Modelos de franquicia y cómo entrar en una

La franquicia, o un modelo de franquicia comercial, es una relación mediante la cual una marca establecida, conocida como franquiciador, permite que un propietario comercial independiente, o franquiciado, use su marca, modelo de negocio y propiedad intelectual. A cambio, el franquiciado debe pagar una serie de costes a la marca.

Es un modelo comercial que ha crecido en popularidad y que funciona. Hay muchos negocios que son franquicias. Han explotado en el mercado de la restauración, pero hay docenas de diferentes tipos de acuerdos de franquicia, siendo tres de ellos son los más comunes.

Franquicia de formato empresarial

Este es el tipo más común de acuerdo de franquicia. En este modelo, la empresa permite que el franquiciado haga negocios usando sus marcas registradas y modelo comercial a cambio de tarifas y un porcentaje recurrente de los ingresos por ventas.

Los franquiciados bajo este modelo se manejan de acuerdo con las pautas y reglas de la empresa matriz. Siendo una prolongación de la cultura y saber hacer de la marca. El franquiciador pone el precio del producto o servicio, así como las condiciones del contrato.

Franquicia de distribución

Bajo este modelo, los franquiciados distribuyen o venden exclusivamente los productos del franquiciador.

Franquicia de fabricación

Dentro de este modelo, el franquiciado obtienen derechos exclusivos para producir y distribuir productos utilizando el nombre y la marca comerciales del franquiciador. Es decir, es una compra de los derechos de fabricación y, a veces, la distribución de un producto.

Ventajas del modelo de franquicia

Bajo el modelo de franquicia se pueden obtener múltiples beneficios. Con una inversión inicial se obtiene un saber hacer inalcanzable a corto plazo, por lo que se debe de tener muy en cuenta a la hora de iniciar un nuevo negocio. Por no decir que el apoyo continuo es un gran beneficio de la franquicia. Además, se pueden encontrar otras ventajas como:

  • Marca consolidada como socio: una marca fuerte siempre es más atractiva que una nueva para del cliente, por lo que generará más oportunidades de ventas y brindará una ventaja competitiva a al negocio.
  • Riesgo reducido: si se trabaja con un franquiciador consolidado, el riesgo de que el negocio fracase es muy bajo si lo comparamos con emprender de cero en una empresa.
  • Acceso a proveedores y distribuidores fácilmente: otra ventaja adicional de la franquicia es que se obtiene de forma inmediata el acceso a proveedores de calidad y distribuidores.
  • Gestión integral comunicación y marketing: el franquiciado se beneficiará de las campañas publicitarias y promociones gestionadas por el franquiciador. Y no solo de acciones de ese tipo, también de estudios de mercado, mejoras en infraestructuras, renovación de inmobiliario…
  • Saber hacer constante: el franquiciador formará al personal de la franquicia y ayudará al nuevo negocio a arrancar y a identificar las mejores estrategias para administrar sus operaciones comerciales de manera efectiva.

¿Cómo se crea una franquicia?

El proceso de franquicia varía según el tipo de acuerdo de franquicia, el lugar y las pautas del franquiciador. Pero normalmente, el proceso puede resumirse así:

Investigación

Hay que hacer un estudio de mercado para identificar el tipo de franquicia en la que entrar a formar parte. Lo primero es tener clara la idea, el sector y el tipo de producto o servicio en el que se quiere especializar. A continuación, habría que buscar los franquiciadores más interesantes en los que interesaría invertir.

Primer contacto

Hay que solicitar reuniones, estudiar costes, inversiones y muchos elementos clave antes de elegir una marca de franquicias. Una reunión es fundamental para ver a la persona a la que se va a entregar una gran cantidad de dinero y, sobre todo, el futuro próximo.

Tras las primeras reuniones se sopesarán los temas financieros, legales y administrativos. Este sin duda es un proceso complejo y lleno de papeleo.

Arranque

Una vez que se aceptan los términos sobre la mesa, el siguiente paso es firmar un acuerdo formal. Cuando esté todo listo se empezará con la búsqueda de un local, la reforma y adecuación a la imagen de la marca y la operativa normal de la apertura de un negocio.

 

 


Comparte este artículo