Gestiona el espacio de tu empresa para que sea más rentable

¿Has pensado alguna vez en que reorganizar los puestos de trabajo de tu empresa puede ayudarte a mejorar el rendimiento de tu capital humano y, por lo tanto, de tu empresa?

De acuerdo con un estudio realizado por la Harvard Business School y la empresa Cornerstone, la respuesta es sí. Este estudió analizó los datos de más de 2.000 empleados durante un período de dos años para concluir que, situar a los diferentes tipos de empleados de la manera correcta puede generar un incremento de hasta un 15% en la productividad de la empresa.

gestin-espacil-mejorar-productividad

Los resultados de este estudio son especialmente significativos para las empresas pequeñas, en las que la mejora de la productividad de su capital humano puede suponer un coste importante. Para este tipo de empresas, la correcta gestión del espacio puede suponer una mejora sin incurrir en costes.

Hay 3 aspectos a tener en cuenta antes de comenzar a reorganizar sillas.

1. Los diferentes tipos de empleados y su combinación

Existen 3 tipos de empleados. Los productivos, que completan las tareas rápidamente pero les falta calidad; los de calidad, cuyo trabajo goza de una excelente calidad pero sus tiempos son mayores, y los generalistas, que se encuentran en un punto intermedio entre los dos anteriores. Los polos opuestos se atraen y, según este estudio, la mejor combinación de empleados es aquella que sitúa al lado a diferentes tipos de trabajadores. No sitúes a todos tus trabajadores productivos juntos, combínalos con otros tipos de trabajadores para que se beneficien y se contagien de sus virtudes.

Los empleados productivos deberían ser emparejados con los empleados de calidad, mientras los empleados generalistas deberían ubicarse juntos. Esta configuración ha demostrado un incremento de un 13% en la productividad y un 17% en la eficiencia del equipo.

2. Los empleados tóxicos también se contagian

No solo se contagian los buenos hábitos, los menos buenos también. Por eso, es mejor que procures no juntar a tus empleados tóxicos ya que, según el estudio, si colaboran todos en el mismo entorno, aumentará en un 27% la probabilidad de que alguno sea despedido.

3. Reorganizar para producir más

Una vez que ya has identificados los tipos de contagios que pueden darse en tu organización, tanto positivos como negativos, es hora de empezar a gestionar la nueva distribución de empleados diseñando un nuevo plano con las nuevas ubicaciones de tus empleados.

La gestión del espacio es, en definitiva, el arte de ubicar físicamente a los empleados para aumentar su productividad y, por lo tanto, la rentabilidad de tu empresa. Y tú, ¿practicas la gestión del espacio?


Comparte este artículo