Agile: Qué es y cómo ayuda a mejorar la productividad de tu compañía

¿Por qué todo el mundo habla de Agile? Probablemente te hayas percatado que este concepto comienza a asomar muy fuerte en las metodologías de trabajo o estrategias de negocio de las empresas actuales.

Agile, ágil en castellano, promueve un nuevo concepto de trabajo basado en la flexibilidad, adaptabilidad y las personas. La metodología ágil ofrece un escenario de trabajo mucho más eficiente, transparente y productivo ¿cómo es posible? ¡Te lo contamos todo!

post-Agile - qué es y cómo esta técnica mejora la efectividad de tu equipo

Relacionados:

¿Qué es Agile?

La historia de Agile es muy reciente, comienza en 2001, frente a una mesa, jefes y responsables de diversas empresas de software buscan nuevas y productivas formas de organizar los procesos productivos y crearon el denominado Manifiesto Agile.

Este manifiesto recoge todas aquellas prácticas óptimas para agilizar el proceso de desarrollo de software haciendo hincapié en tareas ineficientes, como documentación pesada, reuniones excesivas y rigidez en la metodología de trabajo.

De sus bases destacan los siguientes puntos como factores clave para sustentar esta metodología:

  • Las personas, la interacción de las mismas y la comunicación son cuestiones que están muy por encima de cualquier otro elemento.
  • Potencia y mejora el trabajo en equipo, utilizando habilidades específicas para cada caso.
  • La colaboración con las partes interesadas es un factor principal, buscando la máxima satisfacción del cliente, candidato, empleado, etc…
  • Integra un contexto de trabajo flexible y adaptable apto para los cambios.

Más características Agile

Agile no es solo una metodología o proceso que se puede implementar dentro de los supuestos actuales de una empresa, va más allá. Redefine el concepto o filosofía de una empresa creando las bases para la creación de un nuevo modelo de negocio que mejora el rendimiento y productividad.

Así pues, los procesos de negocio se moldean bajo las siguientes cualidades:

  • Procesos Iterativos. Los procesos de trabajo se realizan en ciclos o iteraciones hasta lograr el resultado deseado.
  • Sistema modular. Agile se presenta como un sistema capaz de descomponer una tarea completa en piezas manejables llamadas módulos. Repartiéndose el trabajo y favoreciendo la calidad del mismo.
  • Proceso incrementales. Al incluir procesos iterativos esto son de naturaleza incremental, cada incremento es independiente de los demás y, por último, todos ellos conforman la tarea y objetivo completo.
  • Colaborativo. Los procesos Agile son modulares, por lo tanto requieren de una buena comunicación e interacción entre los equipos de trabajo.
  • Adaptable. La capacidad de adaptación de los procesos ágiles permite una mayor permeabilidad a los cambios y a las nuevas necesidades que puedan surgir.

Es posible desarrollar Agile bajo diferentes metodologías específicas de trabajo. Veamos las más interesantes.

Metodologías de trabajo Agile

Una de las grandes ventajas de la integración Agile en los procesos de negocio de una empresa, es que puede administrarse y gestionarse bajo las directrices de metodologías efectivas. Estas son las más conocidas:

  • Scrum. Scrum se caracteriza por ciclos o etapas de trabajo, conocidos como sprints, y por la maximización del tiempo de las tareas. Se potencia la transparencia permitiendo que todos los miembros de un equipo formen parte de la tarea.
  • Kanban. Requiere comunicación y transparencia para que los miembros de un equipo puedan saber exactamente en qué etapa se encuentra la tarea a realizar.
  • Crystal. Destaca por gestionar  el talento y la forma en que los miembros del equipo interactúan para lograr los objetivos.

A pesar de ser metodologías diseñadas para desarrollo de software se adaptan para todo tipo de contextos de negocio.

Mejora de la productividad: Agile HR

Los departamentos de recursos humanos son claves para la mejora de la productividad de una organización. La metodología ágil en estos departamentos ha originado los Agile HR, mucho más dinámicos, precisos y beneficiosos.

Gracias a  un reclutamiento “ágil” se aprende durante el proceso, se estimulan las mejoras y fomenta la colaboración de las partes interesadas.

La gestión del talento es vital para una mejora en la productividad. Con  departamentos Agile HR es posible disfrutar de una visión mucho más productiva:

  • Desarrollo de escenarios de oportunidades de formación y expansión para los empleados.
    • Los procesos de reclutamiento son guiados bajo la marca de la empresa, creando y cuidando las relaciones entre empresa, candidatos y talento, abriéndose nuevos canales de comunicación y seguimiento. Se busca ofrecer una imagen y experiencia agradables.
    • La gestión Agile del talento propone a los propios empleados como recursos activos capaces de ser importantes en los procesos de mejora y reclutamiento.
    • Los empleados forman parte de un sistema ágil, unidos para conseguir un objetivo común, bajo una filosofía y cultura común empresarial.
  • Los niveles de satisfacción, innovación, confianza y colaboración se convierten en métricas claves para gestionar la productividad y el rendimiento.

Esto es tan solo una breve reseña de lo que Agile puede hacer en una empresa. La productividad y el rendimiento pasa por ser ágiles y alejarnos de estrategias de trabajo tradicionales y rígidas, con el fin de ser cada vez más competitivos y mejores.

Las metodologías ágiles fueron creadas para hacer y gestionar nuevas formas de organizar procesos productivos. Además, Agile no es un proceso común que implementan las empresas, sino que busca crear nuevas bases de creación de un nuevo modelo de negocio ayudando a tu empresa con su rendimiento y productividad.

Esta nueva metodología está reinventando nuevos procesos dentro de las empresas, que ayudan a mejorar desde la comunicación interna hasta la gestión del talento. Si quieres saber más sobre esta técnica de innovación y mejora en Recursos Humanos, ponte en contacto con nosotros.

Contáctanos!

 


Comparte este artículo