Sesgos cognitivos a tener en cuenta en el proceso de selección

La mente es maravillosa pero también una gran desconocida. Actúa en cada momento y cuestión que nos rodea del día a día, siendo un factor fundamental para pensamientos, emociones y toma de decisiones.

El comportamiento humano va ligado íntimamente a la mente y el cerebro, por lo cual, son muchos los factores que determinan la actitud y respuestas ante situaciones. Cualquier emoción, sentimiento o percepción de la realidad puede decidir una forma de sentir.

Los procesos de selección son tareas muy “humanas”, es decir, requieren de la habilidad de discernir de toda la información y datos que se pueden obtener de un candidato para encontrar aquello que sea lo mejor para el puesto de trabajo solicitado.

A día de hoy, el trabajo de Recursos Humanos está muy vinculado al concepto de psicología, tanto para identificar las aptitudes del candidato como así también, la correcta  preparación del propio personal de selección para no caer erróneamente en suposiciones o puntos de aceptación basados  en  cuestiones no del todo razonables.

¿Qué queremos decir con esto? Muchas veces en la apreciación de un candidato, o tras la lectura de un Currículo, los puntos de apoyo de la mente para tomar alguna decisión no son los más adecuados.

Estamos hablando de los sesgos cognitivos, una palabra un poco rara y desconocida pero que al final de este artículo te resultará más que familiar y comenzarás a tratar de aprender y  controlar tus propios sesgos cognitivos… sobre todo si eres personal de selección y de recursos humanos de una empresa.

¿Qué es un sesgo cognitivo?

Los sesgos cognitivos pueden definirse como  un tipo de desviación sistemática y predecible, de la racionalidad en el juicio o en la toma de decisiones.

Está relacionado con las interpretaciones que toma la mente para optar por una alternativa u otra en la capacidad de decisión.

Las decisiones y comportamiento de las personas  están sujetas a numerosos sesgos que hacen que la percepción cambie, no siempre utilizando los factores de análisis más óptimos.

Los sesgos cognitivos son también conocidos como atajos mentales, un modo en que la mente humana escoge la respuesta más rápida para cada momento. Cualquier factor derivado de la experiencia, personal o conocimiento puede ser válido para dar estas respuestas.

Todo tipo de motivaciones, morales, emocionales e incluso sociales son directamente responsables de crear diferentes sesgos en la toma de decisiones.

Además estos cognitivos subyacen a muchas creencias y comportamientos que son peligrosos o problemáticos para las personas: supersticiones, pseudociencia, prejuicios, malas elecciones del consumidor, etc…

Dirigiendo la mirada a los procesos de selección pueden adivinarse todo tipo de sesgos cognitivos que afectan  a la toma de decisiones: puede ser desde que el candidato haya nacido en tu misma ciudad o haya estudiado en la misma universidad… 

rrhh-1

¿Cuáles son sus principales causas de los sesgos cognitivos?

Innumerables publicaciones han identificado y comentado las posibles causas de la aparición de sesgos cognitivos. Entre las más interesantes e importantes son las siguientes:

Recursos cognitivos limitados

Una explicación interesante de muchos sesgos cognitivos está basada en la capacidad de procesamiento limitada de la mente humana.

Esto quiere decir que la memoria de las personas no posee una capacidad infinita, por lo tanto tendemos a centrarnos en un subconjunto de la información disponible, que tampoco podemos procesar en detalle para sacar las primeras conclusiones que guiarán a una toma de decisión final.

Emociones y Motivaciones

Dos factores clave en el comportamiento humano y en sus decisiones. Las emociones juegan un papel sustancial en la toma de decisiones y sin ellas nunca se alcanzaría un resultado final óptimo.

Las emociones y motivaciones afectan al comportamiento y nos preparan para cualquier situación. La versión, el afecto, empatía, etc… son factores clave para desviarse hacia una alternativa u otra.

Heurística y atajos mentales

Como ya hemos comentado anteriormente, los sesgos cognitivos también son vistos como atajos mentales que surgen de manera natural.

Se trata de un ejercicio de  control de recursos prepárate de la mente, en muchas ocasiones se necesita la inversión de muchos recursos cognitivos que podrían usarse para otros propósitos 

Aproximarse, aunque sea de lejos, a la mejor solución posible suele ser suficiente para la mente y actuar en consecuencia con la decisión.

Todos tenemos sesgos cognitivos, en cada momento y decisiones a tomar. Dentro del ámbito de los procesos de selección puede marcar de un modo importante el rendimiento de la empresa.

Tipos de sesgos cognitivos

¡No te asustes! Pero hay alrededor de más de 100 tipos de sesgos cognitivos y cada año siguen sumándose alguno más. Englobados en las categorías descritas anteriormente, estos sesgos cognitivos tienen diferente alcance y poder.

Veamos algunos de los más reconocidos y comunes en la conducta humana:

  • Sesgo de exceso de confianza. Las manifestaciones más comunes de exceso de confianza incluyen la ilusión de control, el optimismo en el tiempo y el efecto de deseabilidad (la creencia de que algo sucederá simplemente por desearlo).
  • Mentalidad de Grupo. Sucede cuando se copia y sigue ciegamente lo que están haciendo otras personas o cultura empresarial. Una acción influenciada por la emoción, más que por un análisis independiente.
  • Falacia Narrativa. Muy común en los procesos de selección.  Surgen de la atracción hacia las historias que nos resulta más fácil encontrarles sentido y relacionarnos con ellas.
  • Sesgo de anclaje. El anclaje es el uso de datos preexistentes como punto de referencia para todos los datos posteriores, lo que puede sesgar nuestros procesos de toma de decisiones.
  • Sesgo de confirmación. El sesgo de confirmación es la idea de que las personas buscan información y datos que confirmen sus ideas preexistentes. Se tiende a ignorar la información contraria.
  • Sesgo a posteriori. Teoría que define cuando las personas predicen un resultado correcto y creen erróneamente que ya lo sabían con anterioridad o todo el tiempo.

¿Cuántos sesgos cognitivos  utilizas a lo largo del día? Más de lo que pensabas ¿verdad? ¿Qué debemos hacer ante un proceso de selección?

Cómo evitar los sesgos cognitivos al hacer un proceso de selección

Como has podido ver, todos tenemos sesgos cognitivos y algunos pueden estar  integrados de un modo fuerte en nuestra personalidad dificultando mucho la tarea de deshacerse de ellos.

El único modo de evitar sesgo cognitivos en un proceso de selección es conocer el concepto e identificar aquellos que utilicemos o poseamos.

Este es el único modo de minimizar el efecto de los sesgos cognitivos en la toma de decisiones. Si bien, no es algo que se pueda solucionar a corto plazo, el hecho de tener presente los diferentes tipos de sesgos cognitivos nos harán identificar por qué de nuestras tomas de decisiones.

Esto repercutirá en un proceso de selección más elaborado y profesional, mejorando con el paso del tiempo.

Sesgos cognitivos, todo un misterio de la mente humana que se deben identificar y actuar en consecuencia.

Contáctanos!


Comparte este artículo