Teletrabajo y bienestar: 7 gestos que van a ayudarte a que te encuentres mejor

Para bien o para mal, nos hemos convertido en unos expertos del teletrabajo, ya sea en su modo híbrido o en su modalidad más habitual. El entorno donde desempeñamos nuestra labor profesional tiene un efecto muy real en nosotros así que ¿por qué no mejorarlo cuando está completamente en nuestra mano?

Esa es una de las ventajas de trabajar en tu propia casa: la posibilidad de diseñar tu oficina a tu imagen y semejanza para que resulte un espacio cómodo, fresco e inspirador. Si lo piensas detenidamente, es una manera de cuidarte de ti, no solo a nivel físico sino también psicológico ya que un entorno agradable, creativo y saludable puede inspirarte, animarte cuando más lo necesites y, por lo tanto, mejorar la calidad de tu trabajo. ¿Sabes cómo puedes llevarte tu oficina al siguiente nivel?

 

Aprovecha la luz natural todo lo que puedas

Necesitamos luz solar directa e indirecta para mantener la salud física y mental, así como para una productividad sin estrés. El sol ayuda a producir vitamina D, melatonina y serotonina, además de que la luz solar brillante ayuda a sentirnos más alerta.

Un mejor estado de ánimo y una menor ansiedad se traducen en un trabajo más productivo. Así que procura situar tu espacio de trabajo en casa en una zona con ventanas que permitan la entrada de la luz natural. En la medida de lo posible prescinde de cortinas para facilitar su paso. Además, ver el exterior evitará la sensación de aislamiento que en ocasiones puede producir el teletrabajo.

Respecto a la iluminación artificial, valora aquellos puntos de luz con los que estás trabajando. Si además la luz natural de tu casa es insuficiente, puedes probar bombillas de luz inteligentes que puedes programar para imitar los ciclos de la luz natural del día. Hay evidencias de que la iluminación circadiana puede ayudar a las personas a estar más concentradas y tranquilas con lo que trabajarás en mejores condiciones anímicas.

 

Protege tu espalda

Es realmente complicado ser productivo y sentirse inspirado cuando no se está cómodo. La silla de trabajo es una parte muy importante de este punto. Aunque puedes comprar una silla de oficina ergonómica, hay otras soluciones más a mano para darle a tu asiento un poco de apoyo adicional. Un cojín de espuma diseñado para soporte lumbar puede ser realmente cómodo y protegerá tu espalda de fastidiosas molestias.

 

Levanta la pantalla del ordenador

Doblar continuamente el cuello para mirar la pantalla genera mucha tensión en la parte superior de la columna, arriesgándote a sufrir tensión, dolor y molestias en el futuro. En su lugar, debe apuntar a que los ojos estén más o menos al nivel del borde superior del monitor.

Si ya tienes un ordenador de sobremesa o un monitor externo, levantarlo es fácil puesto que puedes colocarlo sobre una caja o una pila de libros para levantarlo a un nivel cómodo. Sin embargo, si usa una computadora portátil, puede ser un poco más complicado. Puedes utilizar un soporte con ventilador, pero no mucho más alto porque no te interesa para nada sustituir el dolor de cuello por el de muñeca.

 

Vigila la calidad de tus videollamadas

En un mundo donde prima lo remoto, la forma en que se percibe a través de la pantalla importa mucho. Y no nos referimos tanto a temas de cuidado personal sino a la calidad de la imagen. Asegúrate que el resto del equipo te ve y escucha con la mejor calidad posible.

Comienza con las imágenes. Asegúrate de estar frente a una fuente de luz cuando inicies sesión, ya sea una ventana brillante o una lámpara interior suave y difusa. En cuanto al sonido, no te limites a los altavoces del ordenador, hazte con unos auriculares con micrófono para que tu voz se perciba alta y clara.

 

Un entorno organizado provoca menos distracciones

Un lugar de trabajo desordenado y caótico frena tu productividad. Eso no quiere decir que estés continuamente ordenándolo. Lo mejor es que establezcas algunos sistemas organizativos simples que hagan tu vida más fácil. Por ejemplo, asigna lugares específicos para el material de escritorio o las carpetas con documentos.

Los cables desordenados son también otro elemento bastante incómodo y que incita a la distracción visual. Encuentra el sistema para mantenerlos en orden.

 

Cuida la decoración

Las oficinas, sean en casa o no, son mucho más agradables cuando son bonitas y están bien diseñadas así que ¿por qué no darle tu estilo personal? Evidentemente, trabajar en un espacio decorado a tu gusto y en el que se refleje tu personalidad te ayudará a concentrarte y trabajar más feliz. Eso sí, ten presente que en cierto modo estás trabajando así que ten en cuenta qué tipo de decoraciones quedan a tu espalda para evitar situaciones incómodas cuando tengas que atender videollamadas o asistir a reuniones virtuales.

La música puede ayudarte a crear ambiente. Quizá no sea el momento para ponerte música de baile, heavy metal o sonidos latinos, pero en Spotify o YouTube encontrarás listas de reproducción especialmente pensadas para trabajar activo, alegre y concentrado.

También puedes utilizar la psicología del color para decorar esa estancia. Como sabes, el azul es un color que ayuda a relajarse, mientras que el rojo provoca todo lo contrario pero a la vez transmite mucha energía y despierta la creatividad.

 

La importante presencia de la naturaleza

El teletrabajo puede resultar en ocasiones algo solitario. Si no puedes ir a la naturaleza, que la naturaleza vaya a ti. Decorar con alguna planta te ayudará a resintonizar con la naturaleza, contribuyendo a que te sientas menos estresado. ¿Sabes que la exposición a elementos naturales mientras se trabaja está asociada a un mejor estado de ánimo y una mayor satisfacción laboral?

Te mereces un espacio de trabajo en el que realmente te sientas cómodo. Con algunas soluciones simples y un poco de creatividad, puedes crear una oficina en casa que saque lo mejor de ti, traduciéndose en un trabajo de mayor calidad.

post blog bienestar

 


Comparte este artículo