La vuelta al trabajo tras las vacaciones, ¿un reto?

Volver de las vacaciones, especialmente si las has disfrutado desconectando lo máximo posible de tus responsabilidades laborales, suele ser un proceso algo duro.

Regresa antes de vacaciones

Llegar la noche anterior y aterrizar en el trabajo sin haber desecho las maletas no es lo más recomendable si no quieres enloquecer.

La vuelta a la realidad cotidiana debería hacerse progresivamente. Lo ideal sería regresar con al menos dos o tres días de antelación. Esto te permitirá organizarte y reencontrarte con tu casa, tu ciudad y tus amigos, en definitiva, volver a cambiar el chip.

Al igual que hacemos con los más pequeños preparándolos para volver al cole, los adultos también necesitamos adaptarnos de nuevo a nuestros horarios habituales. Procura ir acostándote un poco más temprano cada noche y así por la mañana oirás el despertador sin problemas. Una cena ligera y prescindir de las pantallas antes de irte a dormir te ayudarán a conciliar el sueño.

 

Plantéate una vuelta gradual

Una vez en el trabajo, estas son algunas pautas que te puedan ayudar a afrontar las primeras jornadas.

  • Empieza de forma gradual la intensidad del trabajo. No pretendas estar al 100% desde el primer minuto, sobre todo si eres autónomo. La salud también cuenta y un golpe de estrés tampoco es lo más recomendable.
  • Date unas horas para saludar a los compañeros y ponerte al día. Aprovecha para reencontrarte con la rutina laboral de una forma sana, fomentando las relaciones cordiales con el resto de la plantilla.
  • Tómatelo con calma y no quieras hacerlo todo el primer día. Si dejaste todo bien cerrado antes de irte, ahora agradecerás profundamente haber sido previsor. Una lista bien definida con las cosas que dejaste pendiente o varias anotaciones recordándote en qué punto de cierto proyecto te quedaste, te ayudarán a volver a retomar las tareas sin invertir mucho tiempo en refrescarte la memoria.
  • Durante los primeros días tómate en serio tus ratos de descanso durante la jornada. Podrás descansar la vista (menos acostumbrada al ordenador después de las vacaciones), prevendrás los dolores musculares, te ayudará a superar el bloqueo mental y aumentarás tu productividad.
  • ¿Lideras un equipo? Sin duda, les ayudarás en esta vuelta al trabajo ofreciendo algo nuevo que funcione como refuerzo positivo como por ejemplo, una comida de reencuentro en vuestro restaurante preferido, una mejora en las instalaciones, algún evento o una actividad de coaching o de team building. Un ambiente distendido favorecerá la vuelta a la rutina, las relaciones personales y el buen ambiente en el trabajo.

 

Gestos que mejorarán tu vida personal

Probablemente los primeros días estés más cansado así que procura mantener los horarios regulares.  Ahora que aún hace buen tiempo aprovecha para reencontrarte con tus amigos y disfrutar cuando no estés trabajando.

En verano solemos estar más relajados y es posible que hayas descuidado tus hábitos saludables. Es deseable volver a la normalidad pero tampoco te fuerces. Obsesionarte con volver a la rutina puede convertirse en tu mayor enemigo. Lo importante es recuperar tu alimentación habitual sin compensar los posibles excesos de las vacaciones, gestionándolo de forma correcta.

Respecto al ejercicio físico también deberás retomar tu rutina poco a poco. De esta manera recuperarás el ritmo enseguida y volverás a disfrutar de sus beneficios.

 

Controlar el estrés

Por su parte, conocer y practicar distintas técnicas de relajación te ayudará a controlar el estrés. Aunque de primeras no te parezca un aspecto muy relevante, invertir un tiempo a la semana en alguna de ellas resultará muy beneficioso para tu bienestar.

En este sentido, la meditación es uno de los ejercicios antiestrés más normalizados entre la sociedad. Realizar ejercicios de meditación ampliará tu capacidad cardiovascular y te ayudará a controlar las emociones, sobre todo las negativas, para focalizar tu mente hacia lo positivo.

¿Aún no has probado sus efectos? Póntelo como propósito para esta vuelta de vacaciones

La música es otro de los recursos a tu alcance para ayudarte a relajarte. Aunque la elección del estilo dependerá de los gustos de cada uno, las más adecuadas para estos momentos son la música clásica y aquella que está basada en acordes suaves.

Pero quizá lo que necesites sea todo lo contrario, en ese caso tienes que escuchar estas 20 canciones para llegar al trabajo con energía.

Realmente es habitual experimentar cierta nostalgia al incorporarte de nuevo al trabajo y adaptarte a tu realidad, especialmente si han sido unas vacaciones especiales. Sigue estas recomendaciones para hacerlo de forma gradual y enseguida volverás a encontrarte al 100%. ¡[email protected]!


Comparte este artículo