La importancia del desarrollo sostenible en las Pymes

Cuando se habla de desarrollo sostenible en las empresas, se tiende a girar la mirada hacia las grandes empresas. Posiblemente, porque se ven como figuras con recursos suficientes como para llevar a cabo los cambios y acciones necesarias para una filosofía sostenible.

Esta visión es totalmente equivocada y no sigue los parámetros marcados por las grandes organizaciones mundiales. A este respecto, en septiembre de 2015, las Naciones Unidas (ONU) adoptaron un conjunto de objetivos para acabar con la pobreza, proteger el planeta y garantizar la prosperidad como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible.

Relacionados: 

El importante matiz en todo esto es que se subrayó con trazo grueso el hecho que todos deben hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y las personas.

Dentro de este sector privado las Pymes ocupan un lugar esencial, cuyas prácticas de desarrollo sostenible son muy importantes.

Agenda 2030 y los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible

Ese mismo año del 2015 se promulgó la Agenda de Sostenibilidad 2015-2030 donde se describían una serie de objetivos a conseguir:

  1. Fin de la pobreza.
  2. Hambre cero.
  3. Salud y bienestar.
  4. Educación de calidad.
  5. Igualdad de género.
  6. Agua limpia y saneamiento.
  7. Energía asequible y no contaminante.
  8. Trabajo decente y crecimiento económico.
  9. Industria, innovación e infraestructura.
  10. Reducción de las desigualdades.
  11. Ciudades y comunidades sostenibles.
  12. Promoción y consumo responsables.
  13. Acción por el clima.
  14. Vida submarina.
  15. Vida de ecosistemas terrestres.
  16. Paz, justicia e instituciones solidarias.
  17. Alianzas para lograr los objetivos.

Un total de 17 objetivos a cumplir  por la sociedad en general y el contexto empresarial y privado en particular. Las Pymes son parte de este escenario y tienen el deber, la necesidad y la capacidad de entrar en acción.

Las Pymes y el desarrollo sostenible

Todos estos objetivos pueden parecer inalcanzables o propios de grandes estamentos, como citamos al principio del artículo. Pero las Pymes pueden desarrollar y ofrecer esfuerzos para poner su granito de arena en este importante y global objetivo.

Las pequeñas y medianas empresas (Pymes) a ​​menudo no pueden abordar los objetivos de la misma manera que las grandes corporaciones o gobiernos, pero eso no significa que no se pueda hacer nada.

El papel de las pequeñas y medianas empresas en la economía global es esencial, por lo tanto su contribución potencial en el progreso hacia los objetivos de desarrollo sostenible, es vital.

¿Por qué una PYME ha de ser sostenible? Obviando la rotunda razón de procurar una mejora de las condiciones en el mundo, en un contexto empresarial la sostenibilidad se sitúa como uno de los factores competitivos más importantes y diferenciadores que existen.

La intención del consumidor ha variado progresivamente con el paso de los años, los usuarios tienden a preocuparse por los agentes sostenibles que una empresa efectúa para la producción de sus productos y servicios.

La sostenibilidad marca, en un alto porcentaje, las apetencias y deseos de este nuevo consumidor. Ser sostenible aumenta un potencial nicho de negocio y clientes.

¿Qué puede hacer una Pyme para ser sostenible?

Ser sostenible no está vinculado a un gasto millonario en recursos o a realizar una acción concreta. Ya que, no se trata de una moda pasajera que va a beneficiarte durante un tiempo determinado, se trata de una nueva era de pensamiento en la que está entrando la sociedad, a causa de los imprevisibles cambios naturales que está experimentando el medio ambiente. 

La sostenibilidad es vista como un cambio de pensamiento y filosofía que ha de comenzar desde la parte más alta del organigrama de la compañía hasta la base. 

Por lo tanto, la primera pieza fundamental para ser una empresa sostenible es creer en el concepto y en los resultados finales del mismo. 

A partir de la integración del concepto del modelo de sostenibilidad, es posible desarrollar pequeñas prácticas que, las Pymes, podrán desarrollar sin complejidad. Entre ellas podemos destacar las siguientes:

  • Establecer y hacer cumplir políticas estrictas no discriminatorias.
  • Capacitar y emplear a miembros de la comunidad local.
  • Ofrecer beneficios de salud a los empleados.
  • Crear programas que brinden a los estudiantes un acceso más temprano al entorno de trabajo.
  • Brindar a los empleados oportunidades continuas para mejorar sus habilidades laborales para su empleo actual y futuro.
  • Establecer una política de tolerancia cero hacia todas las formas de violencia en el trabajo, incluido el abuso verbal y / o físico.
  • Integrar certificaciones eficientes, priorizar la eficiencia energética en todas las operaciones.
  • Realizar un seguimiento del ciclo de vida de los productos y materiales para comprender cómo se eliminan.
  • Trabajar con proveedores y terceras partes  sostenibles, propias de la cadena de suministro.
  • Cumplir con las leyes y tratar de cumplir con los estándares internacionales y, a su vez, exigir y apoyar a los socios comerciales para que hagan lo mismo.
  • Ser transparente y comunicar las acciones responsables y sostenibles.

Recuerda, que  los objetivos de sostenibilidad están destinados a todos los niveles de negocio, y cada empresa abordará los objetivos de manera diferente según sus posibilidades. El hecho de ser una pyme no significa que tus acciones no van a ser de ayuda, porque de lo que se trata es de concienciar a la gente para que al final todas las pymes estén en consonancia con este cambio en la mentalidad del consumidor

Una pyme en solitario puede que no haga mucho, pero muchas empresas persiguiendo un objetivo común sí que pueden, por lo tanto, súmate al cambio que además de reportarte un enriquecimiento personal, te estará posicionando como empresa sostenible y comprometida con el medio ambiente en la mente del consumidor, y en consecuencia, esto te traerá beneficios.

Es importante comprender primero los objetivos, definir prioridades, integrar y, finalmente, informar y comunicar el progreso de la implementación sostenible.

Si necesitas más información útil que te ayude a gestionar el cambio hacia una organización sostenible, no dudes en contactar con nosotros.

Contáctanos!


Comparte este artículo