Cómo hacer más sana la jornada laboral

Que una vida saludable aumenta la productividad de los empleados y, por ende, repercute en los beneficios de la empresa, no es ninguna novedad. Cada vez son más las compañías que se suman a practicar el wellness corporativo e implantan culturas de vida sana.

jornada-laboral-saludable

La jornada laboral supone un tercio de nuestro día. Demasiadas horas sentados, o de pie; ambientes de trabajo poco iluminados o comidas mal planificadas delante de un ordenador son males demasiado comunes en las jornadas laborales de hoy en día. Por eso, es muy importante establecer unas pautas mínimas para mejorar, en la medida de lo posible, la calidad de nuestra jornada laboral.

Controlar la postura laboral. En los trabajos en los que estamos demasiadas horas sentados, los muebles deben promover una postura saludable (sillas con reposabrazos, respaldos flexibles, reposapiés).

Iluminación. Es otro de los factores clave a la hora de mejorar la productividad laboral. Una buena iluminación evita fatigas y dolores de cabeza y favorece la concentración.

Descanso. Parar a media mañana para desconectar nos ayudará a reactivar cuerpo y mente. Cambiar la postura y estirar los músculos cada cierto tiempo prevendrán numerosas dolencias de espalda, que suponen la causa más frecuente de absentismo laboral.

Alimentación sana. Comer de forma saludable nos ayuda a tener más energía y a afrontar las jornadas laborales con más vitalidad. Es muy importante seguir una dieta equilibrada y saludable también cuando se come fuera de casa.

Desplazamientos. Si tenemos un trabajo que nos obliga a estar mucho tiempo sentados, la mejor manera de activarnos es realizar los desplazamientos al trabajo caminando o en bicicleta. Usar el transporte público y bajarse una parada antes para finalizar el recorrido andando también es una excelente solución.


Comparte este artículo