La Metodología Agile: Innovación en RRHH

En busca del mejor talento y empleados, así de claro se puede definir el principal objetivo de los departamentos de Recursos Humanos. El reclutamiento de los candidatos mejor valorados y los más adecuados para cada puesto, así como la retención de los mismos, necesitan de una metodología de trabajo acorde a los nuevos perfiles de profesionales y futuros trabajadores de una empresa.

Los futuribles candidatos a una oferta o puesto de trabajo ya no son de carácter pasivo, su perfil, hoy en día, se ha vuelto muy activo. El proceso de reclutamiento ha dejado de ser unidireccional, ahora un buen profesional tiene la capacidad de decidir y escoger aquel lugar  que mejor se adapte a sus necesidades tanto profesionales como personales.

Por otro lado, los propios empleados de una empresa pueden bajar su rendimiento o simplemente abandonar y cambiar de compañía.

RRHH-se-transforma-a-Agile-min

Relacionados:

En este contexto, las empresas han de generar un escenario atractivo y cautivador, usando estrategias y técnicas innovadoras lo más efectivas posibles.

Vinculadas a estas estrategias y técnicas innovadoras, comienza a destacar de manera acentuada la Metodología Agile, un fenomenal recurso que ayuda a las empresas a ser más productivas.

¿Sabes en qué consiste Agile? ¿Quieres conocer qué puede hacer esta metodología en el área de Recursos Humanos? ¡Te lo contamos todo!

¿Qué es la metodología Agile?

Todo comienza en el año 2001, cuando un grupo importante de responsables de grandes empresas, cansadas del enfoque tradicional para gestionar proyectos de desarrollo de software, diseñaron el denominado Manifiesto Agile.

El Manifiesto Agile pretendía (y pretende) dar voz a nuevas formas e ideas  de trabajo capaces de mejorar las estrategias ya establecidas y ser una base para crear nuevas técnicas para diferentes procesos de negocio o tareas de una empresa.

Podemos resumir los valores principales de la Metodología Agile en los siguientes:

  • La visión principal ha de estar dirigida hacia las personas y sus acciones e interacciones, en lugar de dar más valor a las herramientas o procesos.

  • El software de trabajo es más importante que la documentación completa (recordemos que en sus inicios, la metodología Agile se definió en base a procedimientos ligados a desarrollo de software).

  • La colaboración y comunicación con el cliente es más importante y crucial que la negociación de contratos.

  • Los procesos de trabajo han de ser flexibles y capaces de responder al cambio en lugar de seguir un plan.

La Metodología Agile aborda perfectamente las necesidades del objetivo deseado. Se fomenta la participación del usuario, cliente, candidato… proporcionando visibilidad y transparencia, mostrando el progreso real del proceso o procesos desarrollados.

Beneficios de la Metodología Agile

La metodología Agile adapta sus principales valores a cualquier área de trabajo o departamento, generando beneficios tan interesantes como los siguientes:

1. Mayor Control

Las técnicas Agile permiten compartir el progreso, discutir problemas y encontrar soluciones. También ayudan a que todo el proceso sea más transparente. Se tiende a dividir el trabajo en partes con objetivos específicos.

2. Mejor Productividad

La metodología Agile presenta procesos de trabajo de carácter incremental, estableciéndose metas prefijadas y anidando objetivos cumplidos. De este modo la productividad se plantea de manera escalonada, potenciando la productividad.

3. Más Calidad

Al controlar el proceso productivo en partes incrementales e individualizadas, la organización y el rendimiento asciende, mejorando la calidad del mismo. Cada parte del proceso de negocio es pulida y trabajada hasta el más mínimo detalle.

4. Menor margen de Error

A mayor productividad y calidad menor probabilidad de riesgo. La gestión del riesgo se vuelve una tarea mucho más fácil y eficaz de gestionar, al aplicarla en diferentes tramos de cada tarea a desarrollar.

5. Aumento de la satisfacción final

Los procesos de negocio bajo metodología Agile no solo ofrecen un mejor rendimiento final, además brindan una experiencia agradable y satisfactoria para las otras partes interesadas (usuarios, clientes, candidatos, etc…).

Estrategias Agile en RRHH

La metodología Agile ha sido capaz de adaptarse  e implementarse en las actuales tareas propias de los departamentos de Recursos Humanos, donde las personas ocupan el lugar principal en esta nueva filosofía de trabajo.

Algunas estrategias Agile en RRHH son las siguientes:

  • Capacitar a lo superiores de cada departamento para que actúen como “entrenadores” prácticos y no solo como “jefes”. La experiencia y las habilidades de un superior, bien dirigidas, ayudan a motivar a los empleados.

  • Diseño y organización de equipos pequeños y de alto rendimiento que establezcan sus propios objetivos.

  • Fomentar la comunicación real y continua con los candidatos a procesos de selección.

  • Construir un enfoque de formación continuo y cultura de aprendizaje en todos los niveles de una empresa.

  • Implementar una marca de empresa sólida que atraiga al candidato correcto.

  • Introducir sistemas de compromiso que impulsen a la colaboración.

En definitiva, la metodología Agile aplicada a los RRHH, trata de abrir nuevas vías de trabajo, subrayando la importancia de las personas, tanto internas como externas a la empresa.

El esfuerzo va dirigido a flexibilizar y adaptar tareas o ciclos de trabajo con el fin de conocer y alentar a empleados y a futuros empleados. La satisfacción del usuario es mayor y con ello su rendimiento y feedback positivo para los objetivos de una empresa.

La Metodología Agile es una estrategia muy importante para  conocer nuevas formas e ideas de trabajo siendo capaz de mejorar otras tácticas y estrategias ya implementadas en la empresa. Es un hecho que cada vez más empresas están implantando esta estrategia en sus procesos. Si quieres saber más sobre esta técnica de innovación en Recursos Humanos, ponte en contacto con nosotros.


Comparte este artículo