Hacia una oficina segura

Cuando pensamos en seguridad laboral nuestra mente suele ir a fábricas o lugares de trabajo repletos de maquinaria y productos peligrosos. De primeras, el llamado “trabajo de oficina” que transcurre la mayor parte del tiempo sentado frente a un ordenador, no parece nada peligrosos. Sin embargo, quienes lo desarrollan también están expuestos a bastantes riesgos para su salud y bienestar.

Muchas de las lesiones de trabajo que suceden pueden evitarse reconociendo dichos riesgos e implementando sencillas modificaciones para mitigar sus efectos. A continuación vamos a ver distintas acciones para reducir el riesgo de lesiones de una forma fácil y efectiva.

Lesiones ergonómicas

Es probable que las lesiones más habituales frecuentes en la oficina estén relacionadas con la ergonomía. Los trabajadores pasan la mayor parte del día sentados en un escritorio trabajando frente al ordenador con lo que son propensos a sufrir distensiones y otras lesiones relacionadas con la postura y los movimientos repetitivos.

Estos peligros ergonómicos suelen ser difíciles de detectar, de hecho pueden resultar bastante inocuos para el observador que no los sufre. La adaptabilidad es la clave que ayudará a que todos los trabajadores, independientemente de sus características, puedan prevenir estas lesiones.

Tanto las sillas como las mesas, los reposapiés o los soportes para monitores deben ser ajustables para adaptarse a todos ellos. Aunque parezca un desembolso económico de dinero considerable, en realidad es una buenísima prevención tanto en cuestión de salud como para evitar peores consecuencias como la baja de un empleado o la pérdida de producción laboral. 

Proporcionar muebles y equipos ajustables es solo el primer paso para crear una zona de trabajo ergonómicamente sólida. Hay que aprender a utilizarlos para sacarles el máximo partido. Muchos trabajadores desconocen cómo ajustar correctamente su equipo así como la forma más ergonómicamente beneficiosa de configurar su zona de trabajo, así que hay que proporcionarles también la información necesaria para que puedan hacerlo.

Además hay dos aspectos que suelen pasarse por alto y tienen bastante repercusión en la salud.

  • Escribir con frecuencia en el ordenador teniendo que mirar o copiar el texto de una hoja escrita o libro, puede provocar tensión en el cuello. El trabajador se ve obligado a mirar repetidamente hacia el escritorio y volver a mirar la pantalla de la computadora lo que supone un movimiento cervical excesivo. Un atril ayudaría a prevenir los desequilibrios musculares además de beneficiar también a los ojos. Mantener los materiales de referencia cerca del monitor reduce la necesidad de que los ojos cambien de enfoque cuando se mira del documento al monitor. 
  • Por otro lado, en ocasiones el teclado de la computadora está en una bandeja, pero el ratón permanece en el escritorio lo que supone un esfuerzo para el cuello y el hombro. El ratón debe colocarse siempre al lado del teclado.

 

Las caídas

Tropezones, resbalones y caídas, son otro de los tipos de lesión más frecuentes en la oficina. Varios peligros contribuyen a estas lesiones, aunque la mayoría se puede reducir significativamente, a menudo aumentando la conciencia entre los empleados. 

Cajas, archivos y varios artículos apilados en los pasillos pueden provocar un despiste que acabe en tropiezo. Los materiales deben estar almacenados de manera segura en un lugar adecuado que también permita su buena conservación. Además de presentar un peligro eléctrico, los cables mal colocados pueden propiciar tropiezos con lo que hay que asegurarlos y mantenerlos cubiertos.

Las alfombras y otras superficies antideslizantes pueden servir para reducir las caídas. El mármol o los azulejos pueden volverse muy resbaladizos, especialmente cuando están mojados por llover fuera u otras circunstancias. Colocar alfombras puede ser especialmente útil en las entradas, para que el personal pueda limpiar sus zapatos y reducir ese riesgo de caída

Los golpes

Otro tipo importante de lesión en el entorno de la oficina proviene de los trabajadores que son golpeados o atrapados por un objeto. Los cajones abiertos en los escritorios y archivadores representan un peligro de tropiezo, así que hay que cerrar siempre los cajones por completo cuando no los esté usando. 

Además, los archivadores con demasiados cajones totalmente extendidos podrían volcarse si no están asegurados, advierte el consejo.

Por otro lado, el almacenamiento adecuado de artículos pesados ​​puede ayudar a reducir la cantidad de lesiones en la oficina. Grandes pilas de materiales y equipos pesados ​​pueden causar lesiones graves si se vuelcan. En este sentido se recomienda almacenar los objetos pesados ​​cerca del suelo y nunca excederse la capacidad de carga de los estantes o unidades de almacenamiento.

El papel del líder en el fomento del bienestar

Los miembros del equipo son más conscientes de la importancia del bienestar en el lugar de trabajo y esperan que los líderes también lo sean. Sin embargo, muchos líderes no entienden el bienestar ni tienen las habilidades necesarias para fomentarlo. Esto debería cambiar ya que el bienestar es ese componente clave que imprime valor y prosperidad. Existen muchos factores que contribuyen al bienestar laboral, pero los tres en los que los líderes pueden influir más en el trabajo son el físico, el psicológico y el social.

  • Bienestar físico. Es importante que los empleados se sientan seguros, sepan cómo descansar y cuidarse llevando un estilo de vida saludable. Pero ¿tienen la información y las herramientas para ello? UpBienestar te lo pone más fácil.
  • Bienestar psicológico¿Existe un esfuerzo activo para mantener bajos los niveles de estrés y fomentar una buena salud mental? 
  • Bienestar social. Hay que valorar si los empleados se sienten conectados con los demás así como si se sienten seguros para hablar sin temor a ser juzgados.

En conclusión, las cuestiones relacionadas con la ergonomía son la causa más frecuente de lesiones en una oficina, aunque los trabajadores también sufren caídas o pueden golpearse contra ciertos objetos. Algunos cambios simples en el espacio de trabajo pueden ser efectivos para eliminar peligros y reducir la cantidad de lesiones. Asimismo, también es importante que el líder asuma su papel para ayudar a proteger a los trabajadores en el entorno laboral.

post blog bienestar

 


Comparte este artículo