Amortización contable y fiscal. Qué son y qué las diferencia

La contabilidad y fiscalidad de una empresa marca los pasos a seguir para una gestión óptima y real de las diferentes áreas de la empresa.

Contáctanos!

Trabajando en estos escenarios de tipo económico, aparecen numerosos conceptos que es necesario tener muy claros para poder desarrollar una gestión contable y control de activos profesional.

El concepto de amortización contable y/o fiscal es uno de los indicadores clave que influyen en los resultados finales de una empresa.

RELACIONADOS:

Entendemos por amortización como  la pérdida de valor tanto de los activos como de los pasivos de una empresa.

Otros conceptos vinculados al de amortización son  el valor inicial de un bien  o su vida útil. En definitiva, la amortización  es un modo de poder cuantificar la pérdida de valor de un elemento.

En términos prácticos, la amortización responde a la división del coste de la inversión como gasto durante el tiempo que ese elemento va generar ingresos.

Del concepto de amortización se suceden dos términos que son muy diferentes entre sí: amortización contable y amortización fiscal ¿Conoces la diferencia? Sigue leyendo y sal de dudas.

¿Qué es la amortización contable?

En contabilidad, la amortización se conoce como el costo de un activo tangible asignado durante los períodos de su vida útil, tratándose como un gasto de la empresa.

A pesar de su naturaleza no monetaria, los gastos de amortización aparecen en los estados financieros de la empresa. Una empresa registra sus gastos de amortización en el estado de resultados.

La amortización es considerada como un gasto, por lo que, por ejemplo, puede ser deducible en el pago de impuestos, esta es una buena razón para desarrollar las amortizaciones oportunas.

Además, gracias a las amortizaciones contables, se tiene una idea real y fiel del estado de una empresa, sirviendo como una mejor guía para la toma de decisiones.

Tipos de amortización contable

Existen diferentes tipos o medios para calcular la amortización contable de un bien. Los principales métodos de amortización son los siguientes:

  • Método de amortización lineal. Es un método muy común y el más simple para calcular el gasto de amortización. En el método de amortización lineal, el monto del gasto es el mismo todos los años durante la vida útil del activo.
  • Método de doble saldo decreciente. En comparación con otros métodos de amortización, el método de doble saldo decreciente da como resultado una mayor cantidad gastada en los primeros años en comparación con los últimos años de la vida útil de un activo. El método refleja el hecho de que los activos suelen ser más productivos en sus primeros años que en sus últimos años.
  • Método de amortización de unidades de producción. El método de amortización de unidades de producción deprecia los activos en función del número total de horas utilizadas o el número total de unidades que se producirán mediante el uso del activo, durante su vida útil.
  • Método de amortización por dígitos de suma de años. Es uno de los métodos de la denominada amortización acelerada. Se incurre en un mayor gasto en los primeros años y en un menor gasto en los últimos años de la vida útil del activo.

Cuadro de amortización contable

Un cuadro de amortización contable  es una tabla donde se verá reflejado  el calendario de pagos para la devolución de una cantidad o un préstamo.

Un buen modo de ver la disminución de valor de un bien dividido en un periodo de tiempo.

Un cuadro de amortización contable posee una serie de conceptos que facilitan su entendimiento y visualización:

  • Intereses. Los intereses acordados para dicha amortización.
  • Periodo. El tiempo estipulado para la amortización, y señala el periodo actual de la amortización.
  • Amortización del Capital. La devolución del valor sin los intereses. Cantidad que se descuenta para cada periodo.
  • Cuota. La cuota a pagar que responde a la suma de los intereses y la amortización.
  • Capital pendiente de amortizar. Valor que resulta de la diferencia entre cada periodo del capital pendiente del periodo anterior y la amortización del periodo actual

Qué es la amortización fiscal

La amortización fiscal bebe mucho del concepto de amortización contable pero con sus particulares características.

La amortización fiscal facilita identificar qué tipos de gastos por amortización pueden ser objeto de deducción.

Para ellos, la legislación ofrece unas tablas con coeficientes lineales y períodos de amortización máximos en función de la actividad de la empresa. Se posibilita la libertad de amortización para algunos bienes de escaso valor

Tablas de amortización fiscal

En las tablas de amortización  fiscal se establece el coeficiente máximo lineal,  este es el porcentaje límite al cual las empresas van a amortizar sus bienes. 

Así pues dentro de una tabla de amortización es posible encontrar, por ejemplo, las siguientes líneas:

Tipo de Elemento

Coeficiente Lineal Máximo

Periodo de años Máximo

Obra Civil General

2%

100

Pavimentos

6%

34

Infraestructuras y Obras Mineras

7%

30

 

Una forma de desarrollar amortizaciones de un modo fácil y automático para cada año. Donde todas las empresas utilizan el mismo sistema y valores.

Diferencias

Llegados a este punto podemos ofrecer una clara diferencia entre ambos conceptos. Por un lado, la amortización contable  representa las pérdidas y ganancias en función de la depreciación de un activo fijo.

La amortización fiscal nunca podrá ser calculada sin saber antes el valor de la amortización contable de un bien. Para deducirse los gastos de una amortización, el activo ha de haber pasado por el balance de cuentas de pérdidas y ganancias.

Por lo tanto estamos hablando de dos conceptos muy similares pero que funcionan de diferente forma. Así todo, son dos valores que permiten tener una idea clara del estado financiero y económico de una empresa.

Contáctanos!


Comparte este artículo