Cómo y por qué aplicar las metodologías ágiles a los Recursos Humanos

La metodología de gestión Agile es novedosa, práctica, efectiva y… ¡Funciona! Lo que un principio parecía ser un método de gestión destinado al sector del desarrollo de software, se ha convertido en un recurso que supera todo tipo de fronteras departamentales, siendo una gran tendencia estratégica funcional  en el  área de los Recurso Humanos.

En la actualidad, se está viviendo un proceso progresivo de cambio entre los modelos de gestión tradicionales de Recursos Humanos hacia los nuevos y reconocidos RRHH Ágiles.

post-Cómo y por qué aplicar la metodología Agile a los recursos humanos-min

Todo el mundo habla muy bien de los principios y buenas prácticas de Agile pero ¿Por qué se ha de aplicar en los departamentos RRHH?

Relacionados:

 

Agile en Recursos Humanos ¿Por qué?

Una de las principales preguntas que surgen a la hora de hablar sobre Recursos Humanos y Agile es ¿Por qué se ha de aplicar esta metodología en los departamentos?

La respuesta está vinculada al hecho de promover y potenciar la mejora continua del rendimiento y productividad de una empresa. En este caso, un  área de RRHH, bien gestionada, es un activo que resulta ser una gran ventaja competitiva de gran valor.

Además, debemos tener en cuenta el hecho de que las personas son un potente nexo de unión entre los Recursos Humanos y las metodologías ágiles, facilitando una implementación natural y eficiente entres las tareas de RRHH y los principios de gestión  Ágiles.

Así pues, podemos señalar algunas mejoras funcionales que Agile aporta a la labor de los departamentos de Recursos Humanos:

  • Las personas son lo más importante situándose estas por encima de procesos o jerarquías.
  • Estimula la creación de equipos de trabajo capacitados para desarrollar determinadas labores. Los miembros de dichos equipos son formados y motivados para trabajar con otros en cada objetivo estipulado.
  • Uso de métodos de trabajo orientados a una adaptabilidad rápida y flexibilidad ante los cambios. De este modo se refuerza la capacidad de respuesta y una correcta toma de decisiones.
  • Filosofía de mejora continua y  esfuerzo en la creación y gestión de un entorno colaborativo.

Con Agile se elimina el enfoque encorsetado de los métodos tradicionales, más dedicados a la orden, control y ejecución de determinados objetivos y se vira hacia procedimientos de trabajo que fomentan la experiencia, la colaboración y una mejora toma de decisiones.

De manera práctica y orientativa podemos dividir los principales métodos ágiles en dos vías claves en el área de los departamentos de Recursos Humanos:

  • Búsqueda de talento y reclutamiento. Las empresas “ágiles” potencian su marca de empleador, incentivado las relaciones con futuros candidatos en diferentes canales y plataformas.
  • Gestión el talento  y habilidades de los trabajadores. La filosofía Agile se centra en potenciar entornos de trabajo colaborativos donde todos forman parte de un objetivo, fomentando el desarrollo continuo y activo de las habilidades.

Los RRHH Ágiles conforman un “todo” funcional y organizativamente abierto, flexible y colaborador capaz de aprovecharse de la experiencia y feedback de las personas (mejorando la capacidad de respuesta) y de resultar tremendamente efectivo gracias al reparto de tareas específicas (ciclos) para cada equipo de trabajo.

 

¿Cómo implementar Agile en los departamentos de Recursos Humanos?

Los cambios producen temor y más si hablamos del engranaje productivo de una determinada área de una empresa. Agile no se basa en romper con todo y empezar de cero, permite un suave y progresivo cambio hacia prácticas “ágiles”.

Antes de enumerar una serie de cambios ágiles frente a métodos tradicionales, es necesario recalcar que ante cualquier cambio de metodología de trabajo, es necesario ser transparente y comunicativo. Esto es necesario, pues la buena disposición y participación de las personas hará que el proceso de adaptación sea más eficiente y óptimo para las partes interesadas.

A continuación, vamos a identificar algunos movimientos ágiles muy positivos y simples de llevar a la práctica, en el contexto de los departamentos de Recursos Humanos:

  • De una tradicional ejecución de mecanismos funcionales, Agile fomenta la experiencia y la colaboración para la mejor toma de decisiones posible.
  • De posiciones y roles jerárquicos de mando estáticos, Agile potencia la habilidad de “coach” de dichos mandos para que el resto de empleados pueden sacar provecho de ello.
  • De formación específica en momentos puntuales, Agile impulsa un ambiente de aprendizaje continuo para los empleados.
  • De revisiones rutinarias anuales de rendimiento, Agile propone sistemas de retroalimentación, feedback continuo durante todo el año. En este punto destacan las reuniones personales (cara a cara) con el objetivo de obtener el más nítido y completo mensaje.
  • De medir el éxito en respuesta al cumplimiento de un determinado objetivo, Agile añade, a los factores que suman el éxito, la satisfacción del empleado y la innovación.

Los RRHH Ágiles son un ecosistema vivo y activo capaz de adaptarse a los cambios y ofrecer una amplia variedad de soluciones ante los problemas de la gestión diaria. A su vez, el capital humano disfruta de una mejora continua prevaleciendo como núcleo principal de la metodología de trabajo.

Las metodologías ágiles son un conjunto de innovadoras técnicas que proporcionan a tu departamento de RRHH la oportunidad de evolucionar y mejorar. Esto es posible, gracias al feedback continuo de los empleados, la optimización en la gestión de talento, una mejor experiencia del empleado y candidatos, un incremento en el aprendizaje de los empleados.

Muchas empresas están empezando a aplicar Agile para mejorar la productividad y el ambiente de trabajo. Si quieres saber más sobre esta técnica de innovación y mejora  en Recursos Humanos, ponte en contacto con nosotros.

Contáctanos!


Comparte este artículo