Complementos o Percepciones Extrasalariales

En este artículo vamos a detallar qué son los complementos o percepciones extrasalariales, y es que, gran parte de los empleados, no se fija en los detalles de su nómina.

Es un hecho muy natural fijarse en el total de lo percibido y no preocuparse de más. Pero es muy importante conocer determinados complementos y sus características, pues influyen de un modo u otro en el resultado final y tributación.

Contáctanos!

RELACIONADOS:

Si no te suena el concepto de complementos o percepciones extrasalariales,  te invitamos a seguir leyendo para que conozcas un poco mejor todo sobre este importante complemento de la nómina

Qué es un complemento o percepción extrasalarial

Cuando en un contexto de nómina se habla de los complementos o percepciones extrasalariales se hace referencia a aquellos pagos que hace la empresa al trabajador  pero que no tienen relación directa con el trabajo desarrollado como profesional.

Tienen como objeto compensar los gastos ocasionados por desempeñar el trabajo para la empresa.

También es posible encontrar una definición más formal en el artículo 26.2 del Estatuto de los Trabajadores, el cual establece: “No tendrán la consideración de salario las cantidades percibidas por el trabajador en concepto de indemnizaciones o suplidos por los gastos realizados como consecuencia de su actividad laboral, las prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social y las indemnizaciones correspondientes a traslados, suspensiones o despidos.

Tipos de complementos extrasalariales

Dentro de los complementos extrasalariales se pueden enumerar tres grupos bien diferenciados donde se incluyen este tipo de percepciones, ya sea bien por su naturaleza u objeto:

  • Indemnizaciones o suplidos por los gastos ocasionados con motivo de la actividad laboral.
  • Prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social.
  • Indemnizaciones correspondientes a traslados, suspensiones o despidos.

Así pues, llegados a este punto, podemos enumerar algunos de los complementos extrasalariales más comunes que se puede dar en el mercado laboral actual:

  • Gastos de transporte: Asociados a la compensación de los gastos de desplazamiento de los trabajadores a otros centros de trabajo.
  •  Dietas de viajes: cubren los gastos de viajes vinculados a temas de trabajo.
  • Quebranto de moneda: Compensan al trabajador de los posibles riesgos o perjuicios derivados de la realización de operaciones con dinero.
  • Plus de distancia y plus de transporte, cubren aquellos gastos de desplazamiento desde el domicilio al centro de trabajo.
  • Plus de vestimenta, destinado a los gastos en concepto de vestimenta del trabajador, sobre todo  cuando es necesario la utilización de prendas específicas.

Además de estos complementos extrasalariales, se puede dar otro tipo de percepciones extrasalariales alejadas de los conceptos anteriores. Entre otras, podemos destacar las siguientes:

  • Indemnización por traslado, cubre los gastos o perjuicios ocasionados a razón de un cambio repentino en la ubicación. 
  • Indemnizaciones por fallecimiento del trabajador, percepción extrasalarial para ser percibida por sus herederos
  • Prestaciones por incapacidad temporal
  • Prestaciones por compensación por desempleo parcial.
  • Indemnización por modificación sustancial de las condiciones del trabajo.
  • Indemnización por despido.

Como puedes ver, existen un buen número de conceptos extrasalariales que nada tiene que ver con el salario de una nómina, todo esto son cantidades que es necesario entender y saber cómo se comportan de cara a Hacienda y a las leyes vigentes.

Cómo tributan estas percepciones

Una de las grandes cuestiones que plantean estas percepciones extrasalariales está relacionada con el modo en que tributan, pues al no entrar dentro del salario se cuantifican de distinta forma.

Vamos a ser claros, los complementos o percepciones extrasalariales están exentos de retención por IRPF: gastos de locomoción o transporte, dietas, etc... no computan el IRPF.

Solo en el caso de exceso de valor se deberá computar el valor de estas percepciones extrasalariales, este límite muchas veces lo marca la Ley.

Cómo influyen estas percepciones en la nómina

Este es otro de los temas que hay que tener en cuenta a la hora de entender los complementos extrasalariales.

Hay que tener muy en cuenta que estas percepciones son retribuciones de conceptos que aparecen en la nómina pero que no forman parte del salario base. No computan para el pago de períodos de descanso  ni a efectos de cotización a la Seguridad Social.

Por ejemplo, para el cálculo de la prestación por desempleo el valor de las percepciones extrasalariales no entran para el cálculo final de dicha prestación, pues no forman parte del salario base.

Esta es la cuestión más importante a conocer, los complementos extrasalariales no son el salario base, con lo que todos aquellos cálculos que parten del salario base no se le añade los complementos extrasalariales.

Cómo ayudan al empleado estos complementos

Las percepciones extrasalariales bien gestionadas e incluidas en determinados puestos de trabajo son un gran alivio para el trabajador, pues facilitan de manera importante su trabajo y calidad de vida.

Además si sumamos el hecho que algunas de estas  percepciones no salariales están exentas de tributación, como así podemos leer en art. 9.A del Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo “[…] quedarán exceptuadas de gravamen las asignaciones para gastos de locomoción y gastos normales de manutención y estancia en establecimientos de hostelería que cumplan los requisitos y límites señalados en el artículo”, podemos reafirmarnos en que pueden ser una ventaja para el empleado. 

Es importante echar un vistazo al Estatuto de los Trabajadores, los convenios colectivos… para tener una idea de aquellos complementos extrasalariales que te pueden corresponder así como saber los límites para no tener que cotizar y tributar por ellos.

Contáctanos!


Comparte este artículo