5 consejos para gestionar tus gastos como autónomo

Podríamos decirte que uno de tus grandes objetivos como autónomo es la gestión de tus gastos… pero realmente tu más importante reto es sobrevivir. A partir de este fundamento, el control y gestión de tus gastos será una pieza fundamental para caminar con paso firme en tu carrera profesional freelance.

Relacionados: 

Como autónomo todo depende de ti y cada detalle está bajo tu responsabilidad. Antes de comenzar a enumerar cinco consejos que pueden ayudarte a gestionar tus gastos, es necesario marcar ciertas características relacionadas con el gasto en los autónomos… ¡Y que muchos desconocen!:

  • IVA e IRPF son dos gastos innegociables que el “sistema” te cobrará sin preguntarte. Si no pagas sufrirás la pertinente sanción o recargo. Por lo tanto, no todo el dinero que tienes en tu cuenta es “tuyo”, la cuota mensual de autónomo y los trimestrales de IVA ya son conceptos que serán parte de tu cuenta de gastos.
  • No todos los gastos propios de tu actividad comercial se pueden desgravar en favor de una reducción del Trimestral o en la declaración final de la Renta. Hacienda está muy encima sobre la relación de gastos deducibles, por lo tanto no te la puedes jugar.

Bien, teniendo en cuenta que hay dos gastos fijos (aunque no ingreses nada), uno mensual y otro cada tres meses), la gestión del gasto y de tu dinero, en general, ya está sometido  a un ejercicio de stress que debe ser bien administrado.

A continuación, vamos a comentarte unos consejos prácticos que te facilitarán una mejor organización y optimización de tu gasto.

consejos-gestionar-gastos-autonomo

Nota: Acogerse a la Tarifa Plana de Autónomos (para nuevos autónomos) es la primera acción que debes realizar par minimizar el gasto en los inicios de tu actividad profesional.

Consejos para la gestión del gasto  como autónomo

1. Previsión de gastos mensual

¿Cuánto gastas al mes? En otras palabras ¿Qué parte de tu dinero se destina a gastos? Para una correcta gestión del gasto es necesario cuantificar y prever todo el gasto mensual.

Cuando decimos “todo” nos referimos exactamente a eso: todo. Comenzando desde el IVA e IRPF hasta el gasto en suministros, servicios, compras… Recuerda que cada tres meses te llegará el trimestral y la diferencia en el gasto puede variar de manera sustancial.

Teniendo presente una cifra estimada del gasto cada mes, sabrás tener una idea de cómo va tu tesorería y tomar decisiones antes de que sea demasiado tarde.

2. Pide facturas de… ¡Todo!

Una de las cuestiones, de las muchas que causan controversia en los autónomos, es que no se tiene una idea real de que gastos se pueden deducir o no. Por ello, una buena práctica es pedir facturas de todo lo que compres, es un trámite rápido y sencillo que no te implica nada pero te puede aportar mucho.

Más tarde, a la hora de realizar la declaración de la renta o el Trimestral, puedes consultar a Hacienda o a un asesor, que gastos son motivo de deducción y cuáles no ¡Igual te llevas una sorpresa!

3. Registra todas tus facturas

Como autónomo, si no lo sabes ahora te lo decimos, debes de registrar toda tu contabilidad y libros asociados a ella. Ya sea en papel, Excel… (Mejor en un software especializado) todo tiene que estar registrado.

No solo para una mayor organización de tus cuentas, es primordial por si en alguna ocasión eres “víctima” de una inspección de Hacienda y has de verificar todos tus ingresos y gastos, además realmente esto te ahorrará tiempo y dinero cuando quieras buscar cualquier registro que necesites.

4. Organiza y determina los días de cobro

Un buen control de gasto  necesita de una fuente de ingresos puntual y continua ¡Vale! Sabemos que no siempre se cobra el día que uno quiere, pero hasta en estos casos es necesario desarrollar una planificación organizativa, para tener una idea clara de cuando los ingresos van a llegar.

5. Facturación vs beneficios

No todo lo que factures es determinado como beneficio. Digamos que el beneficio es lo que te queda de acometer todos tus gastos.

Son muchos los costes asociados a una actividad comercial, por muy sencilla que sea: retenciones de IVA, IRPF, Trimestrales, gastos vinculados a tu actividad comercial… todo resta, has de tenerlo muy en cuenta.

Por ejemplo, si en un mes (con trimestral) facturas 1200€, puedes restarle (cantidades aproximadas): Cuota de autónomo -280, -300 Trimestral, -150 compras… 1200€- 730€= 470€… ¡No todo lo que reluce es oro!

El panorama del autónomo es muy duro, y para no dejarse sobrepasar es necesario poseer una rutina controlada y analítica del gasto, capaz de moldear una metodología de trabajo previsora y permeable a la fluctuación de gasto e ingresos  de cada mes.

En conclusión, como ya sabes, hoy en día el tiempo es oro, por eso es tan necesario llevar la gestión de los gastos al día, porque realmente es un trabajo muy arduo, que no deberías ir acumulando si no quieres llevarte un buen susto cualquier día. Además, insisto en que llevar un control diario de tu contabilidad te ayudará a hacer mejores previsiones, saber tu situación actual y a tomar mejores decisiones en general. Ya lo decían nuestros padres: ¡No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy!.

Si necesitas más información útil que te ayude a gestionar los gastos de tu empresa o más consejos para ser un exitoso autónomo, no dudes en contactar con nosotros.

Contáctanos!

 


Comparte este artículo