Chatbots y reclutamiento

Seguro que últimamente has oído hablar cada vez más de los chatbots. Quizá por este nombre no te suena mucho qué puede ser, pero si te hablo de Siri o Cortana, enseguida vendrán a tu mente los asistentes de voz de iOS o Android.

Las grandes compañías tecnológicas llevan una década usando los chatbots, pero su irrupción en los recursos humanos y el reclutamiento es muy reciente. La palabra chatbot nace de la fusión de dos términos ingleses: chat (hablar) y bot (robot). Estos robots permiten simplificar las conversaciones y ofrecer una mayor proximidad entre el servicio y sus usuarios.

chatbots-reclutamiento

Como te hemos dicho, un chatbot es un robot, un software capaz de dialogar con una persona a través de un servicio de conversación automatizada. Estos robots utilizan respuestas automáticas para resolver las preguntas de los usuarios. Existen desde la década de los 50, pero es en 2016 cuando son dotados de neuronas artificiales capaces de establecer algoritmos muy avanzados en aras de favorecer una mejor comprensión y dotarles de un lenguaje más natural, mejorando así la interacción con los usuarios.

Estos robots pueden dar la bienvenida a los usuarios de un portal web, por ejemplo, guiándoles a través de sus preguntas y dirigiéndoles hacia el interlocutor correcto. Son de gran utilidad para cuestiones simples y repetitivas.

¿Cómo puede ayudar un chatbot en un proceso de selección? Sin duda, el proceso de enviar un CV y una carta de motivación a una empresa sería mucho más “humano” si un robot se encarga de agradecernos nuestro interés por la empresa y realiza una primera entrevista a modo de criba, ¿no crees? Aquellos que postulan a la vacante obtienen una respuesta y una primera entrevista de toma de contacto y, por otra parte, los reclutadores encuentran una gran ayuda en el proceso de selección ya que el chatbot hace la primera criba entre candidatos apropiados e inapropiados para el puesto ofertado.

Obviamente, los robots no podrán sustituir nunca a una persona como seleccionador de personal. Un proceso de selección requiere de intuición y mucha psicología para tratar con las personas que optan al puesto, así como empatía y capacidad de responder a preguntas complejas. Por eso el papel del ser humano es insustituible, pero, ¿qué te parece el uso de estos robots para ayudar en la primera criba de candidatos? ¿Incluirías algún asistente de este tipo en tu departamento de recursos humanos?


Comparte este artículo