Cuál es la diferencia entre eficacia y eficiencia en una empresa

¿Cuál es la clave del éxito de una empresa? Posiblemente esta sea la pregunta estrella a responder por parte de millones de emprendedores de todo el mundo.

Contáctanos!

El éxito de una empresa se basa, entre otros muchos factores, en el rendimiento de la misma. El rendimiento empresarial es una combinación de los aspectos financieros y no financieros de una empresa.

RELACIONADOS:

El rendimiento es un concepto muy amplio dentro de los procesos de negocio de una compañía, diversos conceptos se unen entre sí para calibrar el valor de este valor  tan importante.

Entre estos conceptos, aparecen  de un modo directo los términos de Eficacia y Eficiencia como una parte importante para moldear el rendimiento de una empresa.

Dos palabras que son tendencia dentro del ámbito de la estrategia empresarial, puntos básicos para trazar tomas de decisiones y metodologías de trabajo.

Eficacia y eficiencia son conceptos que, en el mundo empresarial, tienen una importancia considerable y la confusión que se tiene sobre sus significados puede afectar incluso la falta de resultados en nuestra empresa

Pero… ¿Son eficacia y eficiencia lo mismo? Es decir ¿poseen el mismo significado? Te ayudamos a conocer cuáles son estos conceptos y sus importantes diferencias dentro del mundo de las compañías.

¿Qué es la eficacia?

La eficacia es un término que define la consecución de objetivos y metas definidos en un tiempo señalado. Con eficacia  se subraya el hecho de que el empleado, empresa, etc… hace las cosas estipuladas en el tiempo establecido.

La eficacia suena bien en cualquier área, pero en el ámbito empresarial a veces la eficacia no es suficiente y es donde  empiezan  a jugar un papel importante los pequeños detalles.

Es aquí donde la eficacia comienza desviarse de lo que significa el concepto eficiencia, y se desprenden las grandes diferencias entre ambos.

Cómo calcular la eficacia

La monitorización y medición de diferentes indicadores es una tarea básica para saber hacia qué dirección se dirige el rendimiento de una empresa.

De este modo, la eficacia puede calcularse del siguiente modo:

Eficacia=(Resultado alcanzado*100)/(Resultado previsto)

¿Qué es la eficiencia?

Con eficiencia tenemos el concepto de hacer las cosas bien pero del modo más óptimo. Y ¿Qué quiere decir del modo más óptimo?

El denominado “modo más óptimo” se refiere al cumplir los objetivos establecidos, utilizando el menor número de recursos posibles.

Aquí reside la principal y gran diferencia entre Eficacia y Efectividad. Probablemente en otros ámbitos dicha diferencia no sea del todo visible, pero si giramos la mirada al entorno empresarial esa diferencia puede marcar los resultados finales de una compañía.

Obviamente, en una empresa, producir con el menor gasto posible de recursos es una ventaja competitiva enorme. Por ello una empresa de gran eficiencia es mucho más rentable que una empresa eficaz.

Cómo calcular la eficiencia

A través de su fórmula para medir la eficiencia, también es posible observar ciertas diferencias con el cálculo de la Eficacia:

Eficiencia= ((Resultado alcanzado/costo real)*Tiempo invertido)/((Resultado previsto/costo previsto) *Tiempo previsto)

En este caso, las variables tiempo y recursos definen perfectamente el concepto de Eficiencia,  a diferencia de la Eficacia que tan solo se ocupa de los resultados a obtener.

Diferencias principales

Aunque pueda parecer algo extraño, Eficacia y Eficiencia van de la mano, pues sin eficacia nunca puede haber eficiencia.

En los dos términos la consecución de los objetivos o metas se dan por hecho, pero el  modo y forma en conseguirlo es en lo que se diferencia.

La eficacia difiere de la eficiencia en el sentido que la eficiencia hace referencia a la mejor utilización de los recursos, en tanto, la eficacia hace referencia en la capacidad para alcanzar un objetivo sin importar si se le ha dado el mejor uso a los recursos.

Ejemplos de las diferencias entre eficacia y eficiencia

Para entender la fina diferencia entre la eficiencia y la eficacia, vamos a poner un ejemplo sencillo.

Debemos de enviar un email de un nuevo servicio que hemos incluido en nuestra empresa, y queremos que lo conozcan nuestros suscriptores.

Imaginemos que tenemos 100 suscriptores, elaboramos un email genérico que sirva para enviar a todos. Un 2% muestran interés en la información que le proporcionamos en el email lo que significa que 2 suscriptores han mostrado interés.

Ahora, vamos a imaginar que, en vez de crear un email genérico para enviárselo a todo el mundo, analizamos cuales son s suscriptores que, por la información que barajamos de ellos, tienen más posibilidades de que les interese este nuevo servicio. Seleccionamos a 10 de los 100, y hacemos un email ad hoc para cada uno de ellos. Con esto conseguimos que el 30% de ellos muestren interés, es decir, 3 suscriptores.

En el segundo caso hemos conseguido mejor feedback, hasta un 50% más, que si lo extrapolamos a una base de datos muy alta, puede significar mucho más interés.

¿Qué sería eficiencia y qué eficacia? En el primer caso estaríamos hablando de la eficacia, y en el segundo caso eficiencia.

 

Cómo mejorar la eficacia y eficiencia de los empleados

El capital humano es uno de los recursos más importantes de una empresa, mejorar su eficacia y eficiencia es vital para mejorar el rendimiento final de una empresa.

Mejorar la eficacia y eficiencia debe ser una tarea que se canalice de niveles superiores a inferiores. Los líderes de empresa deben de marcar una metodología de trabajo y  cultura empresarial basada en diferentes conceptos que ayuden a definir el mejor modo de hacer las cosas.

Entre algunos factores, estos son  innegociables:

  • Establecer metas  y objetivos claros. Alejarse de las vaguedades a la hora de establecer las estrategias y objetivos de trabajo.
  • Desarrollar las habilidades de los empleados. La formación continua es una tarea importante para mejorar las habilidades y ,por tanto, la eficiencia de los empleados.
  • Crear equipos de trabajo óptimos. Crear equipos de trabajo equilibrados donde las habilidades se combinan de un modo eficiente para desarrollar el trabajo.
  • Fomentar, motivar y recompensar. Cultivar un sentido de satisfacción para motivar a los empleados es un recurso eficaz. Al motivar a los empleados para que trabajen más duro recibiendo recompensas a cambio, la productividad y eficiencia aumentan.
  • Feedback. Aumentar la eficiencia de los empleados no se trata solo de lo que pueden hacer mejor, parte de la responsabilidad también recae en los líderes. Pedir feedback no solo brindará formas claras e inmediatas de ayudar a los empleados a mejorar, sino que también fomenta una cultura de diálogo abierto que permitirá un desarrollo continuo a lo largo del tiempo.

La eficacia y eficiencia de una empresa es cosa de todos, es responsabilidad de los niveles superiores de crear el ambiente y metodología de trabajo adecuado para que se dé el escenario ideal para fomentar la eficacia y efectividad de los procesos de negocio de la empresa.

Contáctanos!


Comparte este artículo