Las 10 fases de un proceso de selección efectivo

¡No es un secreto! Los procesos de selección de personal son uno de los principales elementos diferenciadores frente a la competencia, un buen y efectivo proceso de reclutamiento puede atraer beneficios no solo  en cuanto al rendimiento, también frente a objetivos y estrategias a medio y largo plazo.

Los departamentos de Recursos Humanos han tenido la necesidad de girar hacia la innovación, las nuevas tecnologías y determinadas tendencias en los procesos de selección. Un buen ejemplo de ello es la denominada gamificación, siendo un recurso que ofrece un nuevo punto de vista en esta materia, brindando la posibilidad de mostrar información muy valiosa de tipo bidireccional.

Las nuevas tendencias y estrategias en los procesos de selección son un punto de partida muy valioso para lograr resultados importantes y muy efectivos. Pero no solo influye esta nueva visión, además la vertiente técnica y organizativa de un proceso de selección es otra herramienta vital para conseguir un proceso de selección efectivo.

Relacionados:

Existen diferentes tipos de procesos de selección, todos ellos de diferente naturaleza. Revisando las características de un buen número de este tipo de procesos, es posible identificar 10 fases importantes que cincelan un proceso de selección efectivo.

Veamos qué fases son parte fundamentales para estructurar de manera profesional y efectiva un proceso de selección.

1. Identificación de las necesidades

Sin ningún tipo de discusión, el primer paso dentro de un proceso de selección es la identificación de las necesidades. Toda búsqueda de candidato o talento está directamente vinculada con una necesidad a cubrir o fortalecer dentro de las distintas áreas o procesos de negocio de una empresa.

Las necesidades pueden ser de distinta condición: puntuales, permanentes, temporales, de futuro… Por ello, los departamentos de Recursos Humanos han de desarrollar una labor activa y periódica en busca de la identificación de las necesidades para cada momento.

2. Búsqueda de candidatos

Identificada las necesidades y basándose en un perfil de candidato ideal para cada necesidad, llega el turno de la búsqueda de candidatos. En este punto, las empresas pueden optar por el método tradicional, por lo general vinculado a la publicación de ofertas. También se puede optar por métodos más innovadores donde las empresas van a por los candidatos, a través de las nuevas tendencias de reclutamiento (gamificación, redes sociales, etc…).

El objetivo final es poseer una terna de candidatos que cumplan de manera exquisita con el perfil del candidato solicitado para cada necesidad identificada.

3. Preselección

Es aquí donde los profesionales de Recursos Humanos han de afinar en la preselección inicial de candidatos en base a una baremación técnica de diferentes conceptos (habilidades, experiencia, etc…), sin dejar nunca de tener presente la idoneidad del candidato para la función y necesidad a cubrir.

Recordemos que no solo es interesante un profesional bien cualificado, tener en cuenta las llamadas “Soft Skills” es tan importante como cualquier otra valoración.

4. Prueba

Las pruebas a candidatos son la manera de verificar el perfil estudiado del candidato seleccionado, estas pruebas pueden ir cambiando dependiendo del puesto que se pretenda cubrir, puesto que las habilidades que se requieren también son diferentes.. Por raro que parezca, no suele ser un paso que se suela realizar por cuestiones de dilatación del tiempo del proceso de selección.

Aquí entra un gran abanico de posibilidades, desde pruebas basadas en la gamificación, test o pruebas técnicas relacionadas con la función a desarrollar.

5. Entrevista

La entrevista es, sin lugar a dudas, la fase del proceso de selección más importante. Empresa y candidato se encontrarán cara cara y toda respuesta y gesto cuenta.

Ante la entrevista, el profesional de recursos humanos ha de estar bien formado en las nuevas tendencias de reclutamiento como es la Programación Neurolingüística, capaz de ofrecer los recursos y herramientas para saber comunicar y conocer a su comunicador.

6. Valoración y toma de decisiones

Finalizadas las fases que incluyen desde la búsqueda de candidatos hasta la entrevista final, queda el momento de la toma de decisiones, esta parte es complicada, puesto que se decidirá el futuro de la empresa.

Por lo general, suele ser una de las fases más complejas de todo el proceso de selección. El candidato ideal debe responder de manera eficiente a las necesidades del puesto o de la actividad demandada.

7. Contratación

En la fase de contratación, al candidato se le comunica la decisión y  entran en juego todas las acciones informativas contractuales, legales y de filosofía de la empresa. Es una buena oportunidad para confirmar el acierto de la selección de dicho candidato, al observar su actitud. Por otro lado, es esencial que el candidato lea el contrato y acepte todas las condiciones.

8. Incorporación

La incorporación es otro paso importante, como se suele decir la primera impresión es la que cuenta. El candidato ha de sentirse arropado y acompañado, mostrando familiaridad y todas las facilidades para la mejor adaptación posible. Pensemos que sus compañeros y la empresa en general, van a pasar a ocupar mucho tiempo en el transcurso de su día, por eso es conveniente que esté agusto, se traducirá en una mayor eficiencia.

La presentación de compañeros, oficinas o rutinas en la jornada laboral, son cuestiones a trabajar y mostrar en esta fase final del proceso de selección y que con ello aumente la motivación, no solo del recién contratado, también de toda la plantilla.

9. Formación

Dependiendo del perfil del candidato seleccionado, las cuestiones formativas son de suma importancia. Tanto las propias del puesto de trabajo a realizar como aquellas dirigidas a futuras estrategias de negocio.

10. Seguimiento

La última fase del proceso de selección, es el seguimiento de los candidatos. La finalidad del seguimiento radica en el conocimiento del rendimiento y adaptación del candidato y la obtención del valioso feedback por parte del mismo.

Los procesos de selección son una de las estrategias de negocio más importantes e influyentes en los resultados de una empresa, de su rigor y efectividad dependerá del éxito de los mismos.

Estas fases deberían estar en todos los procesos de selección para que el resultado sea el esperado por el departamento de recursos humanos y por la empresa en general. Si quieres saber más sobre el tema de reclutamiento, ponte en contacto con nosotros.

 Contáctanos!


Comparte este artículo