Cómo identificar una persona tóxica en tu entorno laboral

Contar con personas tóxicas en el ambiente laboral es altamente perjudicial, no solo para los trabajadores de su entorno sino también para la productividad y el rendimiento de la empresa. Además, tiene un alto impacto en su economía en términos de absentismo, enfermedades y pérdida de productividad.

¿Y sabes lo peor de todo? La toxicidad se expande como un virus. Una persona tóxica produce sentimientos de enfado, frustración y negatividad en sus compañeros, que acaban intoxicándose también.

identificar-empleado-toxico

Uno de los activos más importantes dentro de una empresa son sus personas. Si dejas que una intoxique al resto, estarás permitiendo que una ola de malestar y frustración se apodere de tu equipo, con resultados negativos para su salud y para la salud de la empresa.

Vamos a identificar algunos comportamientos tóxicos que tienen un impacto sumamente negativo en el éxito de tu organización:

1. Agresividad. Los empleados agresivos pueden debilitar la seguridad y bajar la productividad porque provocan en las personas de su alrededor un deseo de huir de ellos.

2. Narcisismo. Los empleados narcisistas solo se preocupan por ellos mismos, olvidando los intereses de los demás. Tienen un exceso de foco sobre su persona, lo que interfiere en el desarrollo como grupo y en el fortalecimiento de una cultura corporativa positiva.

3. Falta de credibilidad. Ocurre cuando algunos trabajadores no hacen lo que dicen que van a hacer. Esto va en detrimento de su credibilidad, debilitando la confianza que los demás trabajadores pueden depositar en ellos.

4. Pasividad. La falta de iniciativa o el no hacer frente a sus propias responsabilidades hace que la productividad descienda, no solo la de los empleados que tienen este comportamiento, sino la del grupo en general.

5. Rigidez. Los empleados que se resisten al cambio están abocados a caer en la obsolescencia. La mala noticia es que este comportamiento y la falta de flexibilidad pueden acabar afectando al resto del equipo.

El proceso de selección es una etapa clave para detectar este tipo de comportamientos tóxicos y evitar integrar gente en el equipo que pueda acabar afectando a la productividad y a la buena marcha del resto de la compañía.


Comparte este artículo