5 estrategias de Social Recruiting para captar talento en tu organización

No es un secreto que las tareas de selección de personal, gestión de talento y reclutamiento han cambiado drásticamente en un corto espacio de tiempo. Las nuevas tecnologías y, especialmente, las redes sociales han sido los verdaderos elementos potenciadores de este cambio.

Ya conoces el Social Recruiting ¿Qué más podemos añadir? Quizás algunas cifras que pueden resultar más que alentadoras para comenzar a utilizar Social Recruiting en tu departamento de Recursos Humanos:

  • Casi un 60% de los departamentos de recursos humanos que han utilizado Social Recruiting, confirman que sus elecciones han sido satisfactorias y ajustadas a las necesidades.
  • El 83% de los solicitantes de empleo utilizan más las redes sociales que una plataforma de empleo.
  • Más del 20% de los solicitantes de empleo han encontrado su trabajo ideal utilizando las redes sociales.

Relacionados:

¿Por dónde empezar? Bien, ¡Te vamos a ayudar! Como cualquier plan de negocio es necesario realizar una buena planificación. A continuación, te mostramos 5 estrategias básicas para definir un buen proyecto de Social Recruiting, capaz de gestionar el talento de manera óptima en tu empresa

¡Comenzamos!

Estrategias Social Recruiting

Empezar con algo nuevo suele ser difícil, por ello es importante comenzar con los conceptos más básicos para construir un plan sólido de Social Recruiting. Las siguientes estrategias son prioritarias para disfrutar de las ventajas de este nuevo modelo de reclutamiento y gestión del talento.

1. Identifica y visualiza tus objetivos

Este paso es generalizado para cualquier inicio de plan o estrategia de negocio. Social Recruiting abarca numerosos contextos de diferente naturaleza. Esto requiere tener cierta idea de los que se quiere conseguir en cada escenario.

Las Redes Sociales son la base para canalizar tus acciones y objetivos, por ello se ha de conocer su funcionamiento y audiencia. De este modo se podrá ir perfilando objetivos en función de estos dos factores.

Comenzar a trabajar con Redes Sociales implica una dedicación diaria, pues se ha de crear un “ente” vivo, actualizado con capacidad de empatizar y comunicar con la otra parte. Este último hecho ya plantea la definición de objetivos relativos sobre qué comunicar y a quién comunicar y, en última instancia, cómo comunicar.

2. Selección de las Redes Sociales adecuadas

Existe una amplia variedad de Redes Sociales, cada una de ellas se comporta de forma diferente y atrae a diversos tipos de público.

Cada red social que consideres utilizar requerirá un enfoque ligeramente diferente para la obtención de potenciales candidatos. De ahí, la importancia de conocer y analizar las cualidades de cada una de estas plataformas sociales.

Por ejemplo, Twitter es ideal para crear hashtags que te permiten unirte o vincularte a conversaciones correctas, además de facilitar la conexión con los perfiles más adecuados.

Por otro lado, Facebook te permite mostrar de manera interesante la filosofía y cultura de tu empresa. También es apropiado para visitar grupos de trabajo para buscar posibles empleados o perfiles interesantes y tratar de fidelizarlos.

Instagram o Pinterest son canales más visuales mucho más relevantes, útiles y atractivos para perfiles profesionales más creativos.

Por último, no podemos pasar por alto la red social profesional LinkedIn, más corporativa y seria pero tremendamente útil para darse a conocer e introducirse en el mercado de ofertas y demanda de trabajo online.

3. Actualización y sencillez

Antes hemos hablado del hecho que trabajar con redes sociales requiere ser capaz de mostrarse atractivo y estimular el feedback con los usuarios. Esto se consigue con una constante actualización de contenidos, mostrando una imagen fresca, actual, acorde al volumen de información que manejan las redes sociales.

Este punto es básico, pues un perfil de red social sin actualización da sensación de estancamiento e impulsa la idea de “nadie está al otro lado”, muy poco recomendable si se quiere mejorar las tareas de reclutamiento y gestión del talento.

También es necesario vincular pasos sencillos y muy intuitivos a los procesos de solicitud y de información. Los usuarios requieren inmediatez, todo aquello ajeno a esta cualidad puede ser negativo para tu estrategia de selección.

4. Imagen de marca atractiva

Todo aquello que se refleje en las redes sociales debe estar en consonancia con una imagen de marca real y atractiva. Resalta las partes más positivas y valiosas de tu cultura o filosofía empresarial, siendo realmente importante la participación activa de los empleados para mostrar su experiencia y valoración.

Recuerda que uno de los principales objetivos de las estrategias de Social Recruiting es empatizar y atraer a la otra parte.

5. Empleados como fuerza de reclutamiento

Una estrategia clave para todo plan de Social Recruiting es tratar de involucrar a tus empleados.

El contenido compartido por los empleados abre un canal de visualización de tu marca de un alto valor ¡No se puede perder! Los potenciales candidatos quieren una prueba de que la gente disfruta trabajando en tu empresa, tus empleados son los únicos que pueden hacer esto.

Desarrollar tareas Social Recruiting no es complejo, pero requiere manejar bien los mecanismos y características que define las distintas redes sociales, bajo un plan continuo y progresivo de trabajo constante.

Si deseas ampliar la información sobre esta innovadora técnica de gestión de reclutamiento, ponte en contacto con nosotros.

Contáctanos!


Comparte este artículo