Síndrome de Burnout. Qué es, síntomas, causas y prevención

El síndrome Burnout suena a un concepto muy actual y moderno, pero nada más lejos de la realidad.

Descrito por primera vez en la década de 1970, incluye una serie de síntomas relacionados con el trabajo que generalmente se presenta en personas sin antecedentes de trastornos psicológicos o psiquiátricos.

RELACIONADOS:

Por lo tanto, estamos hablando de un síndrome silencioso,  las personas que lo sufren son incapaces de darse cuenta de ello. Al tener unos síntomas muy comunes, identificar el síndrome del Burnout es complicado, pues entorpece su identificación y posterior solución.

Por lo general, suele desencadenarse por una discrepancia entre las expectativas e ideales del empleado y los requisitos reales de su puesto. En las etapas iniciales, las personas sienten estrés emocional y una creciente desilusión relacionada con el trabajo.

Pero hay mucho más. Sigue leyendo y conoce cómo identificar el síndrome Burnout y minimizar sus consecuencias.

¿Qué es el síndrome de Burnout?

El síndrome Burnout es propio de los contextos de trabajo en el que se aúnan una serie de factores que llevan a su aparición.

Se trata de un estado mental que viene con el estrés no resuelto a largo plazo, que puede afectar negativamente al  trabajo y la vida.

En los altos cargos o líderes es algo que comienza a ser crónico. El escenario como líder tiene todas las características para sufrir burnout: como líder, se espera  que se esté siempre presente, tener sólidos conocimientos, derrochar energía y siempre mantenerse firme, independientemente de las circunstancias. Cada día es un infinito bucle de trabajo y más trabajo, atendiendo las necesidades y consultas de tu equipo y sin un solo momento para ti.

Con todo, el síndrome burnout cada vez está más presente en las oficinas y poco a poco está constituyendo una amenaza para la retención del talento.

Una de las cuestiones para identificar lo más pronto posible el síndrome burnout, es conocer sus fases. Veamos cuales son

Fases del síndrome de Burnout

El síndrome burnout se caracteriza por brindar una serie de fases reconocibles, muy comunes en el sentir diario del ámbito laboral ¡toma nota!

Fase dulce

Cuando emprendemos una nueva tarea, a menudo comenzamos experimentando una alta satisfacción laboral, compromiso, energía y creatividad. Esto es especialmente cierto en el caso de un nuevo puesto de trabajo.

Se comienza a conocer las primeras responsabilidades y tensiones de la actividad. Se activan las primeras respuestas positivas para gestionar el trabajo.

Los síntomas más comunes son:

  • Satisfacción laboral. 
  • Fácil aceptación de la responsabilidad. 
  • Altos niveles de energía. 
  • Optimismo desenfrenado. 
  • Compromiso con el trabajo en cuestión.

Comienzo del estrés

La segunda comienza con la conciencia de que algunos días son más difíciles que otros y la gestión de tareas comienza a estar menos controlada.

Síntomas:

  • Insatisfacción en el trabajo.
  • Menor productividad.
  • Fatiga.
  • Olvido.
  • Retraso de toma de decisiones.
  • Menos interacción social.

Estrés crónico

La tercera etapa es el estrés crónico. La frecuencia en la que se siente estrés es cada vez mayor. También se experimentan síntomas más intensos que los de la etapa dos.

Síntomas:

  • No cumplimiento de plazos.
  • Cansancio por las mañanas.
  • Mayor presión.
  • Apatía.
  • Resentimiento.

Burnout

Esta etapa es el agotamiento en sí mismo, donde los síntomas se vuelven críticos. Continuar con normalidad a menudo no es posible en este estado, ya que se vuelve cada vez más difícil de afrontar.

Síntomas

  • Pesimismo.
  • Cansancio.
  • Dudas.
  • Sensación de vacío.
  • Aislamiento

Burnout  crónico

El burnout ya es un síndrome en sí mismo, pero el  burnout crónico magnifica los síntomas y hábitos del que lo padece. Los síntomas del agotamiento están tan arraigados en la vida que es probable que se experimente un problema mental, físico o emocional significativo continuo, en lugar de experimentar ocasionalmente estrés o agotamiento.

Síntomas

  • Tristeza.
  • Depresión.
  • Fatiga física crónica.

Como puedes ver, muchos de los síntomas los puedes vivir en primera persona en algún momento de tu vida laboral. Por ello es muy importante tener un seguimiento de estos síntomas para erradicar cuanto antes los problemas que pueden conllevar.

burnout

¿Qué causa el Síndrome de Burnout entre los empleados?

El síndrome burnout es el resultado de una acumulación gradual de emociones negativas respecto a la carrera profesional, caracterizada por la fatiga, la irritabilidad, el enfado y el resentimiento hacia los superiores.

Para entender mejor el síndrome burnout, a continuación te enumeramos cuáles son las causas principales que derivan a los empleados a este estado:

Exceso de carga de trabajo. Las largas jornadas y una pesada carga de trabajo no suelen ser continuadas en el tiempo. Sin embargo, si esa dinámica se convierte en una rutina, puede ser peligrosa.

Cuanto más tiempo pasa un empleado trabajando, menos tiempo tiene para atender sus necesidades y cuidar de sí mismo.  La falta de sueño como resultado de la fatiga causa depresión, dolores de cabeza, irritabilidad e incrementa la presión sanguínea. 

También provoca un estado de letargo y apatía que puede conducir a quien lo padece a buscar fuentes de energía rápida y poco saludable: comida rápida o café, por ejemplo.

Mala gestión. Las personas altamente capacitadas pueden considerar el exceso de trabajo como un reto, pero incluso los más ambiciosos pueden estar en riesgo de padecer burnout cuando la carga de trabajo viene acompañada de una mala gestión, tanto a nivel administrativo como personal.

Como hemos dicho anteriormente, aprender a detectar las fases previas del burnout es fundamental, para evitar que los empleados lleguen a este estado y acaben estallando sin que se tenga tiempo para reaccionar.

Dos focos son claves en el comienzo de los primeros estados del burnout en los empleados:

Inadecuada gestión administrativa

Frecuente reorganización y reestructuración que fuerza a los empleados a reaprender constantemente las políticas de empresa:

  • Falta de recursos
  • Demasiada gente haciendo el mismo trabajo
  • Empleados infrautilizados o utilizados para demasiadas cosas

Mala gestión del personal

La gestión del capital humano es clave para la mejora del rendimiento y minimizar los primeros indicios de burnout. Si se hace de manera incorrecta, puede provocar que los empleados pierdan interés o dejen de ser leales a la compañía. He aquí algunas pistas de que se está llevando a cabo una mala gestión del personal:

  • Ambiente de trabajo hostil.
  • Falta de comunicación.
  • Ausencia de incentivos y reconocimiento.
  • Exceso de carga de trabajo sin compensación.
  • Inestabilidad e inseguridad laboral.

Llegados a este punto, podemos confirmar que el ambiente, gestión y metodología del trabajo son puntos muy directos en la aparición de episodios de burnout.

9 errores que pueden conducirte al Burnout

Ninguno estamos a salvo de sufrir Burnout.  Ya sabemos que se trata de un exceso  de agotamiento.

Pero este agotamiento no llega por azar. Hay múltiples razones por las que determinadas personas son propensas a padecer burnout. La acumulación de ciertas situaciones a lo largo del tiempo es lo que va a hacer que una persona caiga en este estado de sufrimiento psicológico y físico.

Lo síntomas relatados en el apartado de las fases del burnout, podemos resumirlas del siguiente modo, lo que facilita tener un patrón de conducta más fácil de analizar:

  • Sobrecarga de trabajo debida a falta de personal (bajas por enfermedad o vacaciones no reemplazadas).
  • Relaciones conflictivas con los jefes o con los compañeros.
  • Falta de autonomía o margen de maniobra.
  • Desorientación, no conocer cuál es su misión, sus objetivos o para qué está sirviendo su trabajo. 

En el caso que se den estas características de un modo progresivo y continuado, es muy probable que caigas en el síndrome burnout. 

¿Cómo evitarlo?  La solución debe venir por ambos lados: del lado del empleado y el de la empresa.

Te dejamos con los 9 errores que pueden conducir al burnout:

  1. Pensar que sólo puedes sentirte realizado a través del trabajo. El trabajo es importante, sí, pero hay muchas más cosas que pueden hacerte sentir bien y realizado. Encuentra un buen equilibrio entre tu vida profesional y personal.
  2. Hacer siempre más y más y más con ahínco por miedo a posibles represalias o a perder tu trabajo. Todos tenemos unos límites y, por más que te exijan, hay veces que no se puede dar más.
  3. No saber decir que no. Muy ligado con lo anterior. No solo te tienes que poner límites a ti mismo, sino también a los demás. Aprende a decir no.
  4. No escuchar a tu cuerpo. Desatender la fatiga recurrente, las pérdidas de memoria, los problemas de sueño, la falta de motivación. Si ignoras estas señales y tensas demasiado la cuerda, las consecuencias para tu salud serán importantes.
  5. Descuidar aspectos como la alimentación, la hidratación, la calidad de tu sueño o no hacer pausas regulares.
  6. Dejar de hacer cosas por el agotamiento mental y físico. A veces, el hecho de estar sumidos en una situación de profundo agotamiento hace que pensemos en dejar de hacer cosas que, precisamente, son muy beneficiosas. Haz vida social, haz deporte, practica tu actividad favorita, queda para tomar algo. En definitiva, no te dejes arrastrar por el cansancio.
  7. Ser perfeccionista. La perfección no existe, ni existirá jamás. Así que mejor no la esperes, a no ser que quieras acabar agotado.
  8. No gestionar correctamente las emociones provocadas por malas relaciones con los compañeros o con un superior. Aprende a expresar lo que sientes y lo que piensas de manera adecuada y no continúes guardando este tipo de emociones en tu interior porque solo te llevarán a una situación de cólera, resentimiento, enervamiento y frustración.
  9. Entrar en conflicto con tus valores. Mucha gente siente un profundo malestar porque realizan un trabajo que está muy alejado de sus propios valores personales.

Si cometes uno o varios de estos errores, las consecuencias no se harán esperar: sensación de no tener el control, estrés, tensión permanente, pérdida de eficiencia, dificultad para desconectar, cambios de humor, insomnio, pérdida de autoestima y agotamiento mental.

Consejos para empresas y empleados para la prevención del síndrome

Minimizar la aparición del burnout es cosa de dos ¿Qué puede hacer la empresa o el líder?

Prevención Burnout – Empresa

A la empresa no le interesa que sus empleados estén “quemados”, y deben de llevar todos los esfuerzos a disminuir los puntos que pueden crear el síndrome Burnout ¿Cómo?

Escucha activa

Los  trabajadores deben ser  escuchados. Idealmente, un empleado debería tener una comunicación fluida con su superior a diario. Sin embargo, el día a día y la carga de trabajo van haciendo que esta comunicación no tenga lugar y los empleados puedan no sentirse escuchados. 

Cuando el burnout comienza a manifestarse, es necesario reunirse con el trabajador en cuestión y escucha sus problemas. A veces tiene una solución sencilla, otras no tanto. Nunca se sabrá si no se mantiene una postura de escucha activa.

Herramientas apropiadas

Nada puede ser más desesperante que tener que desarrollar un trabajo sin las herramientas adecuadas. Un equipamiento deficiente se reflejará en la calidad del trabajo y la productividad del trabajador y, además, el hecho de que el jefe no sea capaz de reconocer las deficiencias de las herramientas hará que los trabajadores sientan que la compañía no pone medios para facilitarles el trabajo.

 La frustración con las herramientas de trabajo puede ser uno de los primeros síntomas del burnout y poner remedio a esto puede aliviar en gran medida el estrés generado por el trabajo. No subestimes la importancia de un buen equipamiento.

Imparcialidad

Otra de las grandes causas del burnout es la parcialidad, el trato preferente hacia determinados miembros del equipo. Las promociones a dedo o el reconocimiento a capricho pueden crear una sensación de desigualdad entre los empleados.

Opiniones de los trabajadores

Es muy importante tener en cuenta la opinión de tus trabajadores. Escuchar sus propuestas y hacer que se sientan parte del proceso de toma de decisiones. Si los trabajadores sienten que no tienen ni voz ni voto y que sus propuestas caen en saco roto, acabarán por desmotivarse y quemarse.

Reconocimiento

A todos nos gusta sentirnos necesitados, reconocidos. El reconocimiento de los logros por parte de un superior es uno de los factores que más impacto tiene a la hora de comprometer a los empleados. Es un gesto muy simple y sus beneficios son muchos. 

Prevención Burnout – Empleado

Tan importante es el ambiente de trabajo como lo que hagamos por nosotros mismos en la aparición del estrés. 

Realmente son actividades y consejos muy fáciles de realizar y que ayudan de un modo importante a evitar el burnout:

Planificar actividades con amigos

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que saliste a divertirte? Una cena, salir al cine o un viaje. Pasar tiempo con otras personas ajenas a tu día a día laboral te ayudará a pasar un buen rato y desconectar.

Hacer ejercicio

Con toda seguridad, uno de los mejores métodos para combatir el burnout. Además de todos los beneficios físicos evidentes, también se disfruta de las muchas ventajas que tiene hacer deporte para nuestro estado anímico y mental.

Realizar pausas durante la jornada laboral

Psicológicamente, trabajamos mucho mejor si realizamos pausas cortas cada hora y media de trabajo. Si esperamos a parar cuando estemos cansados, reduciremos demasiado nuestra curva de productividad. 

Planificar los descansos mantiene siempre la productividad en los niveles deseados. Asimismo, no se debe olvidar la importancia de la pausa de la comida, un gran momento para 

Planificar los momentos de relax

 Es necesario guardar al menos 30 minutos al día para realizar una actividad que te relaje: leer, practicar yoga, pasear, escuchar música… Hacerlo tendrá beneficios realmente positivos para la mente y, consecuentemente, para la productividad.

Es algo casi seguro, que en algún momento hayas estado en alguna fase del síndrome burnout. Identificar y controlar los primeros síntomas es clave para no desembocar en un estado más complejo y grave de solventar.

La diferencia entre estrés y el burnout

El burnout puede ser el resultado de un estrés recurrente, pero no es exactamente lo mismo que el propio estrés.

El estrés, en general, implica "demasiado": demasiadas presiones que exigen demasiado física y mentalmente de una persona.

Sin embargo, las personas estresadas aún pueden imaginar que si consiguen tener todo bajo control, se sentirán mejor.

El burnout significa sentirse vacío y agotado mentalmente, desprovisto de motivación. Las personas que experimentan burnout a menudo no ven ninguna esperanza de un cambio positivo en sus situaciones.

Estrés Burnout
Caracterizado por un exceso de compromiso. Caracterizado por la desconexión.
Las emociones son exageradas Sentimiento de ofuscación
Produce urgencia e hiperactividad Produce desamparo y desesperanza
Conduce a trastornos de ansiedad Conduce a desapego y depresión
Pérdida de energía Pérdida de motivación, ideales y esperanza
El daño primario es físico El daño primario es emocional

 

Contáctanos!


Comparte este artículo