La forma más provechosa de desplazarse al trabajo

Cada mañana Juan se sube al autobús que le lleva al trabajo. El tiempo que tarda en llegar al trabajo, lo va aprovechando para revisar los primeros correos de la mañana y organizar alguna tarea prioritaria. Aún así no puede evitar mirar por la ventana y perderse entre las colas kilométricas de coches que llenan los accesos a su ciudad. Y es que España es el décimo país con mayor congestión de vehículos de Europa.


Y no puede dejar de recordar el artículo que leyó hace unos días en una revista, justo a esas horas de la mañana en las que se encuentra, cuando va a trabajar, sobre el caos circulatorio de las grandes ciudades en el que habiendo participado más de 22.000 encuestados en cien países, una de las conclusiones más importantes era que el 35 por ciento de los españoles emplea más de una hora en sus desplazamientos diarios.

Y como Juan, muchas personas ocupan el tiempo de estos desplazamientos con sus dispositivos electrónicos haciendo que esta actividad que nos lleva bastante tiempo al día se convierta en una especie de tercer lugar de trabajo gracias a ellos. Así, un 61% hace llamadas telefónicas, un 25% revisa documentos y un 31% se pone al día leyendo algún periódico o portal de noticias.

Pero no solo este es el desplazamiento que Juan tiene este día. A media mañana tiene una reunión con un cliente fuera de la oficina, por lo que también aprovechará el trayecto para leer su correo, meterse en en la web del cliente y preparar una reunión a la que llegará relajado.

Viendo este panorama es lógico que cada vez más personas elijan llegar a su puesto de trabajo en transporte público. Es el caso de Juan que sabe que de esta manera se evitará la pérdida de tiempo buscando aparcamiento. Además se ahorrará un dinero gracias a la exención fiscal de IRPF de la Tarjeta Transporte que le permite comprar su bono más barato. Un secreto, con ese dinero ahorrado Juan ha pasado por la juguetería y lleva un par de paquetes a sus hijos. Y sabe que llegará a tiempo para dárselos y jugar con ellos.  

 

Fuente: www.rrhhdigital.com

Foto: www.ecoclimatico.com


Comparte este artículo