Transformación Digital de las empresas: las oficinas del futuro

Salvo si perteneces a la generación de los Millenials, lo más probable es que el año 2000 evoque en tu mente imágenes de coches voladores. Y aunque no se han dejado ver por la calle, lo cierto es que ya existen. Hoy en día, aunque suena menos glamour, los coches empiezan a conducirse solos. En nuestra manera de comunicar, de viajar, de comprar, etc., la Inteligencia Artificial nos acompaña cada vez más en nuestro día-día.

Las oficinas, a pesar de ser uno de los sitios donde más horas pasamos, siguen siendo una asignatura pendiente. Tan solo el 13% de los trabajadores afirman sentirse cómodos en sus espacios de trabajo. Las empresas buscan continuamente nuevas alternativas para conseguir aumentar la felicidad de sus empleados y potenciar su productividad, apuestan cada vez más por la Transformación Digital al servicio de los espacios físicos.

A continuación, presentamos algunas prácticas para transformar tu oficina en una oficina inteligente:

Revolucionar la manera de concebir el espacio

La Transformación Digital va mucho más allá de equipar a los comerciales de Tablets y de Smartphones. Realmente se trata de revolucionar la manera de concebir el espacio. Implementar tecnologías equivalentes a Google Maps y aplicable a los edificios permitirá calcular los itinerarios más rápidos, encontrar una sala de reuniones o la impresora más cercana a nuestra ubicación. Es decir, soluciones que simplifiquen la vida de tus empleados, de tus clientes y de tus prospectos.

Transformar el espacio profesional en un espacio conectado, una oficina inteligente, mediante los objetos conectados y el Internet de las Cosas es una mina de oro.

El Internet de las Cosas en el centro de la Transformación Digital.

El Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) es un concepto que nació en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Se trata de una verdadera revolución en las relaciones entre los objetos y las personas, incluso entre los objetos directamente.240_F_201865132_ehm1IoOaXRAqypiqEqcSMYaeJQUHI7Qm

Las posibles aplicaciones que ofrece, al conectar cosas y objetos, parecen infinitas, y tienen mucho que aportar en la Transformación Digital de las oficinas y de los espacios de trabajo. Esta nueva tecnología debe de ser orientada a mejorar la calidad de vida de los trabajadores, dado que su felicidad se traduce en una mayor productividad laboral.

Internet ha cambiado nuestras vidas; el Internet de las Cosas cambiará nuestro mundo.

En adelante, los gestores tienen la posibilidad de tomar decisiones basadas sobre datos obtenidos en tiempo real. Por ejemplo, es posible lograr una información exacta de cómo se usan las salas de reunión, con el fin de optimizar la gestión del tiempo o anticiparnos a problemas que afecten al bienestar de los empleados, como el exceso de ruido, temperaturas demasiado elevadas o una mala iluminación.

Se calcula que en el año 2020 el número de objetos conectados será de 26.000 millones, 30 veces más que en 2009.

¿te gustaría tener un sillón de oficina que analiza tu postura, un tablero que comparte las anotaciones con el teléfono móvil o una cafetera programada para prepararte una infusión a la hora en la que haces tu pausa? ¿Tu empresa también está preparándose para la Transformación Digital?


Comparte este artículo