¿Cómo es la nueva normalidad en los restaurantes?

España dijo adiós al estado de alarma el pasado 21 de junio, a excepción de Galicia que lo hizo el 15 y algunas comarcas oscenses que, tras detectarse un brote de coronavirus en una explotación hortofrutícola, han regresado a una situación con restricciones en sus desplazamientos similares a la fase 2.

Esto es la prueba fehaciente de que una vez superada la desescalada no hay que bajar la guardia y es preciso continuar vigilando las medidas de seguridad indicadas por las autoridades, además de prudencia y responsabilidad individual.

 

En manos de las Comunidades Autónomas

Las comunidades autónomas, que cuentan ahora con la potestad de regular las medidas de prevención y contención, coinciden plenamente en las medidas sanitarias e higiénicas que han que tener con el fin de evitar el contagio por coronavirus entre los trabajadores y los futuros clientes.

En líneas generales se establecen aforos del 75% para bares y restaurantes y se restringe la asistencia a locales de ocio nocturno. A fin de evitar confusiones, consulta las medidas establecidas por la administración regional de tu lugar de residencia.

 

¿Cuáles son las pautas básicas?

En el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 30 de mayo se recogen las bases de la vuelta a la normalidad con los hábitos a mantener que, de modo general, se resumen en:

  • Evitar aglomeraciones.
  • Asegurar la distancia interpersonal de 1,5 m. Esta medida será la que condicione el aforo tanto en barras, como en salones y terrazas.
  • Disponer de geles hidroalcohólicos para los clientes, que a ser posible deben estar localizados en la entrada del local.
  • La mascarilla está indicada tanto en el interior como el exterior, siempre y cuando no sea posible mantener la distancia social estipulada. Se exceptúa a los menores de 6 años y a los que padezcan alguna enfermedad o dificultad respiratoria que se pueda ver agravada por utilizarla.
  • El personal trabajador que realice el servicio en mesa y en barra deberá procurar la distancia de seguridad con el cliente y aplicar los procedimientos de higiene y prevención necesarios. En cualquier caso, el uso de mascarilla será obligatorio para el personal en su atención al público.
  • Insistir en las medidas de limpieza, ventilación periódica y desinfección con los productos pertinentes.
  • Desechar de forma segura los materiales empleados y los equipos de protección utilizados en las labores de limpieza.
  • La mantelería debe ser de un solo uso. En caso contrario, debe evitarse su utilización por parte de distintos clientes y recurrir a materiales y soluciones que faciliten su cambio entre servicios. Los textiles deben lavarse en ciclos de entre 60 a 90 grados centígrados.
  • Entre servicios habrá que limpiar y desinfectar las mesas.
  • Desaparecen las tradicionales cartas en beneficio de pizarras, carteles o dispositivos electrónicos propios.
  • Se eliminan productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras o saleros. A partir de ahora se priorizan los envases desechables de un solo uso.
  • Se recomienda el pago con tarjeta de crédito o con otros dispositivos antes que en efectivo. Después de cada uso el datáfono debe ser limpiado. 
  • Si algún trabajador presenta síntomas se avisará inmediatamente a los servicios sanitarios. De igual forma, no deben ir a trabajar los contagiados o quienes hayan tenido contacto estrecho con estos.

 

¿Y si te lo llevas a casa?

La comida para llevar, tanto en su versión take away (recoger en el establecimiento) como en delivery (servicio a domicilio) ha sido una de las grandes protagonistas durante este confinamiento. Gourmetadomicilio.es se ha convertido en el gran aliado del trabajador, tanto en casa como en la oficina.

En el caso de los establecimientos que ofrezcan estos servicios, deben garantizar que en las zonas de trabajo se cumpla lo dispuesto en el sistema de APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos) actualizado al contexto Covid-19.

En la cocina se recomienda separar las zonas de los distintos trabajadores mediante marcas en el suelo o medidas similares. Además, antes de empezar cada servicio se debe realizar una desinfección general de las superficies de trabajo. Existirán dosificadores de jabón desinfectante al lado del lavamanos y para secarse se utilizará papel que deberá desecharse a un cubo de basura con tapa de accionamiento no manual.

Al finalizar la jornada, se realizará la limpieza de utensilios y equipos de trabajo con los productos recomendados.

 

El momento de la entrega

Lo ideal sería que la persona que quisiera utilizar este servicio solicitara con anterioridad su pedido. De este modo, la cocina se ajusta y el restaurante puede ofrecer el plato en el mejor tiempo y forma posible. Bien sea mediante una aplicación o con una llamada telefónica, el pedido por adelantado incrementa notablemente la rapidez y comodidad de ambas partes.

A pesar de que este servicio esté pensado para que se consuma fuera de un local, es importante cuidar la presentación. Que esté caliente, que vaya acompañado de las salsas correspondientes, que incorpore cubiertos o servilletas (indispensable para la oficina). Todos son detalles que harán crecer el nivel de satisfacción del usuario.

El establecimiento que ofrezca el servicio take away también tiene que contar con un espacio habilitado y señalizado para la recogida de los pedidos donde se realizará el intercambio y pago en su caso (preferiblemente con medios de pago electrónicos).

Ante todo se debe garantizar la distancia de seguridad, por lo que se recomienda optar por la señalización adecuada a través de marcas visibles en el suelo o similares o bien con la habilitación de pantallas protectoras o metacrilatos.

banner+


Comparte este artículo