8 maneras de mantener una actitud positiva en el trabajo

Mantener una actitud positiva en nuestro trabajo es tan importante para tu carrera profesional como formarte de forma continua o practicar hábitos saludables para aumentar tu productividad y no caer en el temido síndrome “burn-out”.

Contáctanos!

La negatividad dentro de un equipo es contagiosa y, una vez que una persona comienza a quejarse y ser negativo, el resto del grupo puede acabar colgándole esa etiqueta que, te garantizamos, no es nada positiva. Además, las quejas y la negatividad solo conducen a emociones negativas que acaban impactando directamente en nuestra productividad y, lo que es más importante, en nuestra felicidad.

mantener-una-actitud-positiva-en-el-trabajo

Pensemos, las personas más exitosas son aquellas que mantienen siempre una actitud positiva y de confianza, incluso cuando todo parece venirse abajo irremediablemente. ¿Cómo lo consiguen? Si te encanta lo que haces y disfrutas con tu trabajo, evidentemente, es más fácil. Sin embargo, no todas las personas trabajan en algo que les apasiona. Aunque en este caso es más difícil mantenerse positivo, tranquilidad, es algo que se puede trabajar y por eso te vamos a dar unos tips para que lo consigas:

1. Evita conflictos. Procura no involucrarte en discusiones ajenas. En lugar de “echar más leña al fuego”, procura mantener el foco en lo que realmente hay que hacer.

2. Sé optimista. Céntrate en tus emociones positivas e intenta transmitirlas en todo lo que haces.

3. Concéntrate y sé puntual. ¿Tienes una reunión? No llegues tarde y, cuando llegues, concéntrate al máximo en lo que estás haciendo. Participa, no te distraigas con el móvil y mantén el contacto visual con tus interlocutores en todo momento.

4. Espíritu de equipo. Felicita a tus colegas por un trabajo bien hecho y, cuando sea tu momento de recibir felicitaciones, asegúrate de mencionar a aquellos miembros del equipo que han contribuido a tu éxito.

5. Las críticas son a menudo inevitables y todos tenemos que lidiar con comentarios que no nos gustan sobre nuestro trabajo. Aprende a aceptar las críticas y a responder de manera asertiva. Ponerse a la defensiva y lanzar ataques no es recomendable.

6. Adáptate a los cambios. Las cosas cambian y, si no lo aceptas y te adaptas, estás perdido.

7. No seas un lobo solitario. Pasa tiempo con tus compañeros. No hablamos de estar constantemente juntos o comer todos los días con ellos. Hablamos de pasar tiempo con ellos para conocerles mejor y construir equipo.

8. Cuida tus comunicaciones por e-mail. Procura no enviar correos electrónicos cuando estés enfadado. Ciertas situaciones se manejan mejor con la cabeza fría, especialmente en el ámbito laboral.

 

Contáctanos!


Comparte este artículo