la resolución de conflictos, sea cual sea su naturaleza.

Ejemplos de conflictos laborales y su resolución

No hay nada como unos buenos ejemplos para entender las cosas. Vamos a mostrar algunos conflictos laborales muy comunes y su posible solución:

Conflicto Laboral: Descoordinación de equipo de trabajo

Problemas: Errores en la metodología de trabajo, comunicación, etc…

Solución: Compartir los valores y objetivos de la empresa, así como una mejor definición de los roles de cada empleado.

 

Conflicto Laboral: Mobbing

Problemas: Trabajador o trabajadores dañados por determinadas conductas

Solución: El Mobbing es algo muy serio y toda empresa debe de tener un plan de actuación frente a esta situación. Tanto de prevención como futura actuación.

 

Conflicto Laboral: Exceso de Competitividad

Problemas: Anteposición de intereses del  individuo frente al grupo. Bajo rendimiento de equipo

Solución: Mostrar claramente los objetivos del equipo, y procurar cierta autonomía a los empleados, siempre bajo seguimiento para que no se pasen ciertos límites que puedan ser negativos para el grupo.

 

Ante un conflicto laboral se debe actuar con eficiencia para que el problema se minimice y mejore el entorno de trabajo.

Contáctanos!


Comparte este artículo