5 consejos para mejorar tu gestión del tiempo

Saber gestionar bien tu tiempo es una de las habilidades que, sin duda, más agradecerás en tu jornada laboral. Cuando la mejores o desarrolles sentirás una maravillosa libertad al no estar presionado por las fechas de entrega o el estrés en general. Serás más productivo, procrastinarás menos y tendrás más tiempo para relajarte, lo que se traducirá en menos estrés y menos ansiedad.

mejorar-gestion-tiempo

La gestión del tiempo es una habilidad que no se desarrolla de un día para otro, lleva su tiempo y además es diferente en función de cada persona. Solo necesitas encontrar qué es lo que mejor se ajusta a ti. Aquí te dejamos algunos consejos para ayudarte a mejorar la forma en la que gestionas tu tiempo. ¡Esperamos que te sirvan!

1. Haz una lista. Sí, haz una lista pero, sobre todo, úsala. Si las usas, funcionan de verdad. Una de las claves para que den resultado es que sean listas alcanzables. De nada sirve que elabores una lista con 30 tareas para hacer si sabes que es imposible realizarla. Al final del día te habrán quedado 20 tareas pendientes y no podrás evitar desanimarte.

2. Fija plazos. Y de nuevo, úsalos. De nada sirve que te fijes plazos sabiendo de antemano que te los vas a saltar. Fija un plazo y haz todo lo posible por cumplirlo. Procura establecer una fecha anterior al día en el que la tarea debería estar sí o sí finalizada. De esta manera, tendrás margen para los imprevistos.

3. Abandona el modo multi-tarea. Las personas que hacen muchas cosas a la vez tienden a pensar que son mucho más productivos y que sacan adelante más trabajo que los demás, sin embargo, están equivocados. La multi-tarea no es el camino más productivo que puedes coger. Nuestra mente funciona mucho mejor cuando nos centramos en una tarea.

4. Delega. Delegar responsabilidades es vital para llevar a cabo una correcta gestión de tu tiempo. Si eres de los que necesita tener el control de todo, este consejo probablemente te genere algo de ansiedad. Pero lo cierto es que, por más buenos que seamos, no podemos hacerlo todo. A veces asumimos más trabajo del que podemos realizar. Delegar no es un símbolo de debilidad sino de inteligencia. Rodéate de gente competente en quien puedas confiar y delega algunas de las responsabilidades. Te permitirá ser más productivo y reducir tu nivel de estrés.

5. Utiliza tus “tiempos muertos”. No nos referimos a que emplees parte de tu tiempo de descanso en pensar cómo organizar tus tareas del trabajo. Nos referimos a esos tiempos muertos que pasamos en atascos o en la sala de espera de alguna consulta. Pueden ser buenos momentos para elaborar listas y priorizar tareas.


Comparte este artículo