Cómo combatir el calor mientras teletrabajas

Aunque a priori todos agradecemos la llegada del buen tiempo y la subida de las temperaturas, cierto es que el teletrabajo puede hacerse algo cuesta arriba con un exceso de calor. Tanto, que incluso es posible que lleguemos a echar de menos el, antiguamente molesto y helador aire acondicionado.

 

El calor, gran enemigo de la concentración

Cuando el calor empieza a hacer acto de presencia, la mente tiende a dispersarse. Nos sentimos incómodos, pegajosos, cansados y la mayoría de las tareas nos resultan tediosas. Además, el hecho de no poder desahogarnos con los compañeros de trabajo, como haríamos en circunstancias normales, puede resultar todavía más agobiante.

Estas son algunas pautas que puedes llevar a cabo para prevenir los efectos del calor en tu rendimiento:

  • Ventila la habitación de trabajo a primera hora de la mañana. Diez minutos son suficientes para que se renueve el aire en una habitación de tamaño medio.
  • Ten a mano agua para calmar la sed y no tener que estar levantándote continuamente.
  • Según la orientación de la vivienda, cierra las cortinas para evitar que se caliente demasiado sobre todo hacia el mediodía y primera hora de la tarde.
  • Planifica las tareas más importantes a primera hora del día ya que el ambiente estará más fresco… y la mente también.

 

Beber agua, tan sencillo como efectivo

Si bien se recomienda beber 2 litros de agua al día, hay que matizar que es una cantidad aproximada ya que realmente no existe una fórmula universal. Las necesidades individuales de cada persona están condicionadas por varios factores como la edad, el peso, el nivel de actividad, el estado de salud y el clima.

Existen personas que, incluso siendo conscientes de la importancia de mantenerse hidratados, no llegan a los mínimos recomendados. Será necesario estar atentos a posibles síntomas de deshidratación como pueden ser mareos leves o calambres. Presta atención para evitar males mayores ya que no hace falta estar en la calle para sufrir un golpe de calor.

 

La alimentación, tu gran aliada

El plato estrella de la cocina veraniega son, sin duda, las ensaladas (aunque su consumo está indicado para todo el año). Gracias a sus propiedades antioxidantes y su alto contenido en agua, los vegetales crudos contribuyen tanto a tu hidratación como al bienestar del sistema inmunitario.

Su versatilidad permite combinar los distintos grupos de alimentos de los que resultan platos variados repletos de colores y mucho sabor. Las ensaladas más completas suelen cumplir una serie de premisas como son contener verdura o fruta fresca, aportar proteínas y también carbohidratos.

Es probable que durante el teletrabajo notes las piernas más cansadas de lo habitual. El calor dilata los vasos sanguíneos y por eso la circulación se resiente. El tomate, muy rico en licopeno y betacarotenos, mantendrá saludable tu sistema cardiovascular.

 

No te olvides de las proteínas

El atún, las sardinas, el salmón, la anchoa y los arenques son algunas de las clases de pescado azul más consumidas en verano. Al poderse tomar en frío, elegir este tipo de pescado como principal suministro de proteínas es un gran acierto.

Por su parte, las grasas saludables que contiene cumplen un relevante papel en el desarrollo del sentido de la vista. Además este tipo de pescados aporta vitaminas, omega-3, hierro, zinc y yodo.

En concreto, el atún aporta vitaminas A, B3, B6 y otros minerales como son potasio y fósforo. Las sardinas además cuentan con la ventaja de poder tomarse a la plancha, siendo una de las formas menos calóricas de hacerlo. Por su parte el arenque también admite el horno como cocinado saludable.

 

La fruta

La sandía, la fruta más popular del verano es muy rica en agua y puede presumir de proporcionar vitamina C y B5, betacarotenos, ácido fólico y minerales como fósforo, potasio, magnesio y calcio.

Aparte de estar delicioso, el melón contiene provitamina A beneficiosa para la piel y los ojos, vitamina C con propiedades antioxidantes, y potasio que es bueno para los riñones. 

¿Cuidas tu alimentación y haces ejercicio con frecuencia? Sabrás que el plátano, rico en carbohidratos y fibra, es la fruta preferida para reponer energía: tanto el potasio como el magnesio que posee contribuyen a prevenir los calambres musculares asociados a la deshidratación. Por su parte, las ciruelas son una fruta muy refrescante con hidratos de carbono de leve acción laxante cuyo efecto se ve reforzado por su abundancia en fibra.

Seguro que durante el confinamiento has disfrutado cocinando con tus hijos bizcochos, galletas y un sinfín de recetas dulces. Pero durante la semana, es más que probable que no te apetezca lo más mínimo encender el horno, además de lo difícil que resulta conciliar teletrabajo, deberes escolares y tareas domésticas.

Pero, hay que comer y hacerlo bien. Gourmet a domicilio te demuestra que nunca fue tan cómodo comer en la oficina o en casa. Aprovecha el momento y elige la comida que más te apetezca.

 

Recomendaciones generales contra el calor

Cada estación del año tiene unas peculiaridades que la hacen especial. Para disfrutar de esta época sin sobresaltos, es importante considerar una serie de recomendaciones para mitigar las consecuencias de las altas temperaturas en el organismo.

  • Mantenerse bien hidratado.
  • Llevar gafas de sol de calidad adquiridas preferiblemente en ópticas.
  • Hacer uso de sombreros o gorras.
  • Utilizar un protector solar adecuado al salir a la calle, incluso en días nublados y en la ciudad.
  • Aunque durante la desescalada las horas permitidas para hacer deporte no eran demasiado calurosas, la normalidad volverá y deberás evitar hacerlo en las horas centrales del día.
  • No aplicar colonias y perfumes directamente en la piel para evitar la aparición de manchas.
  • Extremar la higiene tanto en la preparación como en el consumo de alimentos.

 


Comparte este artículo