Cash Flow. Flujo de caja de una empresa. Tipos y fórmulas

La liquidez y la capacidad de hacer frente a los pagos, es un valor fundamental para tener claro el estado financiero de una empresa.

Controlar diversos indicadores puede ser la verdadera solución para promover una gestión real y efectiva de toda compañía.

Dentro de estos indicadores, el denominado Cash Flow (Flujo de Caja), nos dará una idea de la capacidad de pago, total de efectivo, que posee una empresa en un espacio de tiempo determinado.

RELACIONADOS:

Conocer y saber manejar el Cash Flow de una empresa ayuda a prever conflictos financieros y mejoras las estrategias de negocio.

Veamos la importancia del Flujo de Caja y toda la información que nos pueda ofrecer al analizar sus datos.

¿Qué es el flujo de caja de una empresa?

En simples palabras, el Flujo de Caja o Cash Flow se refiere al movimiento de entrada y salida de dinero de una empresa en términos de ingresos y gastos.

El Cash Flow responde al resultado de las entradas y salidas netas de dinero de una empresa, siempre durante un periodo de tiempo determinado.

Es importante tener en cuenta que el Flujo de Caja no mide los beneficios o pérdidas de una empresa, lo que muestra es un saldo resultante de entradas y salidas, independientemente de si la empresa obtiene beneficios o pérdidas.

El resultado final es controlar la capacidad de liquidez que posee la empresa en un determinado momento, su disposición para afrontar pagos.

 

Tipos de flujo de caja

Dentro de este indicador, podemos encontrar diferentes tipos que nos ofrecen distinta información ¡Toma nota!

Caja de flujo de explotación o Cash Flow Operativo

Es tipo de indicador de Flujo de Caja indica las entradas y salidas de dinero de la empresa con relación a su actividad comercial.

Así pues, se contabilizan los ingresos obtenidos por las ventas efectuadas y los gastos vinculados al proceso de negocio (por ejemplo, pagos a proveedores).

Caja de flujo de inversión

Como su propio nombre indica, este indicador muestra el valor de las inversiones efectuadas por la empresa en un tiempo determinado.

Muestra los ingresos y gastos relacionados con esas inversiones, por ejemplo, los cobros por activos no corrientes.

Financing Cash Flow o Flujo de Caja Financiero

En este punto se entra dentro del escenario de las acciones propias de una empresa. Así pues, ingresos derivados de las acciones de una empresa y los gastos también vinculantes al pago de los dividendos asociados a las acciones.

flujo de caja

Flujo de caja libre (Free Cash Flow)

Derivados de los indicadores anteriormente comentados, surge el Flujo de Caja Libre (Free Cash Flow) otro concepto muy interesante a valorar y analizar.

El Flujo de Caja Libre (FCF) es el efectivo que queda después de que una empresa pague para mantener sus operaciones y realice cualquier gasto de capital. Permite conocer mejor el modelo de negocio y la salud financiera de una empresa.

Para determinar el Flujo de Caja Libre, hay que restar los gastos de capital de la tesorería neta de las actividades de explotación.

Cómo calcular el Flujo de Caja o Cash Flow de una empresa

Con el cálculo del Flujo de Caja tendremos la información necesaria para conocer la realidad financiera de la empresa.

Se trata de un indicador que, para su cálculo, tendremos que conocer otros muchos conceptos ¡Veamos cuáles!

Comencemos por la fórmula Flujo de Caja:

Cash Flow= Beneficio Neto + Amortizaciones + Provisiones

Veamos lo conceptos que forman parte del cálculo del Cash Flow:

  • Benfico Neto. Se trata de la diferencia entre ingresos y gastos en un periodo de tiempo determinado.
  • Amortizaciones. Representan la depreciación permanente de un activo debido a su uso.
  • Provisiones. Este concepto indica una cuenta del pasivo destinada para ser reservadas para un gasto de futuro.

Dependiendo del tipo de Flujo de Caja a calcular, necesitaremos algún que otro concepto para poseer los datos necesarios para calcular el dato deseado.

Los resultados que nos ofrezca el cálculo del Cash Flow servirán para conocer si la empresa posee la liquidez necesaria para afrontar determinados escenarios. Por tanto, ayuda a prevenir situaciones de posible solvencia y a analizar la posible viabilidad de las futuras inversiones en el negocio.

Así pues, podemos encontrarnos dos tipos de resultados:

Flujo de caja positivo

La mejor noticia que nos pueda dar el cálculo del Cash Flow es que el resultado sea positivo. El Flujo de Caja positivo es un buen indicador para la empresa.

Este resultado nos indicará que los ingresos han sido superiores a los gastos por un periodo determinado. Los activos corrientes aumentan, existe un buen grado de liquidez que permitirá pagar gastos, invertir y liquidar deudas.

El Flujo de Caja positivo marca una salud financiera buena para la empresa y la marcha del negocio en el futuro.

Flujo de caja negativo

Por otro lado, el Flujo de Caja Negativo responde a la situación contraria comentada anteriormente.

Los activos corrientes son bajos o están disminuyendo. Las salidas de efectivo son mayores que los ingresos.

Corregir un balance negativo del Flujo de Caja requiere aumentar las ganancias y reducir los gastos.

No hay duda que tener presente el resultado del Flujo de Caja puede ser crucial para poder ofrecer un rendimiento continuo, además de tener una idea clara de la salud financiera de la empresa en cada momento.

Contáctanos!


Comparte este artículo