Por qué las empresas deben ir más allá del CV

La transformación digital es uno de los aspectos más actuales de la sociedad. La economía tiende desde hace años hacia una profunda digitalización que fundamenta su actividad, toda o una muy amplia parte, en Internet y las soluciones informáticas que hay asociadas a las nuevas tecnologías de la información y comunicación.Sin título-1-1

Pero, a pesar del alto nivel tecnológico que hay hoy en día, todavía existen aspectos, elementos y/o procesos que siguen teniendo a lo tradicional como base fundamental. Si nos centramos en el mundo de la empresa, y más concretamente en el de recursos humanos, vemos como hay conceptos que, aún habiendo alternativas y complementos basados en las nuevas tecnologías, siguen teniendo un enfoque tradicional. Un claro ejemplo es el currículum.

Es un elemento que poco ha evolucionado demasiado con el paso del tiempo. Es verdad que se puede presentar de muchas formas y diferentes formatos, pero la esencia sigue siendo la misma. Es decir, el currículum todavía está presente en prácticamente el 100% de los procesos de selección en el mundo empresarial. No importa el sector, ni el tamaño de la empresa, tampoco el puesto de trabajo a cubrir, siempre hay un listado de CV en el despacho del responsable de recursos humanos.

¿Por qué la contratación no ha evolucionado?

Los procesos de selección han pasado a ser vitales para las empresas. Elegir bien al candidato puede suponer ya no solo un beneficio para la organización en cuestión de productividad e incremento de valor, también un ahorro significativo en los costes de la contratación. Al escoger al candidato perfecto estamos ahorrando tiempo y recursos, y dado que las compañías buscan una optimización de sus cuestan económicas prácticamente al céntimo, un departamento de recursos humanos eficaz siempre será una gran noticia para la gerencia.

En cada proceso de selección, los reclutadores tienen que invertir mucho tiempo en leer experiencias, estudios y títulos plasmados en los currículums de los candidatos. La pregunta que se deben hacer los gerentes de los departamentos de gestión del talento es si es necesaria esa inversión o no.

Parece una estrategia un tanto arcaica que los reclutadores den tanto peso al CV en los procesos de selección. Si la tendencia es hacia la modernización de todos los procedimientos de las empresas, ¿por qué seguir dependiendo tanto de un documento tan impersonal, segado y en muchas ocasiones, con aspectos falsos? Se trata de métodos de evaluación o criba ineficientes, puesto que no se valoran aspectos subjetivos como la forma de ser, la capacidad de aprendizaje o cualidades más subjetivas de la personalidad.

Pongamos un ejemplo: una empresa solicita a su departamento de recursos humanos suplir una baja en un departamento. Los reclutadores ponen el anuncio y reciben 150 solicitudes de potenciales candidatos. Como lo que se busca es un perfil senior, la experiencia de las personas que optan al puesto es bastante amplia, por tanto, su currículum es extenso. ¿Qué implica esto? Que, si el reclutador tarda de media entre 15 y 20 minutos en leer un CV, solo en hacer una primera selección entre los primeros candidatos puede tardar más de una semana laboral.

Se necesita una solución más dinámica, flexible y productiva de elegir al candidato idóneo para un puesto.

Aprovechando la transformación digital

La mayoría de los datos del currículum son irrelevantes, edad, sexo, residencia, por ejemplo, son informaciones que realmente no deberían servir para valorar a un candidato. Las empresas deben de tener a un concepto donde se valoren más las habilidades de los candidatos y comprobarlo activamente.

Es la época del aprendizaje constante y del perfil adaptativo. Vivimos en tiempos de constantes cambios, el avance de la transformación digital hace que la tecnología actual pueda dar un gran cambio en pocos años o incluso en meses, por tanto, las empresas necesitan perfiles en la mayoría de los departamentos que sean flexibles, que se adapten a los cambios y que tengan gran capacidad de aprendizaje. La educación, es decir, los conocimientos ya adquiridos siempre serán importantes, pero hoy en día, es más importante la capacidad para aprender nuevos conceptos, muchos de ellos quizá aún inexistentes.


Comparte este artículo