Co-walking, la alternativa a la reunión

Como ya hemos tratado varias veces en nuestro blog, las reuniones de trabajo pueden quedarse cortas en lo referente a productividad. El hábito de recurrir constantemente a reuniones ya no corresponde a las expectativas de los empleados o las necesidades de las empresas.

No resulta raro salir de una reunión con la sensación de haber perdido tiempo, mientras se alarga la lista de tareas pendientes o no haber desarrollado en profundidad las verdaderas necesidades frente a otras menos apremiantes.Dentro del proceso de transformación de las empresas, las tradicionales reuniones también están adquiriendo un nuevo aspecto y están cambiando a la versión 3.0. En los últimos años, están emergiendo variantes, más en línea con las nuevas organizaciones dentro de una sociedad.
 
El co-walking consiste en huir de una sala de reuniones sobrecalentada y quedar en pequeño comité (no más de cuatro personas en general), o mejor aún, uno a uno, para un paseo que permite promover el intercambio entre los participantes. El recorrido y el tiempo asignado obviamente deben pre establecerse para crear condiciones favorables y no estropear el intercambio.
 
Steve Jobs, el fundador de Apple, presentaba el “walk and talk” (el "caminar y hablar") como una alternativa a la reunión tradicional, promoviendo la comunicación, la creatividad y el bienestar. Esta práctica ya ha sido adoptada por la sede central de LinkedIn de California.
 
Las nuevas generaciones y la era digital han insuflado nueva vida a la administración. Desde hace varios años, los procesos son cada vez más transversales y los empleados están designados como "colaboradores" y mucho más involucrados y empujados por una mayor autonomía en los objetivos de la empresa.
 
El poder hablar con su manager fuera de la oficina, en un ambiente más relajado, permite sentirse más cómodo, haciendo que sea más fácil iniciar una comunicación más atenta y humana. Salir del formalismo de una reunión tradicional ayuda a olvidar el enlace jerárquico.
Caminar uno al lado del otro permite suavizar la jerarquía y, por lo tanto, favorece el intercambio.
 
Cada vez más son las empresas que adoptan esta nueva práctica destacando que ayuda a impulsar la creatividad y que la comunicación es más fácil; además de los numerosos beneficios para la salud.
 
¿Estamos llegando a la era del co-walking?


Comparte este artículo