El salario emocional para la retención del talento

La sociedad, y la vida en general, continúan su inevitable cambio hacia unos nuevos conceptos de comportamiento humano. Esta adaptación a los actuales tiempos y prioridades de las personas afecta muy directamente a las empresas y mundo laboral.

Un ejemplo claro de este cambio de tendencia y preferencias es que los empleados ya no ven el dinero como el único factor a la hora de elegir o rechazar un trabajo, cada vez están dando más importancia a cuestiones no económicas que les ofrezcan una mejor calidad de vida. Estos factores que nada tienen que ver con la remuneración a final de mes son los que engloban el concepto denominado salario emocional.

Ante un cambio en la gestión de los departamentos de RRHH

Si una empresa quiere ser moderna hoy en día tiene que tener una visión de los recursos humanos actual y adaptada a las necesidades que sus trabajadores demandan. El empleado moderno quiere más tiempo para sí mismo y para su familia. Por tanto, el horario flexible enfocado a la conciliación de la vida personal y las vacaciones son 150780123689533504_AAEAAQAAAAAAAAMuAAAAJGUxYWE2ZGEzLWFlODUtNDA4MC1iZGY3LTljNDVjNDhiZThjNwfundamentos básicos en una gestión de RRHH que quiera dar importancia al salario emocional.Otro aspecto que valoran las nuevas generaciones de trabajadores es la progresión y la formación interna. Saber que puedes entrar en una compañía y empezar desde abajo para acabar teniendo un puesto de mayor responsabilidad es una de las mejores formas de motivación y retención que posee un departamento o un responsable de RRHH. Además, trabajando la relación con los empleados de esta forma, reduces costes relacionados con la contratación y mejoras la productividad al disminuir notablemente el absentismo y la rotación.

Buen entorno de trabajo y mejor ambiente

Nadie puede dudar que un equipo de trabajo unido, comprometido y donde todos se lleven bien es más productivo que otro en el cual cada miembro mire solo a lo suyo. Un espacio de trabajo cómodo, adaptado a las nuevas tecnologías y un trato con los superiores amable y asiduo son sinónimos de una cultura laboral eficaz, que va de la mano del concepto de salario emocional. Por otra parte, el teletrabajo está cada vez más presente en las empresas actuales. No solo hablamos de días sueltos en los que por motivos personales o de salud tienes que trabajar desde casa, si no de que la jornada laboral se realice íntegramente a distancia. Muy demandada entre los trabajadores más tecnológicos, el teletrabajo se convertirá, más pronto que tarde, en un aspecto cotidiano en la mayoría de las organizaciones.

Todos estos factores y muchos más como la guardería, beneficios sociales, la gamificación o el reconocimiento al esfuerzo y al trabajo bien hecho, son los que, aparte del salario económico (pilar fundamental a la hora de elegir o no un empleo), pueden decantar la balanza en un proceso de selección.


Comparte este artículo