7 propósitos para la vuelta de vacaciones

Si hay dos fechas señaladas que sirven de excusa para hacer un alto en el camino y reflexionar esas son septiembre y enero. Hacer balance de dónde estás y dónde quieres llegar te sirve para marcarte unos objetivos específicos, medibles, relevantes y dentro de un tiempo establecido.

Comenzar una nueva etapa siempre resulta ilusionante y motivador pero, lamentablemente, no basta con eso para alcanzar tus propósitos para el nuevo curso. La perseverancia, la constancia y el esfuerzo son tus aliados indispensables.

Definiendo propósitos

Toma papel y lápiz y párate a pensar sobre aquellas pequeñas o grandes cosas que te gustaría cambiar en tu vida. Este es el primer paso para definir tus propósitos. Organízalos por orden de importancia y márcate un tiempo para cumplirlos (final de mes, final de año).

Para cada uno establece las acciones necesarias para lograrlos. De igual modo es conveniente ir revisando de vez en cuando cómo vas trabajando en ellos y que no queden sólo plasmados en un papel.

Si cuentas con una meta clara, pero no tienes esas estrategias para hacerla realidad, es bastante probable que no llegues a cumplirlos. Si tu objetivo principal resulta algo complicado te ayudará a hacerlo más alcanzable dividirlo en pequeños retos con sus correspondientes recompensas (el esfuerzo merece un premio).

1. Un estilo de vida más saludable

Este es uno de los propósitos más comunes… y más difíciles. No tanto por comenzarlo sino por mantenerlo. Y es que después de un tiempo apuntado en el gimnasio o practicando algún deporte por tu cuenta, aparece una excusa en forma de mucho trabajo o mal tiempo, que te empuja a descuidar este hábito recién adquirido.

Realizar alguna actividad física durante 3 ó 4 veces por semana te ayudará a sentirte mejor y liberar el estrés del día a día. Unido a una alimentación completa y equilibrada que te aporte los nutrientes necesarios para mantener tu ritmo de vida, resultará una maravillosa inversión en tu salud a corto y largo plazo.

2. Ser más productivo

Tener mil cosas en la cabeza no favorece tu concentración y puede pasarte factura a nivel laboral.

Controlar las distracciones mentales y mejorar la concentración te ayudará a ser más productivo en tu trabajo, lo que influirá en tu desarrollo personal, profesional y tu autoestima. Tomar conciencia en todo momento de dónde te encuentras y de lo que estás haciendo te ayudará a centrar y aprovechar el tiempo al máximo.

3. Ahorrar

Tras los gastos de las vacaciones de verano comienza un nuevo curso. Si tienes hijos ya sabes de que te hablamos… ¡la vuelta al cole! Igual de ilusionante que costosa.

Las Navidades son la otra gran cita del segundo semestre del año. Ahora que aún queda tiempo aprovecha para echar un vistazo a tu contabilidad y marcarte unos objetivos realistas.

4. Vencer la pereza

Qué fácil resulta plasmar los nuevos propósitos en un papel… y qué pronto nos dejamos vencer por la pereza. ¿Dejas para después lo que puedes hacer ahora? ¿Encuentras mil excusas para posponer una tarea? ¿Te convences a ti mismo de que hay algo más urgente que eso que tiene que ser acabado? Resumiendo ¿eres tu peor enemigo?

Si sabes que algo es bueno para ti, plantéate por qué no lo haces. El miedo a equivocarte o la pereza de salir de la zona de confort suelen ser los motivos más habituales. Encuentra el tuyo y te resultará más fácil hacerle frente.

5. Reciclarte

No es casualidad que septiembre y enero sean los meses en los que más cursos se ofertan. Matricularte en un máster, realizar un curso de especialización, informarte sobre la enseñanza online de un tema que te interesa, aprender un nuevo idioma o tocar un instrumento pueden ser actividades tan interesantes como gratificantes.

Quizá no todas repercutan directamente en tu vida laboral pero sin duda, te ayudarán a sentirte más realizado y más feliz. No te estanques.

6. Estimular tu creatividad

La creatividad es necesaria en cualquier parcela de tu vida. Ser creativo te permite gestionar los propios recursos para encontrar soluciones en las distintas pruebas a las que te enfrentas a diario.

En un mundo en el que estamos expuestos a tanta información y estímulos, es evidente que la creatividad es una cualidad casi imprescindible para destacar y lograr el éxito profesional. Si bien hay profesiones más vinculadas al diseño, la publicidad o el arte, en realidad en deseable en cualquier puesto de trabajo.

La creatividad no suele darse por arte de magia: hay que entrenarla. Es más, incluso una persona creativa puede sentirse bloqueada tras un tiempo sin utilizarla.

Tal vez no lo creas, pero todos tenemos la capacidad de ser creativos. Aferrarse a la idea de que no lo eres terminará por convencerte de que es así. Elimina tus propias barreras.

7. Conciliar vida laboral y familiar

La asignatura pendiente. Aunque depende de cada persona y sus circunstancias, existen una serie de medidas que podemos poner en práctica para intentar conseguir este ansiado objetivo:

  • Repartir las responsabilidades y tareas del hogar entre toda la familia en función de las edades de los hijos.
  • Crear un calendario con las actividades de la familia (extraescolares, médicas o de ocio).
  • Aprender a diferenciar las cosas que son urgentes de las que pueden hacerse en otro momento.
  • Aceptar que no podemos llegar a todo y a veces es necesario contratar ayuda externa.
  • Los desplazamientos siempre suponen una inversión de tiempo, especialmente en las grandes ciudades. Valóralo a la hora de elegir escuela infantil o colegio.
  • Intentar realizar desde casa todos los trámites o gestiones que sean posibles, siempre será más fácil, cómodo y, sobre todo, rápido.

up educainfantil banner


Comparte este artículo