5 Pasos para aplicar Agile en tu departamento de RRHH

Los actuales procesos de reclutamiento y de gestión del talento comienzan a saborear las ventajas que les otorga la inclusión de las metodologías ágiles en sus diferentes tareas.

Las metodologías ágiles parte del Manifiesto Agile (creado, inicialmente, por diferentes empresas del ámbito de la programación para optimizar su rendimiento) del que se pueden identificar una serie de premisas muy claras y precisas:

  • Priorización de individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.
  • Software de trabajo sobre documentación.
  • Colaboración con el cliente (usuario, candidato…) en todo el proceso.
  • Flexibilidad y adaptabilidad frente a los cambios.

Así pues, podemos definir los procesos de trabajo Agile como una metodología de desarrollo de carácter iterativo (cíclico, que se repite) donde se tiene especial valoración la comunicación y la retroalimentación, con una gran facilidad para adaptarse a los cambios y produciendo resultados finales satisfactorios.

post-5-pasos-metodologia-agile-rrhh-min

Relacionados:

En un principio, Agile se introdujo dentro del contexto de trabajo y proyectos del software y programación, pero su gran eficacia y sencillez de implantación lo han llevado  a ser un recurso estratégico en otras áreas, como las de Recursos Humanos.

Agile en Recursos Humanos

Como cualquier metodología de trabajo nueva, Agile debe ser comprendida y aceptada por todas las partes interesadas. El trabajo en equipo y la fijación de objetivos comunes son una parte clave para que Agile funcione satisfactoriamente.

Por ello es muy importante que antes de comenzar con un proceso de implementación de las metodologías ágiles, todo el mundo esté involucrado y abierto a los cambios.

Llegados a este punto, podemos enumerar 5 pasos fundamentales para desarrollar estas técnicas de manera satisfactoria en los departamentos de Recursos Humanos.

Modelos de gestión Eficaces

Las propias características de Agile requieren, para  una mayor eficacia, el uso de determinados y nuevos modelos de gestión que optimizan y refuercen los procesos incluidos en dicha metodología.

Una muy buena opción es el SAFE (Scaled Agile Framework Enterprise) un marco de trabajo que proporciona a las empresas una base de conocimientos, principios y prácticas probadas e integradas para respaldar la agilidad empresarial.

A través de un modelo de gestión vinculado a Agile, la gestión y seguimiento del mismo es más natural, organizado y eficaz.

1. Mejor experiencia del empleado y/o candidato

Dentro de los departamentos de Recursos Humanos, Agile facilita una experiencia de la otra parte satisfactoria. La comunicación y la transparencia son motores indispensables para lograr este objetivo.

2. Evaluación del Talento

La flexibilidad que requieren las metodologías ágiles hacen que las empresas estén abiertas a nuevas formas de trabajo e innovaciones beneficiosas para su rendimiento. Para ello un control periódico del talento, habilidades y capacidades resulta fundamental para poseer equipos de trabajo preparados y motivados para los futuros retos.

3. Comunicación en base a feedback

Sin duda alguna, si por algo destaca Agile es por su capacidad de abrir y dar valor a la comunicación y al continuo feedback. Las sesiones diarias para dar voz a la opinión y experiencia de cada usuario son un dogma irrenunciable para las metodologías ágiles.

Este feedback recorre un camino bidireccional muy beneficioso para ambas partes involucradas en los diferentes procesos de negocio.

4. Implementación de Procesos Flexibles

Agile intenta alejarse de todos aquellos procesos que se conviertan en un obstáculo para un mejor rendimiento. La flexibilidad es una de las grandes cualidades de este método, por lo tanto se ha de llevar los esfuerzos hacia la creación o modificación de  tareas o procesos menos tediosos y repetitivos.

Este hecho no solo facilita unos óptimos resultados, además ayuda a una mejor adaptación del entorno de trabajo hacia estas nuevas estrategias de trabajo Agile.

Características básicas de Agile

¡Agile funciona! Las singulares cualidades que presenta son las máximas responsables de su probada eficacia. Entre todas ellas podemos destacar las siguientes:

  • Capacidad Iterativa. Los procesos de trabajo se realizan en partes, una vez finalizada cada parte se incrementa su valor hasta logra el objetivo final. Se trata de una estrategia de trabajo incremental de muy fácil implementación.
  • Comunicación eficiente. La comunicación es básica en todo proyecto Agile. Se tiende a dar una mayor importancia a la comunicación cara a cara con el fin de lograr obtener la mayor comprensión del mensaje y el beneficioso feedback.
  • Resultados tangibles. Agile proporciona resultados tangibles después de cada “iteración”, esto quiere decir que finalizada cada tarea se ha de obtener un resultado necesario que dará vida a la próxima iteración.

Las tareas vinculadas a la captación de talento y la gestión de los Recursos Humanos se adaptan como un guante a Agile, generando nuevos contextos de trabajo que ofrecen distintas alternativas y unos resultados eficaces, alineando a los departamentos RRHH mediante un modelo de colaboración y toma de decisiones más real y productivo.

Agile es una estrategia orientada al área de Recursos Humanos, caracterizada por ser cíclica. Busca tener modelos de gestión que sean eficaces en la empresa, creando procesos flexibles, mejorando las experiencias vividas por el candidato o empleado, gestionando el talento que reside en la empresa, dando una vital importancia al feedback y mejorando la comunicación. Es un realidad que las empresas están implantando esta estrategia en sus procesos. Si quieres saber más sobre esta técnica de innovación en Recursos Humanos, ponte en contacto con nosotros.

Contáctanos!

 


Comparte este artículo