Las redes sociales en proceso de selección

La integración en nuestra sociedad de plataformas como Facebook, Twitter o Instagram ha ido creciendo en importancia desde hace más de una década hasta convertirse en algo cotidiano.

Según el último “Estudio Anual de Redes Sociales 2018” de IAB Spain elaborado por Elogia, el 85% de los internautas entre los 16 y los 65 años utilizan las redes sociales, representando 25 millones y medio de personas.

Respecto a los últimos 10 años, se observa un crecimiento del 34% en la penetración de estas plataformas sociales. Profundizando un poco se obtienen datos más concretos, como por ejemplo que la media de edad del usuario de redes sociales está en los 38 años, que no existe gran diferencia entre sexos o que el 86% de esos 25 millones de españoles son alumnos de secundaria y universitarios.

¿Qué redes sociales usamos más?

Facebook, Whastapp y Youtube son las plataformas que más se usan en España con un 87%, 87% y 69% respectivamente. Otras como Instagram, Twitter y Spotify también forman parte del uso diario de la mayoría de la población.

Pero… ¿hay alguna red social focalizada en el ámbito laboral? La respuesta es LinkedIn. Es una plataforma dedicada a generar comunidad entorno a las empresas, los negocios y el mundo laboral. Podemos denominar a LinkedIn como una red profesional ya que ahí se reflejan aspectos como la formación, la experiencia y las habilidades laborales de cada usuario.

Los medios sociales en el mundo del reclutamiento

Hay muchos aspectos de las redes sociales que pueden ser aprovechados por los departamentos de recursos humanos. Un método de atracción para futuros candidatos es que tanto la empresa, como los empleados, reflejen en sus redes la experiencia positiva de trabajar en dicha organización.

Otro aspecto clave para los recursos humanos y en este caso relacionado con los procesos de selección, es que las redes sociales otorgan otra visión, una más íntima y personal, de la persona candidata a un puesto de trabajo.

622061-636523057949594946-16x9

La investigación por parte de los recursos humanos en los perfiles sociales de los candidatos puede inclinar la balanza entre currículums similares. En el ámbito más íntimo y con personas de confianza es cuando mostramos cómo somos realmente y se pueden descubrir comportamientos ilegales, violentos, de falta de educación…o, todo lo contrario, el seleccionador puede confirmar las buenas sensaciones que le produjo esa persona en la entrevista con sus publicaciones en redes sociales.

Es por eso que un uso responsable de este tipo de plataformas afecta a cualquier ámbito de la vida en generar, y el laboral es uno muy importante.


Comparte este artículo