Ratio de Liquidez. Qué es y cómo calcularlo

La gestión de una empresa requiere tener en consideración determinados conceptos y cálculos para poder prevenir y ser efectivo en los resultados finales.

Contáctanos!

El control y previsión de la economía es fundamental para conocer el devenir de la empresa a corto y medio plazo.

No es algo fácil de entender, pero vamos a centrarnos en un concepto básico para la gestión economía y balance de una compañía: el ratio de liquidez.

RELACIONADOS:

¿Qué es el ratio de liquidez? ¿Por qué es tan importante? Veamos con un poco más en detalle este concepto.

Qué es el ratio de liquidez

Para desarrollar un análisis financiero óptimo de una empresa es necesario utilizar determinadas herramientas y cálculos de tipo económico.

Los ratios financieros son uno de los índices más importantes que ofrecen información de gran valor y facilitan la toma de decisiones finales.

De forma general, un ratio financiero es un término económico que mantiene una relación entre dos variables, y permiten prevenir y disponer de información de gran valor.

Dentro de los ratios financieros tenemos el ratio de liquidez. Este se define  como aquel índice que permite medir el grado de solvencia de una empresa, a corto, medio y largo plazo. Es decir, miden la capacidad que tiene la compañía de pagar sus deudas al vencimiento. 

También sirven para analizar tendencias y poder desarrollar tomas de decisiones y estrategias en el momento adecuado.

 

Tipos de ratio de liquidez

Como ya hemos comentado, el ratio de liquidez es uno de los indicadores claves que todo balance de una empresa debe de trabajar y conocer para tener una idea real de la tesorería de la empresa.

Dentro de los ratios de liquidez, podemos encontrarnos varios tipos de ratio de liquidez:

Ratio de Liquidez General

Este tipo de ratio ayuda a calcular la proporción de deudas a corto plazo que una empresa puede cubrir con sus activos.

La fórmula para calcular su valor es la siguiente:

Liquidez general = Activo Corriente / Pasivo Corriente

Ratio de Prueba Ácida

El  Ratio de prueba ácida es una de las medidas más interesantes y con más detalles. Calcula la capacidad que tiene una empresa para afrontar sus deudas a corto con elementos de activo, puesto que resta de estos elementos los que forman parte del inventario.

La fórmula para calcular este índice:

Prueba ácida = (Activo Corriente – Inventario) / Pasivo Corriente

Ratio de Prueba Defensiva

A través de este ratio es posible conocer la capacidad de una compañía de operar a corto plazo con sus activos más líquidos, sin recurrir a sus flujos de venta.

Prueba defensiva = (Caja y Bancos / Pasivo Corriente) *100

Ratio de Capital de Trabajo

Con este tipo de ratio financiero se muestra lo que una empresa dispone tras pagar sus deudas inmediatas.

En otras palabras, lo que posee la empresa al final para poder operar.

Capital de trabajo = Activo Corriente – Pasivo Corriente

Ratios de liquidez de las cuentas por cobrar

Permite conocer el tiempo promedio en el cual las cuentas que todavía no se cobran pueden convertirse en dinero en efectivo.

Pueden utilizarse dos tipos de fórmulas:

Periodo promedio de cobro = (Cuentas por cobrar * días del año) / Ventas anuales en cuenta corriente

Rotación de cuentas por cobrar = Ventas anuales en cuenta corriente / Cuentas por cobrar

 

Cómo calcular el ratio de liquidez e interpretación

Como ya hemos contado anteriormente, el ratio de liquidez pone de manifiesto la capacidad de una empresa de hacer frente a sus deudas, sobre todo a corto plazo.

Sirve para saber si la empresa tiene los recursos necesarios para afrontar las obligaciones más inmediatas.

Para un mejor entendimiento, es necesario tener en cuenta dos conceptos muy importantes:

  • Activo corriente. Son los bienes y derechos que son líquidos  como el dinero en caja o en bancos, o se pueden hacer líquidos fácilmente.
  • Pasivo corriente. Son todas las deudas que vencen a corto plazo (menos de un año).

Para el cálculo del Ratio de liquidez se emplea la siguiente fórmula:

Ratio de liquidez  =   Activo Corriente / Pasivo Corriente

Una vez calculado el Ratio de Liquidez, nos va a indicar cuántos euros tiene la empresa en bienes y derechos del activo corriente  por cada euro que tiene de deuda a corto plazo.

 

Ejemplo de Ratio de Liquidez

Si una empresa ofrece un ratio de liquidez de 2,40, esto significa que la entidad cuenta en su activo corriente con 2,40 euros por cada euro que tiene de deuda.

Por lo general, un dato óptimo de ratio de liquidez está en torno a un valor de 1,50.

Por último indicar que los valores óptimos de ratio de liquidez pueden ser muy diferente de una empresa a  otra. Pues depende mucho de la composición del activo.

Para alcanzar un ratio de liquidez óptimo es posible desarrollar una serie de estrategias:

  • Invertir el exceso de recursos disponibles en activos fijos o en inversiones financieras a largo plazo.
  • Cancelar deuda con vencimiento superior a un año.
  • Repartir dividendos o devolver aportaciones realizadas por los socios.

Calcular el ratio de liquidez ayudará y fortalecerá el músculo económico de la empresa, además de adelantarse a los posibles y futuros  problemas económicos.

Contáctanos!


Comparte este artículo