Up Spain

Ventajas para Empresas de Contratar a Autónomos VS Asalariados

Hoy en día las empresas están contratando a un mayor número de profesionales por cuenta propia, a la hora de llevar a cabo proyectos específicos o para trabajar de forma habitual en la empresa, pero este tipo de empleados tienen condiciones diferentes que los empleados por cuenta ajena. Son muchas las ventajas que hacen que cada vez un mayor número de empresas quieran tener este tipo de empleados en sus plantillas.

Autonomos-asalariados

Contratar a un profesional autónomo o freelance puede convertirse en una buena solución a la hora de sacar adelante un proyecto en concreto o dar salida a tareas que dentro de la empresa nos llevarían demasiado tiempo o dedicación. También puede resultar conveniente por el ahorro que pueden obtener las compañías. Pero ¿es mejor tener trabajadores autónomos o asalariados? En este post te contaremos las ventajas y desventajas de cada tipo.  

Antes de centrarnos en el tema principal, vamos a dejar claras las diferencias entre empleado por cuenta propia (autónomo) y ajena (asalariado).

Definición empleado por cuenta propia: Una persona que trabaja por cuenta propia es la que reside en el país cuyos ingresos provengan en una proporción igual o cercana al 80% por la realización de trabajos encargados, como por ejemplo actividades del comercio, minería, pesca, deportivas, electricidad y gas, industria de la madera, etc.

Cuando hablamos de trabajador por cuenta propia es lo mismo que decir autónomo o freelance. En este caso se trabaja para uno mismo, hay que esforzarse mucho y se debe estar en continuo reciclaje. Esta forma de trabajar puede llegar a dar una alta calidad de vida, siempre con un buen asesoramiento y desvinculando las cuentas personales de las profesionales, para así afrontar los impuestos con liquidez y los pagos que puedan ir surgiendo.

Definición empleado por cuenta ajena: Una persona que trabaja por cuenta ajena es la que es contratada bajo un contrato de trabajo por un empresario y está contratada como mínimo una hora semanal y recibe una contraprestación por ello.

En este caso, como hemos comentado, se trabaja con un contrato de trabajo laboral donde se estipula las condiciones laborales, tanto horario como nómina, un trabajador por cuenta ajena está limitado, ya que tiene un horario que cumplir y unas expectativas económicas según haya pactado en el contrato de trabajo que haya firmado con el empresario, es un trabajo menos flexible que por cuenta propia.

Diferencias entre trabajar por cuenta propia y trabajar por cuenta ajena

1. La persona que trabaja por cuenta ajena tiene un sueldo estable y fijo mensual, mientras que la que trabaja por cuenta propia dependerá de la facturación emitida por la empresa.

2. La persona asalariada (por cuenta ajena) tiene que estar sujeta a los horarios, descansos y lugar de trabajo que establezca el empresario, mientras que el trabajador por cuenta propia establecerá sus horarios y sus descansos a la vez que escogerá el lugar donde él quiera trabajar.

3. El asalariado depende de su empresa: si esta cierra el trabajador también cesa su actividad, a diferencia del autónomo que, si pierde un cliente, acudirá a otro sector del mercado buscando nuevos clientes. 

4. El trabajador por cuenta ajena para acceder a un puesto de trabajo debe tener más experiencia que el trabajador freelance.

5. Para trabajar por cuenta propia se necesita rellenar el Modelo 037 para conseguir el alta censal de Actividad Económica y para trabajar por cuenta ajena se rellena según el tipo de contrato un modelo de contrato eventual, jornada completa, eventual o indefinido.

6. El asalariado tiene que pagar de su sueldo bruto las cotizaciones a la Seguridad Social y la retención a cuenta del IRPF, pero como los trámites los hace la empresa, muchos no saben cuánto y qué pagan realmente. Al igual que los asalariados, los autónomos también cotizan a la Seguridad Social pagando una cuota al mes y se deducen el IRPF. Además de cotizaciones sociales, los autónomos pagan impuestos, a través del IRPF y del IVA. En relación al IRPF, si se cuenta con la bonificación de nuevo autónomo baja a un 9%, si no, oscila entre el 15% y el 19% de los ingresos. En cuanto al IVA, ajustan cuentas con el Estado trimestralmente: pagan a Hacienda la diferencia entre el IVA que han cobrado a sus clientes

Una vez vistos los puntos más importantes para entender los tipos de empleados que existen, es importante señalar que si hay algo ha cambiado significativamente es el “querido” puesto de trabajo fijo o indefinido, ya que se ha transformado. Ahora las empresas han disparado la contratación de trabajadores autónomos. Es una forma que tienen las compañías de reducir de manera considerable los costes laborales. Un estudio realizado por la consultora norteamericana Tower Lane decía que el 54% de las empresas se plantea incrementar la contratación de autónomos.

Trabajar de autónomo está “forzosamente” de moda, por la situación del país, porque es un modelo que triunfa en el extranjero, pero cada escenario tiene sus ventajas y desventajas, así que cada empresa debe valorar qué necesidades tiene y si prefiere tener una plantilla de empleados variada de asalariados y autónomos o únicamente de un tipo u otro. A continuación, te contamos las diferentes ventajas de contratar a un autónomo y a un asalariado:

Ventajas de empresa por contratar a un autónomo

  • Con la crisis económica muchas de las empresas empezaron a apostar por autónomos en lugar de por empleados asalariados. La ventaja principal para la empresa de contratar a un empleado autónomo frente a un empleado asalariado es que el coste para la empresa es inferior. Si se contrata un trabajador asalariado las cotizaciones a la seguridad social son más altas.
  • Si la empresa contrata a un autónomo este mismo corre con las cuotas a la seguridad social e impuestos y sus vacaciones no son remuneradas como sí ocurre cuando es un asalariado. Sí que existen empresas que están dispuestas a pagar la cuota de autónomo, ya que sigue siendo más barata que las cuotas de la seguridad social de un empleado convencional, aunque es extraño que esto ocurra.
  • El empresario tiene la ventaja de no pagar bajas o permisos por maternidad o cualquier otra justificación a la que tendría derecho si el empleado fuese asalariado.
  • Los honorarios que paga la empresa al empleado autónomo representan un gasto fiscalmente deducible para la compañía en concepto de Servicios Profesionales independientes, es decir que permite a la empresa desgravarse el IVA cada trimestre.
  • Las empresas que contratan a autónomos tienen menos ataduras administrativas. Son los autónomos los que tienen que hacer sus facturas y llevar su propia gestión, frente a los trabajadores asalariados donde la empresa se tiene que encargar de su alta en la seguridad social y de pagar las cotizaciones.
  • En la mayoría de las compañías si un empleado asalariado trabaja más horas de las fijadas en su contrato tiene derecho a horas libres, pero si es autónomo la empresa no tiene por qué dárselas.

Ventajas de empresa por contratar a un asalariado

  • Si la empresa pretende tener una vinculación más cercana con el empleado y de forma continuada con la esperanza de que este quiera crecer dentro de la empresa es mejor que contrate a una persona asalariada.  
  • Cuando la compañía quiere crear una zona de seguridad en la empresa y de esta forma retener el talento es mejor que contrate a empleados por cuenta ajena. Si alguien cuenta, aunque sea con un salario mínimo, tiene la capacidad de cubrir sus necesidades básicas, si su salario es considerable como el de un ejecutivo, esto le dará un nivel financiero que da mucha seguridad.
  • En relación con el anterior punto, cuando la empresa ofrece este tipo de contratos con un salario fijo se crea para la persona una estabilidad financiera y cuando alguien cuenta con un ingreso fijo, puede planificar su vida con bastante nivel de certidumbre y esto hace que el empleado sea mucho más productivo y esté más motivado en la empresa.
  • Las empresas que contratan a empleados por cuenta ajena tienen a empleados en la empresa unas horas definidas. Es algo muy bueno cuando se quiere tener un seguimiento y un orden del trabajo.
  • Las empresas tienen la ventaja de tener a personas mucho más tiempo, esto se traduce en una mayor experiencia de la plantilla que conoce bien sus funciones y que está preparada para crecer profesionalmente dentro de la empresa.
  • El compromiso por parte de los empleados por la empresa es mucho mayor con empleados asalariados que con contratando autónomos.

Entonces, ¿cuál es la mejor opción para las empresas? En realidad, no es una cuestión de cuál es objetivamente mejor, sino de cuáles son tus prioridades y necesidades como empresa de acuerdo con la situación actual y lo que se espera de la plantilla.

En resumen, podríamos decir que si buscas empleados para realizar proyectos específicos es una buena opción contratar a un autónomo, pero si buscas crecimiento profesional y atraer talento sería mejor opción contratar a una persona por cuenta ajena.

En Up SPAIN queremos ayudarte, si necesitas más información acerca de este tema, no dudes en echarle un vistazo a nuestra web. ¡Ponte en contacto con nosotros!

{{cta(’51d52c91-a463-4f30-a4d0-fbc66e6b0a3e’)}}

Puede que también te interese...

Empresas

Pedidos online