Gestión de equipos de trabajo en las empresas. 10 consejos

Pocas tendencias han calado profundamente en la metodología de trabajo de las empresas como la colaboración y el trabajo en equipo. El rendimiento de las compañías va ligado  a una correcta gestión de los equipos de trabajo de las diferentes áreas de negocio.

La individualidad es suplida por la fortaleza de la unión de diferentes talentos que ofrecen lo mejor de sí para  dar solidez y efectividad al trabajo.

La gestión de equipos de trabajo en las empresas, es una tarea que posee un sinfín de aristas, pues a la organización de tareas se une la gestión de relaciones personales y humanas con los componentes del equipo. 

Por lo tanto, antes de enumerar una serie de consejos que facilitan y dan profesionalidad a la gestión de equipos de trabajo, creemos conveniente que es importante comenzar por la base de todo equipo de trabajo: el líder o el responsable del mismo.

Todo equipo de trabajo posee un responsable o líder y este ha de tener ciertas cualidades  que le facilitarán la tarea de la creación del equipo de trabajo.

Con la creación del equipo de trabajo no todo está hecho, queda su gestión y control así como valoración del rendimiento. Pero comencemos por el líder del equipo de trabajo.

¿Todos pueden ser responsables de un equipo de trabajo?

Cualidades de un buen líder de equipos de trabajo

Ante la pregunta anteriormente mencionada, podemos responder con seguridad: No. No todos los profesionales poseen las características o habilidades para poder, no solo crear un equipo de trabajo de un modo coherente sino además tener la capacidad de gestionar y sacar lo mejor de él.

¿Qué cualidades destacan en un buen líder de equipos de trabajo? ¡Apunta bien!

  • Comunicación. Cualidad crucial no solo para entornos laborales sino también personales. Saber decir las cosas es básico para una mejor comprensión y cercanía con los demás.
  • Saber escuchar. Comunicarse es esencial, pero saber escuchar no solo es importante sino que además no todo el mundo es capaz de hacerlo. Entender y escuchar a la otra parte es fundamental para poder desarrollar comunicaciones bidireccionales efectivas.
  • Empatía. Un verdadero líder tiene la mente abierta para comprender las motivaciones, esperanzas, y problemas de su equipo de trabajo, conectando con todos sus integrantes. 
  • Visión. Un gran líder marca la dirección de la organización y ejerce una gran capacidad de decisión.

Esta son algunas de las cualidades básicas que debe tener un líder de equipos de trabajo. Debe ponerlas en práctica para la creación del equipo de trabajo, asegurándose de integrar a los profesionales adecuados.

Una vez que el equipo está formado y los roles y tareas asignados queda gestionar el día a día.

Existen una serie de recomendaciones y consejos que puede hacer mucho más efectivo y positivo el resultado de la gestión de los equipos. Veamos algunos de estos interesantes consejos que conforman una profesional estrategia de gestión de equipos de trabajo.

Gestión de equipo

1.-  Seleccionar las personas adecuadas

El primer consejo para  una mejor gestión de equipos debe aplicarse antes de la creación del equipo de trabajo. La selección de las personas adecuadas marca una ventaja competitiva crucial para el éxito final del equipo de trabajo.

Encontrar a los miembros adecuados para un equipo es difícil, pero también es fundamental.

Es necesario un trabajo de estudio y análisis de los profesionales, para aprender más sobre los talentos, habilidades y fortalezas de cada uno de ellos, y tomar la mejor decisión.

2.- Establecer objetivos de alcance real

Una buena estrategia de gestión de equipos se mide por su rendimiento, este debe estar basado en objetivos y retos reales y de un alcance calculado.

Sin objetivos claros y concisos, es muy probable que el equipo no cumpla con los plazos, creando malestar y  dudas  entre todos. 

3.- Delegar tareas de forma eficaz

Para una óptima estrategia de gestión de equipos de trabajo, se debe de asegurarse  que cada miembro del equipo tenga una tarea que se ajuste a sus habilidades y fortalezas. Tanto roles como responsabilidades deben de ir bien definidos para no comprometer la buena marcha del equipo de trabajo.

4.-  Reuniones constructivas de rendimiento

Un control periódico del rendimiento del equipo de trabajo es fundamental para tener una certeza real de los logros y objetivos.

Estas reuniones han de ser constructivas, abiertas al diálogo y a la discusión. Una buena alternativa para dejar de hablar y saber escuchar pero también para expresar ideas y necesidades.

5. Reconocimiento de logros

Reconocer los esfuerzos demuestra al equipo que les está prestando atención y que aprecia su trabajo.

Esto es muy importante para fomentar la motivación y lealtad al grupo y filosofía de la empresa, cualidades cruciales para que el rendimiento no merme en los malos momentos.

6.-  Gestión de conflictos

Los conflictos existen en el entorno de trabajo, mirar para otro lado solo trae problemas, podría tener implicaciones para la productividad del personal, y la comunicación entre el equipo podría verse afectada.

Ante problemas y conflictos estos deben de gestionarse desde el principio  con total transparencia y ofreciendo la mejor solución para las partes interesadas.

7.- Construir relaciones laborales positivas

El conocimiento de los miembros de un equipo es una parte fundamental en las tareas de los líderes de un equipo de trabajo.

Esto crea una vinculación de cercanía, creándose relaciones laborales y personales positivas, lo que estimula una mejor motivación y ambiente de trabajo, fundamental para lograr ese plus de esfuerzo y rendimiento.

8.- Comunicación abierta y transparente

La comunicación clara es vital pues todos deben saber lo que está sucediendo. La comunicación abierta al diálogo, donde los comentarios de ambas partes sean parte activa para mejorar la metodología de trabajo y el rendimiento final.

9.- Fomentar formación y desarrollo

Los equipos de trabajo no son entes rígidos e inamovibles. Se debe fomentar la mejora continua de habilidades mediante la formación y desarrollo de sus fortalezas y experiencias.

Ofrecer apoyo y capacitación demuestra que se valora el talento y se desea que los profesionales continúen trabajando en la empresa.

10.- Gestión óptima del tiempo

El tiempo es uno de los grandes factores a gestionar en el entorno laboral. Organizar y priorizar las tareas e identificar aquellas tareas que no sean necesarias o improductivas.

Cada tarea posee un tiempo, ofrecer transparencia y detalle del tiempo de cada tarea a desarrollar. No hace falta ser riguroso ni marcar tiempos inflexibles, pero siempre es bueno tener claro los tiempos de cada parte del proyecto.

La gestión de equipos de trabajo es una de las funciones más complejas para los líderes o responsables de áreas de una empresa.

El líder ha de ser la imagen y espejo del equipo de trabajo, un trabajo inspirador, gratificante y difícil pero es necesario para la buena marcha y mejora continua de un equipo de trabajo.

Contáctanos!

 


Comparte este artículo