Vivencia ganancial: ¿Qué gastos son deducibles si trabajas desde casa?

Cuando se trata de emprender, muchos se decantan por comenzar desde casa, con el objetivo de ahorrarse los gastos de alquiler de una oficina, desplazamientos, tiempo y gastos innecesarios.

La búsqueda de gastos que sean deducibles para un mejor equilibrio en el IRPF o gastos trimestrales es una de las tediosas tareas que se suman a la difícil situación del autónomo.

Relacionados:

A día de hoy cada vez más autónomos trabajan desde casa, pero ejerciendo desde nuestra propia vivienda ¿qué es lo que podremos deducir?

Comencemos por el principio…

¿Qué son los gastos deducibles?

Son aquellos gastos vinculados a la actividad profesional del autónomo y como tal pueden deducirse tanto en los gastos trimestrales como en la declaración del IRPF.

Sin embargo, el tema a tratar en este artículo son concretamente los gastos deducibles que corresponden a aquellos profesionales autónomos que trabajan desde su casa. Esto es importante saberlo, pues un gran porcentaje utiliza su domicilio como lugar de trabajo y hasta hace muy poco no era posible deducirse casi ningún gasto… En la actualidad, sólo es posible deducirse aquellos que son gastos profesionales vinculados a la vivienda pero con ciertas restricciones.

Gastos deducibles si trabajas en casa

Para un autónomo en muchas ocasiones el alquiler o compra de una oficina es complicado y costoso, ya que conlleva un gran desembolso de dinero. Por lo que, trabajar desde casa es la opción más rentable para su negocio.

Hay que que tener en cuenta, dos elementos:

1. Suministros

Como normal general, desde el 1 de Enero de 2018, los autónomos que trabajan desde casa pueden deducir los gastos en suministros vinculados a la vivienda: telefonía, Internet, gas, agua, electricidad, comunidad…

Esta deducción presenta el siguiente cálculo: el 30% (no obstante se permite a los contribuyentes probar un porcentaje mayor) de la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad y su superficie total.

Ejemplo:

  • Vivienda de 80m2.
  • Proporción que afecta →  10m2/80m2 = 12,5%.
  • Deducción % →  30% x 12,5% = 3,75%
  • Gasto de suministros al año 1500€ →  1500€ x 3.75% = 56,25€ 

2. Parte deducible de la vivienda

No vale toda la vivienda. Solo la parte afectada susceptible de un aprovechamiento separado e independiente del resto.

Esto quiere decir que, el espacio debe ser el que se utiliza para el desarrollo de la actividad: habitación, despacho, salón…

Entonces, ¿qué gastos deducibles puedes aportar? Veamos las diferentes situaciones que pueden surgir:

Vivienda en Alquiler

¿Vives de alquiler? En teoría, de la cantidad mensual de alquiler puedes deducir la parte proporcional que corresponda al espacio donde se realiza dicha actividad empresarial: una habitación, un salón, etc…

Hay que tener en cuenta que en tu contrato de alquiler tiene que venir especificado que la vivienda va a tener un uso mixto y no solo como vivienda. Por lo general, en los contratos de alquiler viene restringido el uso del inmueble. Es un tema a negociar con el propietario.

En el caso de los alquileres, la situación es un poco anómala, pues los conceptos en las cuotas varían según el contrato, por ejemplo, los gatos de internet pueden venir incluidos o aportados por la persona alquilada.

Vivienda en propiedad

Con una vivienda en propiedad tendrás la posibilidad de deducir la parte proporcional de gastos como: comunidad, amortización del inmueble, los intereses de la hipoteca, el seguro del hogar y los impuestos como el IBI o los servicios de recogida de basura, según el cálculo ya comentado anteriormente.

Se debe indicar a Hacienda el número de metros cuadrados que se disponen para realizar la actividad profesional. Justificando esta afectación parcial es posible desarrollar los cálculos proporcionales a deducir.

Viviendas gananciales

Una vivienda ganancial es aquella cuya hipoteca es abonada por ambos cónyuges. En estos casos, solo se consideran elementos vinculados a la actividad económica aquellos que sean de la titularidad del autónomo o los bienes comunes de ambos cónyuges (en caso de matrimonio).

En el caso del cálculo de la afectación parcial de una vivienda ganancial para la deducción de determinados gastos, el profesional autónomo deberá de incluir el total metros cuadrados, aunque sea solo titular del 50%.

Puede parecer un lío, pero es el único modo de poder obtener algún tipo de gasto deducible.

Pero para que te animes un poco te ofrecemos una serie de gastos deducibles que podrás contabilizar si trabaja en casa:

  • Transporte. Gastos por desplazamiento para desarrollar la actividad profesional.
  • Sueldos y salarios.
  • Servicios profesionales independientes. Gastos relacionados con servicios como asesorías, abogados, notarios, etc…
  • Otros gastos: libros, suscripciones, publicidad…

La realidad es la que es, trabajar en casa como autónomo no permite poseer una serie de gastos deducibles de grandes importes. Si bien es cierto, que por lo menos es posible añadir ciertas cantidades que pueden equilibrar de manera positiva los balances trimestrales y la liquidación final de la declaración de la renta.

Si deseas ampliar la información como sacarle partido a tus proyectos siendo autónomo, ponte en contacto con nosotros.

Contáctanos!


Comparte este artículo