Responsabilidad Subsidiaria y Solidaria ¿En qué se diferencian?

Los contextos fiscal y mercantil dan lugar a una serie de obligaciones y deberes que tienen que ser comprendidos para saber hasta dónde puede llegar a afectarnos. Su desconocimiento no implica liberarse de sus acciones frente a ellas.

Las responsabilidades legales ocupan un papel primordial dentro de las relaciones contractuales u obligaciones adquiridas con un tercero.

RELACIONADOS:

Responsabilidad subsidiaria y solidaria son dos de los términos que pueden llevar a dudas y malentendidos.

En este tipo de responsabilidades, deudor y acreedor cobran un papel fundamental para entender su significado:

  • Deudor. Persona física o jurídica que tiene que responder frente a una deuda.
  • Acreedor. Persona física o jurídica legitimada para exigir el pago o el cumplimiento de una deuda.

Desde estas líneas queremos ofrecer un descripción detallada y transparente sobre estos dos importantes términos ¡Toma nota!

¿Qué es la responsabilidad subsidiaria?

En el caso de una deuda en la que el deudor no pueda hacerse cargo de ella, se podrá solicitar el pago de la deuda al responsable subsidiario, figura vinculada a la responsabilidad subsidiaria.

Pero…

¿Quién es el responsable subsidiario?

El responsable subsidiario será aquella persona que no siendo el titular de la deuda deba hacerse cargo de ella respondiendo en nombre del deudor.

La figura de responsable subsidiario se establece bajo los términos legales contractuales adquiridos donde se establezca dicha responsabilidad subsidiaria.

Una vez que el principal deudor no responda ante una deuda, la obligación pasará al responsable subsidiario.

La responsabilidad subsidiaria es una obligación que se regula por la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, Ley General Tributaria.

 responsabilidades subsidiaria y solidaria

 

¿Qué es la responsabilidad solidaria?

La responsabilidad solidaria hace referencia al hecho de que un acreedor, con una pluralidad de deudores, pueda exigir el pago de la deuda en su totalidad a uno de ellos.

Por tanto, la responsabilidad solidaria permite al acreedor obtener el pago de su deuda a solo uno de sus deudores.

La responsabilidad solidaria está regulada en el Código Civil y es una alternativa muy beneficiosa y efectiva para los acreedores que tienen una buena oportunidad de cobrar su deuda.

Toda responsabilidad solidaria debe estar estipulada por contrato o determinado por Ley.

 

En qué se diferencian estas dos responsabilidades

La propia definición de los términos ya determina las diferencias de ambos conceptos, pero veamos más detalladamente sus principales diferencias:

  • La responsabilidad subsidiaria entra en efecto en el momento en el que el deudor no cumpla con su obligación ante la deuda.
  • La responsabilidad solidaria implica repartir la deuda entre varios deudores, aunque sea de diferente modo, forma y plazos de pago.
  • La responsabilidad subsidiaria compromete a una sola persona física o jurídica y se le puede exigir el pago de la deuda en ese momento.
  • La responsabilidad solidaria puede estar sujeta a interpretación judicial (Civil y Mercantil).

La diferencia más importante entre ambos tipos de responsabilidades radica en la forma de su extinción.

En el caso de la Responsabilidad Solidaria, su extinción puede llevarse por tres vías:

  • Pago por parte de unos de los deudores
  • Imposibilidad del pago o desaparición de vinculación frente a la deuda de los deudores.
  • Por novación, modificación o extinción de los términos d lea deuda.

Con la Responsabilidad Subsidiaria, la extinción solo puede hacerse mediante la liquidación de la deuda, ya sea por el pago de esta o lo determinado por las Administraciones.

 

Por qué debes tenerlas en cuenta para tu negocio

Llegados a este punto y sabiendo el significado de los conceptos de responsabilidad subsidiaria y solidaria, queda por ver qué modelo es más interesante.

Realmente la opción ideal es aquella que mejor se adapte a tu modelo de negocio o empresa y circunstancias.

Cierto es que la responsabilidad subsidiaria exige mucho más, al dirigir el pago de la deuda a un tercero. Suele ser la figura que poseen algún tipo de profesionales independientes y muchas veces el descargo de la deuda se queda en personas cercanas, socios o familia.

Por otro lado, en el caso de la responsabilidad solidaria el escenario es un poco más diferente. Deben de existir una serie de posibles deudores vinculados entre sí para hacer frente al pago de la deuda de un acreedor.

Empresas socias o profesionales que comparten un mismo sector o actividad pueden ser un buen modelo para poder incluir este tipo de responsabilidad.

Responsabilidad subsidiaria y solidaria, dos distintos contextos de ejecución de deudas que pueden ser un buen recurso para atender las posibles situaciones de deudas.

Contáctanos!


Comparte este artículo