¿Qué normas deben cumplir las terrazas en la fase 1?

El confinamiento para hacer frente a la pandemia del coronavirus comienza a relajarse con el plan de desescalada puesto en marcha por el Gobierno. De esta manera, aproximadamente la mitad del territorio español se encuentra en fase 1 con ganas de volver a la normalidad.

Como consecuencia de la decisión de permitir que los bares atiendan solo en las terrazas y con aforo limitado, propietarios y empresarios se enfrentan a la difícil tarea de valorar la situación y decidir sobre cómo actuar y hacerle frente.

 

Las terrazas, protagonistas absolutas

La medida más relevante de la Fase 1 es que las terrazas podrán tener una ocupación de hasta un 50%, siempre y cuando se puedan garantizar la distancia interpersonal y las medidas de seguridad para prevenir el contagio. Aunque en un primer momento se estableció el 30% como aforo máximo, esta cifra fue rectificada a posteriori.

Las normas de higiene y limpieza de las terrazas al aire libre aparecen estipuladas en el artículo 16 de la Orden SND/399/2020, de 9 de mayo. El documento señala que se puede ir a un bar a cualquier hora, y no hay límite horario para los bares. Tampoco hay un límite de tiempo para permanecer en las terrazas.

Las normas que debe cumplir cada establecimiento para poder ajustarse a la fase 1 se agrupan en distintas categorías y pueden ser consultadas en la guía elaborada por el Ministerio Industria.

 

Limpieza y desinfección 

Para la reapertura de las terrazas, los establecimientos tienen que disponer de dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes (autorizados por Sanidad) para el uso de los clientes y, a ser posible, que se encuentren en la entrada del local.

Con anterioridad a la apertura del local, los responsables deben asegurarse de la correcta limpieza y desinfección del mobiliario de las terrazas, especialmente de mesas, sillas y aquellas superficies con las que vayan a estar en contacto los clientes.

Además, cada vez que este mobiliario cambie de un cliente a otro deben llevarse a cabo labores de higiene. Para ello, deberán utilizarse desinfectantes como diluciones de lejía recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida que hayan sido autorizados y registrados por Sanidad.

Tras cada limpieza, los materiales empleados y los equipos de protección utilizados se desecharán de forma segura, procediéndose posteriormente al lavado de manos. Por su parte, aunque el acceso al interior del establecimiento está limitado para los clientes,  se deben realizar tareas de ventilación periódica en las instalaciones y de forma diaria por espacio de cinco minutos.

 

En las mesas

Los establecimientos que utilicen mantelería deben tener en cuenta que debe ser de un solo uso. De no ser esto posible, debe evitarse el uso de la misma mantelería o salvamanteles con distintos clientes y recurrir a materiales y soluciones que faciliten su cambio entre servicios. Por otro lado, el lavado mecánico deberá realizarse en ciclos de lavado entre 60 y 90 grados centígrados.

En cuanto a la vajilla, toda la que haya sido utilizada por un cliente o grupo de clientes (vajilla, cristalería, cubertería o mantelería) tendrán que dejarse en un lugar apartado tras su uso y en recintos cerrados. Si esto no fuera posible, que sean sitios lejos de zonas de paso de clientes y trabajadores.

Además, se eliminarán productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, y otros utensilios similares, priorizando envases de un uso desechables o su servicio en otros formatos bajo petición del cliente.

Una de las medidas más llamativa es la relativa a la sustitución de las cartas, ya que hasta la fecha han sido un básico de toda terraza. En su lugar, las autoridades sanitarias proponen el uso de pizarras, carteles o dispositivos electrónicos propios.

Al igual que en la mayoría de establecimientos comerciales, en bares y restaurantes las autoridades sanitarias recomiendan el pago con tarjeta de crédito o con otros dispositivos (como el móvil) antes que en efectivo. Tras cada uso el datafono debe ser limpiado.  

Por último, las normas de higiene que se deben cumplir en el uso de servicios por parte de los clientes quedan recogidas en un artículo en el que se establece que solo podrá ser utilizado por una persona por turno, salvo en aquellos supuestos de personas que puedan precisar asistencia. Asimismo, tendrán que ser limpiados y desinfectados al menos seis veces al día.


Comparte este artículo